Economía

La suba de tributos locales se extiende por todo el país

Domingo 13 de Enero de 2008

El aumento de las tasas municipales no es sólo un fenómeno santafesino. Si bien en algunas provincias como Mendoza y La Pampa hubo ajustes en años anteriores, con el recambio de autoridades a fin de 2007, la decisión de incrementar los tributos locales se esparció por numerosas localidades de Córdoba, Buenos Aires, Catamarca, San Juan, Corrientes y Neuquén.

Los aumentos de las tasas y derechos de registro e inspección fueron desde 25% al 188%, como es el caso de Bariloche o en la Ciudad de Buenos Aires (200%), no sin polémica. Los argumentos son similares a los de sus pares santafesinos: los aumentos de los costos de los servicios y los salarios de los empleados estatales.

Los elevados déficit de los municipios de la provincia de Buenos Aires llevaron a los intendentes a buscar la salida vía aumento de sus tributos, ya a comienzos del año pasado. Pero la férrea oposición del ex gobernador Felipe Solá y el ex presidente Néstor Kirchner por mantenerlos sin cambios hasta que los contribuyentes emitieran su voto, condujo a la mayoría de los municipios a postergar la decisión. Tales los casos de Florencio Varela, Avellaneda, Ituzaingó y Lomas de Zamora. Pero con el nuevo año, la discusión se reavivó. Lanús, La Matanza, Berisso, La Plata y Ensenada son algunos de los distritos que están discutiendo subas de entre 30% y 40% en las tasas (ABL).

Ciudades como las de Dolores, el Municipio de la Costa, Almirante Brown, Esteban Echeverría y Monte ya habían hecho ajustes el año pasado.

Nuevos impuestos

En lugar de crear una impuesto a la propaganda extranjera como sucede en Santa Fe, las ciudades bonaerenses incursionaron con la tasa de abasto, que grava los alimentos que ingresan a esos distritos.

En Córdoba, los aumentos de los tributos locales promedian entre el 30% y 60% y se extendieron por toda la provincia: Alta Gracia (40%), Hernández (45%), Carlos Paz (30%), Villa Dolores (60%), Villa María (del 30% al 50%), Elena (del 30 al 60%), Villa General Belgrano (30%), Almafuerte (del 30 al 60%).

Algunas retocaron sus tasas después de dos años, pero la mayoría no sólo no había aumentado en los últimos 15 años sino que se los habían bajado 30% ocho años atrás, siguiendo los pasos del entonces flamante gobernador, Juan Manuel de la Sota.
Para el vicepresidente de la Federación Argentina de Municipalidades (FAM), el intendente de Las Rosas, Raúl Ponzio, “cuando se compara los municipios santafesinos con los de otras provincias la situación aquí es buena”, aunque consideró que si “hubiera una caída de la actividad económica muchos municipios se verían complicados”.

En este sentido, el intendente venadense, José Freyre, dijo verse sorprendido en reuniones con otros pares santafesinos por la situación que están atravesando. “Pensé que los municipios en términos generales estábamos mejor que hace algunos años pero me sorprendió ver cosas parecidas a las de 2001, juntando pesito por pesito para pagar los sueldos”.

Paritarias

Ponzio señaló que el tema salarial de los trabajadores municipales en casi todo el país es la principal preocupación, por dos razones: porque ven que tendrán graves dificultades sigue la dinámica inflacionaria para afrontarlos y porque, en muchas ciudades, el empleo estatal sigue siendo el motor de esas economías.

El funcionario reconoció también que muchas localidades están al límite en materia de equipos que hacen al funcionamiento del Estado: “La gran mayoría de los municipios vienen de quince años de escasa o nula renovación”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario