Economía

La última campaña agrícola llegó a un volumen récord

La producción de granos alcanzó 141,5 millones de toneladas en el ciclo 2018/19, por mayor área y productividad.

Domingo 01 de Septiembre de 2019

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó que la campaña agrícola de granos 2018/19 alcanzó el volumen récord de 141,5 millones de toneladas, con un área sembrada de 36,9 millones de hectáreas.

Asimismo, desde la entidad bursátil previeron que la producción del ciclo 2019/20 “promete un volumen similar” en torno a las 135,6 millones de toneladas al tener en cuenta rindes tendenciales sobre una superficie de 37,5 millones de hectáreas.

De las 141,5 millones de toneladas, 115 millones corresponden a granos gruesos (soja y maíz principalmente) y 25 millones de toneladas a granos finos (trigo y cebada), mientras que las restantes 1,5 millones de toneladas proceden de otros granos.

“Pese al fatal efecto que tuvo la sequía en la campaña pasada en la actividad económica en general y los ingresos del productor en particular, éste redobló su esfuerzo no sólo aumentando la superficie productiva del país sino también invirtiendo en inversión en tecnología de punta (lo cual incluye las semillas) y mejores prácticas agrícolas, apuntalando los rindes”, explicó la BCR.

En la misma línea, la Bolsa rosarina destacó que “esta vez el clima resultó favorable para el desarrollo de los cultivos ayudando al incremento en los rendimientos de prácticamente todos los cultivos”.

“En ello fue relevante el aumento de la temperatura en la franja central del pacífico ecuatorial que indicó el desarrollo del fenómeno climático de “El Niño”, estando correlacionado con mejores condiciones climáticas para los cultivos de verano en la Argentina”, explicó la entidad en un trabajo realizado por el entidad.

Esta conjunción de factores endógenos y exógenos posibilitaron la obtención de rendimientos “altos o máximos históricos” en los principales cultivos, como la soja, maíz, maní, cebada y trigo.

Expansión de la frontera

Además, la entidad detalló que durante la presente campaña en la Argentina se expandió la frontera agrícola hasta alcanzar su segundo valor más alto de la historia con 36,9 millones de hectáreas.

Según explicó la entidad la superficie destinada a la agricultura “ha venido creciendo año a año en los últimos 30 años”.

“De mantenerse esta tendencia en las hectáreas totales destinadas a la agricultura y si se genera clima propicio para un buen desarrollo de los cultivos en la campaña comercial 2019/20, el país podría producir otra buena cosecha lo que daría como resultado una recuperación de la economía nacional”, sostuvo la entidad bursátil rosarina en su análisis.

Así, la entidad previó un área de 37,5 millones de hectáreas para la campaña 2019/20 (600.000 hectáreas más), con una producción de 135,6 millones de toneladas si se toman en cuenta los rendimientos tendenciales, lo que representaría una caída con respecto a lo obtenido en el presente ciclo de 5,9 millones de toneladas.

Según estimaciones del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, la cosecha 2018/19 fue estimada en 147 millones de toneladas.

Dicha diferencia radica en que la cartera agropecuaria calcula la totalidad de la producción de maíz, tanto la que tiene como destino su comercialización como para su uso forrajero, entre otros tipos de usos del cereal grueso.

De esta manera, y según datos de Agricultura, se prevé una producción de 57 millones de toneladas de maíz, mientras que la BCR calcula 50,5 millones.

Alimentos: creció la exportación un 17,6%

Las exportaciones argentinas de la industria alimenticia crecieron 17,6% en volumen en el primer semestre en relación con igual lapso de 2018, pero registraron una leve merma de 0,4% en divisas por la caída en el precio promedio.

Así lo destacó un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), que planteó que en el primer semestre de 2019 el sector alimenticio presentó un panorama de recuperación de la actividad en la mayoría de sus sectores.

La mayor recuperación fue registrada en el sector lácteo, tras superar problemas generados por cuestiones climáticas y principalmente por la suba de la rentabilidad, mientras que el resto de los sectores fue “traccionado por la producción récord de la campaña agrícola de este año que dejó una abundante oferta de insumos para la cadena agroindustrial”.

“Dada la caída del consumo y del salario real de las familias, el sector ha encontrado salida en la dinámica exportadora con un enfoque en la industria oleaginosa, aunque los precios internacionales se corrigieron tras el aumento de la oferta”, analizó el trabajo sectorial.

En ese sentido, el informe anticipó que las recientes medidas tomadas por el gobierno nacional en la búsqueda de impulsar el consumo podrían favorecer la demanda de alimentos, tras la fuerte reducción del IVA y el poco margen de traslado a precios.

En ese contexto, las exportaciones alimenticias alcanzaron en el semestre los u$s 7.376 millones, con una leve merma de 0,4% con respecto a igual período de 2018, mientras que en cantidades llegaron a las 19,4 millones de toneladas, 17,6% por encima de igual período del año anterior.

La evolución del precio medio de exportación registró un descenso de 14,4% en el período analizado, al marcar unos u$s 379,8 por tonelada, lo cual explica la diferencia entre cantidades y valores exportados.

La industria alimenticia en junio de 2019 presentó una mejora interanual de 1,3%, de manera que continuó reduciendo la caída observada en el acumulado del año, que alcanza el 2,2% interanual.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS