Economía

Las frenéticas gestiones para ordenar los papeles de la offshore de la familia

Entre abril del 2016 y septiembre del 2017 se intercambiaron más de un centenar de mails, documentos, gestiones y reuniones entre el estudio panameño Mossack Fonseca, un contador uruguayo y los abogados de la familia presidencial.

Jueves 21 de Junio de 2018

Entre abril del 2016 y septiembre del 2017 se intercambiaron más de un centenar de mails, documentos, gestiones y reuniones entre el estudio panameño Mossack Fonseca, un contador uruguayo y los abogados de la familia presidencial. Fue luego de que se hicieran públicos los Panama Papers y los Macri aparecieran al frente de la firma de Bahamas Fleg Trading.

Esas gestiones incluyeron un pedido al contador que intermedió en la apertura de la sociedad desde Uruguay para que firmara un documento antedatado con fecha de 1998 que certificara que había sido Franco Macri quién gestionó la compra de la Fleg Trading y era su único beneficiario. Pero Santiago Lussich Torrendell se negó por miedo a que una pericia caligráfica detectara el engaño.

Los detalles de estos intercambios surgen de los nuevos documentos de Panama Papers filtrados recientemente.Los mails muestran la preocupación de Mossack Fonseca porque debía responder a un exhorto de la Justicia argentina en el que les pedían datos sobre los verdaderos dueños o beneficiarios finales de Fleg Trading, una información que el estudio panameño no tenía en sus registros, pese a lo que exige la norma antilavado.

El objetivo de los abogados de la familia Macri era reunir los documentos que demostrasen que el presidente no había sido accionista de esa sociedad y que, por ende, no la había informado en su declaración jurada al asumir como jefe de Gobierno porteño en 2007. Los letrados extremaron sus esfuerzos a nivel local e internacional para reunir los documentos que lo liberaran de las sospechas de omisión maliciosa.

La primera mención sobre Mauricio Macri en los nuevos documentos filtrados es del 30 de junio del 2016. Su nombre aparecía en un listado de personas involucradas en los Panama Papers, a las que MF busca completarles el procedimiento de diligencia debida para corroborar si eran Personas Políticamente Expuestas (PEP) y, en ese caso, renunciar a brindar servicios como agente registrado. Fue una reacción en cadena que el estudio panameño tuvo con todos los casos del escándalo mundial, con el afán de acomodar sus papeles a las exigencias legales.

Los alertas en el estudio panameño se dispararon cuando el 23 de septiembre de 2016 llegó a su oficina de Bahamas una orden de la Corte de Bahamas en la que se les requería información y los registros de Fleg Trading, para confirmar sus accionistas o beneficiarios finales, y si continuaba activa o cuando había sido dada de baja. Fechada el 28 de julio 2016, la orden judicial respondía a un exhorto diplomático de la Justicia argentina del 24 de abril 2016 librado por el juez Andrés Fraga.

Ante la resistencia de Franco Macri a mostrar los papeles que confirmaran que fue él quien compró la sociedad en 1998 y puso a sus dos hijos como directores sin que tuvieran injerencia en la firma, los abogados del presidente hicieron una presentación judicial en el fuero civil, el 9 de abril de 2016, solicitando una acción declarativa de certeza. Fue apenas seis días después de la publicación de Panama Papers, y cuando ya se había abierto una causa judicial en los Tribunales de Comodoro Py.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario