Economía

"La reestructuración de YPF fue muy buena"

El vicepresidente segundo del Banco Central, Jorge Carrera, dijo que se despejó el calendario de vencimientos del sector privado. El financiamiento a las empresas

Domingo 28 de Febrero de 2021

El vicepresidente segundo del Banco Central (BCRA), Jorge Carrera, aseguró que “la reestructuración de YPF fue una solución muy buena para la Argentina”, ya que despejó el calendario de vencimientos del sector privado hasta 2023, y sostuvo que es muy probable que este año se reactive el financiamiento en dólares para empresas argentinas. En una entrevista con la agencia Télam, Carrera subrayó la importancia de usar la deuda externa para potenciar las exportaciones y la inversión en infraestructura, y rescató el trabajo del gobierno nacional en la negociación con el FMI como último paso para dar un salto en el panorama de crecimiento a futuro.

-Entre 2016 y 2019 las empresas argentinas tomaron deuda por 18.000 millones de dólares pero, en 2020, cancelaron casi 6.000 millones millones. ¿El problema entonces fue el endeudamiento o el desendeudamiento?

-Es muy bueno que las empresas tomen deuda afuera, sobre todo si es para invertir y comprar insumos. Ahora, el problema es el contexto, donde el sector público nacional, el Banco Central y las provincias también se habían endeudado. A eso se sumó la llegada de la pandemia, que forzó al Banco Central a imponer tasas inusualmente bajas para sostener la actividad económica. Eso hizo que, entre marzo y agosto de 2020, las empresas pudieran tomar crédito muy barato en pesos y venir al Banco Central a cambiarlo por dólares para cancelar toda la deuda. Individualmente está bien que lo hagan, pero en el agregado de la economía nos genera un problema. No hay reservas ni programa con el FMI que sostengan una cancelación de deuda privada tan rápidamente. Por eso el Banco Central tuvo que pedirles que negocien parte de su deuda, que pagaran en efectivo los intereses y hasta el 40% del capital y el resto lo negociaran a más plazo.

-¿Cómo evalúa el canje de deuda de YPF?

-La reestructuración de YPF fue una solución muy buena para la Argentina. No sólo porque fue una propuesta integral que permitió a YPF renegociar sus vencimientos y tener plata para su plan de inversiones, sino porque fue un gran ejemplo para el mercado. Si la empresa más grande pudo despejar sus pagos quiere decir que el resto también podrá hacerlo, y que tenemos despejados los vencimientos del sector privado en los próximos años. Para nosotros, como Banco Central, es muy bueno porque nos acomoda el flujo de pagos que tenemos de aquí a 2023. Que no extrañe que, a partir de ahora, empresas que en 2020 cancelaron deuda en dólares vuelvan a emitir obligaciones. Este año vamos a ir viendo casos de empresas que proponen endeudarse por u$s 60 millones y les llueven pedidos por u$s 120 millones. Eso está pasando.

-¿Fue un error del gobierno anterior haber fomentado el endeudamiento en dólares?

-Para mí fue un error endeudar en dólares al Estado para hacer gastos en pesos en un contexto de tipo de cambio apreciado. La paradoja es que ni siquiera un programa de u$s 57.000 millones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el más grande de la historia, pudo evitar la crisis. Los mercados vieron un endeudamiento tan grande, tan veloz y tan mal hecho que no le creyeron y no se estabilizó la economía. En cambio, la mayoría del sector privado tomó deuda en forma más prolija y con el objetivo de producir más. Es correcto tomar deuda en dólares si lo que se pretende es producir hidrocarburos, soja, autos, Internet o cualquier bien o servicio exportable.

-¿Se puede pensar en financiar en el mercado local lo que hoy se busca en el exterior?

-Creo que por ahora no se puede. El mercado local aún es chico como para querer vivir con lo nuestro financieramente. No tiene sentido cerrarse a pensar que, con lo que hay en el país y el excedente de la balanza comercial, alcanza. Eso nos condenaría a crecer a un ritmo mucho más lento del que podríamos tener cuando es razonable endeudarse en dólares para financiar una represa, un pozo petrolero, un ferrocarril o una planta de exportación. Creo que hay que ir por una vía mixta y ser prudentes con el descalce de monedas.

-La meta del gobierno es pasar en los próximos años de unos u$s 65.000 a u$s 90.000 millones en exportaciones anuales. ¿Qué se está haciendo el Banco Central para facilitar eso?

-Se han ido haciendo algunas cosas para tratar de dar ciertas garantías al exportador de la cotización del tipo de cambio. Para eso el Banco Central operó en el mercado de futuros, para darle profundidad y que así haya más seguridad en el precio a la hora de importar insumos. También con sectores específicos. Para estimular la venta de granos, el agro puede tener depósitos en pesos que ajustan por el dólar. Me parece que están funcionando y que, eventualmente, en el futuro podrán expandirse.

Un endeudamiento de dimensión histórica

El proceso de endeudamiento al que llevó al gobierno de Mauricio Macri “por sus dimensiones, es sólo comparable” con el de la última dictadura cívico militar, entre 1976 y 1983; y con el de la convertibilidad, durante las presidencias de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, entre 1991 y 2001, consideró ayer el Banco Central (BCRA).

Así lo definió Jorge Carrera, quien remarcó que “si bien hay conciencia de que hubo un sobreendeudamiento externo público, muy rápido y de gran magnitud, lo cierto es que este proceso tuvo otras dimensiones”.

“El gobierno anterior intentó solucionar la restricción externa promoviendo el endeudamiento en cinco frentes distintos”, precisó. Señaló que el endeudamiento durante el macrismo “fue tanto público como privado, en moneda nacional como extranjera y con contrapartes tanto en el sector privado como con organismos multilaterales”.

Pero puntualizó que “el volumen que alcanzó la suma de estas fuentes llevó a que los pagos de capital e intereses que se debía afrontar resultaran imposibles, ante un pequeño cambio en las condiciones externas”.

Por eso estimó que “solucionar el endeudamiento externo heredado en sus cinco frentes es una tarea necesaria para elaborar cualquier programa de crecimiento y normalización”.

“El gobierno ha trabajado en todos esos frentes. El inicio fue con la deuda soberana, siguió con las reestructuraciones provinciales y en este momento se está negociando con el FMI”, subrayó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario