Economía

Las pérdidas de los cultivos ponen en jaque a los productores

El impacto de la sequía se agrava a medida que se acumulan días sin precipitaciones.

Domingo 04 de Marzo de 2018

El impacto de la sequía se agrava a medida que se acumulan días sin precipitaciones y la situación es muy crítica en algunos lotes. En ese marco, si bien desde el mercado aseguran que el alza de los precios de los commodities compensará el 86% de la producción que se perderá por la falta de agua, el sector agropecuario es escéptico y comenzó a cuantificar las pérdidas que deberán enfrentar los productores.

El economista Juan Manuel Garzón de la Fundación Mediterránea calculó que el alza de precios de commodities compensa hoy el 86% de la producción que se perderá por la sequía. Ocurre que el valor FOB (puesto en puerto) de la soja, la harina y el maíz subió casi 10% en 2 meses y con estos valores y si la sequía no se profundiza más, las pérdidas quedarían en 534 millones de dólares.

Garzón estimó que hasta ahora las pérdidas productivas significan unos 3.791 millones de dólares, entre la soja sin procesar, la harina de soja, y el maíz.

No obstante, el especialista sostuvo que "a nivel productor, no hay compensación alguna para quienes pierdan lote por sequía. A nivel país, la suba de precios internacionales estaría compensando hoy el 86% del costo de la producción que se perdería (estimación sobre volúmenes y FOB esperados fines febrero).

Si bien la sequía en la Argentina hizo que el precio de la soja aumentara en el mercado de Chicago, desde CRA explicaron que el impacto fue principalmente en los subproductos de harina de soja y aceite, de los cuales Argentina es el principal productor mundial. "Este parámetro de precios no va a compensar nada, va a ser una aspirineta para un enfermo terminal", sostuvo Matías Lestani, del departamento de Economía de CRA, y anticipó que incluso con la mejora en los precios "muchos productores no van a levantar nada, porque el gasto de gasoil, los precios, el combustible, los fletes, toda la composición impositiva, deja muy poco margen para cubrir".

Según un trabajo de Acrea, "a escala de productor, quienes tengan posibilidad aún de capturar los precios actuales podrán mitigar los efectos de la caída de rendimientos, pero para la ganadería de carne y leche los efectos de los cambios en precios y tipo de cambio son negativos dado que la sequía aumenta la necesidad de suplementación con grano y la misma tiene un costo de 9 a 13% mayor".

El especialista en agronegocios Fernando Botta, socio gerente de la consultora Agrobrokers, planteó que a pesar de que se registra un alza en el precio de los granos "el productor no va a llegar a compensar las pérdidas".

"Vemos una situación bastante difícil independientemente de la suba de precios. Hay productores que no van a compensar nada, si perdiste el 70 por ciento de la producción no vas a compensar con el alza de precios. A esto se suma que la espalda financiera del productor mediano o chico es menor. Esto va a parar toda la actividad del interior", resaltó Botta

El titular de Agrobrokers indicó que si bien los mercados internacionales se mostraron al alza, todavía resta evaluar la tendencia ya que la suba de precios está muy condicionada por la demanda de China sobre la soja estadounidense y la campaña en el país del norte todavía no se definió. "Una cosa muy diferente hubiese ocurrido si Brasil tenía una mala cosecha, una combinación de esta sequía con una restricción en Brasil hubiese sido explosiva para los mercados", subrayó.╠

El analista recordó que hay un fuerte nivel de endeudamiento entre los productores, la toma de crédito fue grande esta campaña, así que dejó sembradas sus dudas sobre cómo enfrentará sus compromisos el hombre de campo. No obstante, aseguró que "el sector es muy dinámico y siempre se ha repuesto a todo".

Botta indicó que las estimaciones de producción de soja por ahora se ubican en torno a los 40 millones de toneladas, ya que el cultivo registra una pérdida de potencial de rendimiento del orden del 27 por ciento. "El panorama es bastante desolador. La proyección original para esta campaña era de 56 millones de toneladas de soja, pero se perdería entre un 7 u 8 por ciento del área sembrada", precisó Botta.

El analista manifestó que todavía hay esperanzas de que algunas lluvias puedan servir para recuperar algo de rendimiento pero advirtió que "en muchos casos va a ser más duro de lo esperado, porque a simple vista el cultivo no se ve tan mal pero cuando entren las máquinas se verá la realidad".

Desde Agrobrokers estimaron que el rendimiento promedio de esta campaña rondará los 23,5 quintales, mientras que la cifra prevista inicialmente era de 32 quintales. En el sondeo realizado entre productores de la zona algunos manifestaron que obtendrán entre 35 y 40 quintales mientras que otras dijeron que apenas alcanzarán los 15.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario