Economía

La tensión entre China y EEUU derrumbó la soja en Chicago

El precio de la oleaginosa no para su baja y perforó el piso de la década. Rosario se despegó ayer de la caída.

Martes 14 de Mayo de 2019

La soja anotó en Chicago su menor precio en la última década como consecuencia de la aplicación de aranceles entre los Estados Unidos y China, en su comercio bilateral, y los amplios stocks estadounidenses. Durante la rueda de ayer la tonelada de oleaginosa se cotizó a 292 dólares por tonelada, tras haber tocado 290 dólares al inicio de las operaciones, según reportan las pizarras del Chicago Mercantil Exchange. En cambio, la plaza local registró un gran inicio de semana en el recinto de operaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario, con un mercado muy activo liderado por la demanda de la exportación por los granos gruesos con entrega inmediata y se despegó de la baja en el país del norte.

En la rueda de ayer la oferta abierta de las fábricas de la región por soja con descarga se ubicó en u$s 210/t o su equivalente en pesos al tipo de cambio del día ($ 9.430/t), mismo valor que en la sesión previa. La exportación ofreció abiertamente $ 9.500/t por soja condición Cámara con entrega inmediata, sin descartar posibles mejores.

Los retrasos en la siembra en el medio oeste de los Estados Unidos podrían llevar a un traslado de parte de la superficie destinada al maíz a la siembra de soja, lo que aumentaría los ya abultados stocks de la oleaginosa.

A ello se sumó la intensificación de la lucha comercial entre las dos principales economías del mundo, con la orden del presidente estadounidense Donald Trump al representante de Comercio de ese país, Robert Lighthizer, de comenzar a imponer aranceles a todas las importaciones restantes de China.

La guerra comercial entre las dos principales potencias económicas del mundo, China y Estados Unidos, abrió un nuevo capítulo que puso nuevamente a los mercados agrícolas y financieros en vilo,advierten los analistas de la Bolsa de Comercio de Rosario Julio Calzada, Federico Di Yenno y Emilce Terré.

En un reciente estudio, los especialistas advierten que si bien la guerra comercial puede traer alguna oportunidad puntual de negocio en el rubro carne de cerdos o poroto de soja, difícilmente el efecto neto sobre la economía argentina resulte positivo. “Argentina depende fuertemente del comercio internacional y el financiamiento externo, y la retracción de ambos exacerba la vulnerabilidad de la economía internacional en general y de nuestro país en particular”, señalaron.

El gigante asiático es el mayor importador de soja a nivel global y, tradicionalmente fue Estados Unidos su abastecedor principal. El fuerte abaratamiento de la soja estadounidense en la cúspide del conflicto el año pasado determinó un notable aumento de la molienda norteamericana de soja, ya que incluso fábricas pequeñas y más ineficientes encontraban rentable retomar la actividad, recordaron desde la entidad local.

Golpe a la industria local

El crushing de soja en Estados Unidos alcanzó un récord histórico y, con ello, esa nación logró aumentar un 20% las exportaciones de harina de soja, alcanzando el mayor volumen de su historia. “La mayor competitividad de las exportaciones del subproducto por parte de EEUU erosionó la penetración Argentina en algunos destinos claves, tal como los países que conforman la Unión Europea”, se indicó.

En este escenario, tanto el precio de la soja en Argentina como en Estados Unidos no paró de caer. “Al principio se podría esperar que las limitaciones de China para comprar poroto de soja de los Estados Unidos podrían impactar positivamente en el precio de la soja de Argentina, pero la realidad determinó un escenario bajista para la oleaginosa a nivel global, a medida que el mundo iba acumulando inventarios no deseados del poroto”, advierten Calzada, Di Yenno y Terré.

Además, al contrario de la harina, el poroto de soja se concentra en un único destino de exportación, aumentando la vulnerabilidad de las cuentas externas argentinas (el 96% de los despachos de exportación de poroto de soja argentinos tuvo destino a China en 2018).

“La continuidad de la guerra comercial traería mayores perjuicios para Argentina, por verse afectado su principal producto de exportación: harina de soja”, precisó el informe.

Cosecha gruesa

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) confiscó 4912 toneladas de granos en operativos realizados en Córdoba, San Luis, Buenos Aires y Rosario, en el marco del operativo Cosecha Gruesa 2019. El valor de la mercadería supera los $17 millones. Afip utilizó satélites y drones para optimizar los resultados del operativo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario