Economía

La provincia, entre las de menor presión fiscal

La presión fiscal de Santa Fe durante el año 2017 fue del 5,6 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG).

Domingo 14 de Octubre de 2018

La presión fiscal de Santa Fe durante el año 2017 fue del 5,6 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG), esto muestra que es 43 por ciento más baja que la de Córdoba y un 36 por ciento menor que la de Buenos Aires. Los datos fueron elaborados por el Observatorio de Finanzas Públicas del Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (Cippes), el cual señala que estas diferencias generan "asimetrías y brechas de competitividad entre las provincias" por la disponibilidad de recursos de los estados subnacionales.

Los datos muestran que mientras las provincias de Córdoba y Buenos Aires recaudan 10 pesos y 8,9 pesos respectivamente por cada 100 pesos que se producen dentro de sus respectivas economías, Santa Fe recauda sólo 5,6 pesos por cada 100 producido. Pero la asimetría entre provincias con estructuras económicas parecidas _y en el caso de Córdoba y Santa Fe con población similar_ también queda en evidencia si se analiza la recaudación real per cápita. En este punto, la administración santafesina aparece como la de menor presión fiscal. "Durante 2017 recaudó $12.475 por habitante, un 15 por ciento menos que Córdoba que recaudó $14.742 per cápita, y similar a Buenos Aires, donde se recaudó $13.209, un 6 por ciento más", detalló el informe del Cippes.

La evolución en el tiempo

Por otra parte, desde el año 2005 la presión fiscal de Santa Fe fue 4 por ciento del PBG y se mantuvo en niveles similares hasta 2011 cuando llegó al 4,2 por ciento del PBG. A partir de ese momento, se incrementó hasta alcanzar el 5,6 por ciento en el año 2017. "Es decir en la última década la presión impositiva en territorio santafesino se incrementó un 40 por ciento, o sea 1,6 puntos porcentuales, al pasar del 4 por ciento al 5,6 por ciento", indicó el informe.

En igual período, en la provincia de Córdoba, la presión fiscal se elevó del 4,3 por ciento del PBG en 2005 al 10 por ciento en 2017, un incremento del 131 por ciento. "Tan notorio fue este incremento que los propios cordobeses lo denominan el «costo Córdoba»", detalló el Cippes.

Los datos correspondientes a Buenos Aires se consideraron desde el año 2009 por las diferencias existentes entre los ingresos no tributarios informados por esa provincia y los publicados por el Ministerio de Hacienda de la Nación. En ese año, la presión fiscal en ese distrito era del 6,1 por ciento del PBG y se elevó al 8,9 por ciento en 2017. "En Santa Fe, en ese mismo período, la suba fue del 3,7 por ciento al 5,6 por ciento", agregó el relevamiento.

"La evolución de la presión fiscal en las tres provincias analizadas muestra que la de Santa Fe no sólo es actualmente más baja que sus vecinas, sino que a lo largo de la última década se mantuvo en valores bajos, con menos incrementos que en Córdoba y Buenos Aires", consideró el Cippes.

Frente a eso, concluyó que la menor presión fiscal en Santa Fe "significa que las empresas provinciales corren con mayores ventajas respecto a las radicadas en Córdoba o Buenos Aires".

Además, apuntó que las familias santafesinas se encuentran, en relación a la presión fiscal que soportan, en mejores condiciones que quienes viven en las provincias vecinas. "Esta situación es una clara ventaja ante la situación económica actual del país, donde aumenta la inflación y la recesión", finalizó el Cippes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario