Economía

La soja, sin piso de producción

La producción de la región núcleo caería en 4 millones de toneladas respecto del año pasado.

Domingo 18 de Febrero de 2018

Cercada por la falta de agua, la producción de la oleaginosa sería de 16,8 millones de toneladas, contra los 20,6 del ciclo anterior. La soja de primera se perfila con rindes de 33 quintales, muy lejos de los 40 que definía el año pasado. La expectativa en la de segunda se desmorona. Podría quedar con solo 20 qq/ha. Con este panorama, los productores agrícolas de la zona pampeana que este año registren quebrantos a causa de la sequía deberán pagar, de todas maneras, un elevado monto en concepto de derechos de exportación (lo que logren cosechar 1.500 kilos por hectárea de soja pagarán u$s 110 por cada una.

"El panorama es difícil", comenta el José Luis Aiello, director científico de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, al estimar que las lluvias serán moderadas, excepto en áreas donde se produzcan efectos convectivos.

Así, se derrumban los rindes en soja de primera. La sequía limitaría a la campaña de soja a 16,8 millones de toneladas, 3,8 millones menos de toneladas respecto al periodo anterior.

Con un 70% de los lotes en plano aumento de peso de semillas, el rinde promedio de la soja de primera se desploma cada día que pasa sin lluvias. Muy por debajo de las expectativas que se tenían para esta campaña, los rindes promedios se estiman en 33 qq/ha, 7 puntos por debajo de la campaña anterior.

En el extremo sur de Santa Fe y al norte de Buenos Aires, 1,2 millones de hectáreas se consideran entre regulares y malas condiciones. Sus rindes rondarían los 25 qq/ha. En Marcos Juárez ya se habla de una pérdida de 10 quintales de rendimiento.

Los mejores lotes del área, el 15% de la región núcleo que fue la privilegiada por el paso de las tormentas, si bien mantienen altas expectativas también van descontando rinde.

Hasta hace dos semanas se esperaban rindes que hasta podrían haber superado a las marcas del año pasado, o sea por encima de los 45 quintales. Hoy ya se hablan de marcas más moderadas que promediarían los 42 qq/ha.

La soja de primera está dando una gran batalla por mantener sus semillas formadas sin deshacerse de las vainas más jóvenes, tratando de aplazar la pérdida de hojas. Pero la falta de agua le juega en contra. La situación es muy crítica y puede dejar graves consecuencias, advierten los técnicos.

Es primordial que aparezcan las lluvias en los próximos días para mantener la condición y no bajar el peso de los granos.

El peor diagnóstico se lo llevan las sojas de segunda. El 55% de los cultivos en la región núcleo se las clasifica entre malas y regulares. La productividad media se estima cercana a los 20 qq/ha, si no hay una pronta recuperación de las reservas hídricas. Se encamina así a quedar 10 quintales por debajo de la campaña pasada.

La mitad de los lotes de las sojas de segunda están floreciendo con un tamaño de planta muy reducido. El otro 50% ya está fructificando. Es crucial la presencia de lluvias para no seguir bajando rindes ni aumentar la pérdida de lotes.

Las plagas típicas de la sequía, trips y arañuelas, complican aún más el panorama

Centro y norte provincial

En tanto, el Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte que difunde la Bolsa de Santa Fe y el Ministerio de la Producción provincial indicó que "en la región se observó que los perfiles de suelos habían disminuido la disponibilidad de agua útil, no cubriendo la demanda de los cultivos y el déficit hídrico había comenzado a manifestarse.

Al revertirse el período seco, se detectó por una parte, el alivio de los productores, pero por otra, la necesidad de un monitoreo y seguimiento del desarrollo de los cultivos para una evaluación del comportamiento y la respuesta de ellos ante lo ocurrido.

Finalizaron los procesos de siembra del sorgo y del maíz de segunda, especialmente en los departamentos del norte santafesino, no cubriendo las intenciones estimadas en un comienzo.

Sobre la situación del cultivo de girasol, el avance en el proceso de cosecha en el centro norte santafesino alcanzó un grado de avance del 90 %, el cual estuvo condicionado por el conflicto en el área del transporte.

En tanto, el déficit hídrico que padeció el cultivo de maíz temprano, especialmente en su estado fenológico de floración y fructificación, tiene sus consecuencias en la disminución del potencial de rendimiento promedio en un 16 a 18%, el cual en las próximas semanas se reflejaría, al intensificarse el proceso de cosecha.

El 85 % de los lotes de soja temprana mostró estado bueno a muy bueno con cierto porcentaje a excelente, con un muy buen desarrollo de estructura, altura y stand de plantas, cerrando entresurcos, como así también buena cantidad de flores en nudos y vainas. El 15% restante presentó estado bueno a regular, como consecuencia del estrés hídrico y térmico sufrido acentuado día tras día, por ausencia de precipitaciones.

Un 65 a 68 % de los cultivares de soja tardía que fueron sembrados en la segunda mitad del período óptimo de siembra y los últimos lotes de estas semanas, han padecido la ausencia de precipitaciones, soportando altas temperaturas y escasa disponibilidad de agua útil en los suelos, que incidieron en el normal crecimiento de los mismos.

Finalizó el proceso de siembra del maíz tardío de segunda. Se estimó para esta campaña una superficie sembrada aproximada de 95.700 ha, sobre una situación inicial de 100.000 ha, al inicio de la campaña.

Retenciones

Los productores golpeados por la seca que logren cosechar 1500 kilos por hectárea de soja pagarán más de 110 u$s por hectárea de retenciones.

Con un precio esperado a cosecha de 278 u$s/tonelada, los productores que logren obtener un rinde promedio final de 3.000 kilos por hectárea de soja de primera pagarán 229 u$s la hectárea. Eso será a pesar de no llegar a cubrir —con el ingreso total generado— el costo total del cultivo, incluyendo el arrendamiento o costo de oportunidad de la tierra.

Con un rinde promedio de 2.500 kilos la hectárea, el pago de retenciones en soja de primera será de 191 dólares la hectárea, mientras que esos valores con 2000 y 1500 kilos las hectárea serán del orden de 153 y 114 u$s/ha respectivamente.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario