Economía

La provincia apunta a triplicar los ingresos por inmobiliario rural

Es una de las metas del proyecto de cambios fiscales. Urgen la autorización para emitir letras. El ministro de Economía de la provincia, Angel Sciara, señaló que la suba del impuesto a la propiedad, tanto urbana como rural, es el nudo de los cambios fiscales.

Miércoles 04 de Abril de 2012

El ministro de Economía de la provincia, Angel Sciara, aseguró ayer que el gobierno pretende triplicar la emisión del impuesto inmobiliario rural, de 200 a 600 millones de pesos anuales, a través del proyecto de readecuación tributaria que enviará próximamente a la Legislatura. El funcionario señaló que la suba del impuesto a la propiedad, tanto urbana como rural, es el nudo de los cambios fiscales. Enfatizó que los municipios y comunas serán los más beneficiados con estas modificaciones y rechazó los reclamos opositores para alterar los parámetros de distribución del fondo sojero. Pidió, además, a los diputados una rápida aprobación del proyecto que autoriza al Ejecutivo santafesino a emitir letras por 556 millones de pesos, ya que la imposibilidad de hacerse de esos recursos "puede significar que haya dificultades" para pagar los sueldos de los empleados públicos que deben abonarse el mes que viene.

Sciara participó ayer, junto al gobernador Antonio Bonfatti, del lanzamiento de Agroactiva, en la Bolsa de Comercio de Rosario. En ese marco, aclaró que el impuesto inmobiliario rural y urbano "el nudo" de los cambios tributarios que se impulsan, ya que el resto de los ítems "básicamente refiere a ingresos brutos y a los ajustes en algunas alícuotas y algunas reasignaciones", como la liquidación simplificada para pequeños contribuyentes.

Respecto del inmobiliario rural, el ministro reiteró su convicción de que "los valores fiscales de las tierras de Santa Fe son antediluvianos" y se quejó porque "uno no puede entender cómo la mejor tierra de la provincia de Santa Fe tenga un valor fiscal de 2.000 pesos la hectárea cuando el mercado la cotiza a 20 mil dólares la hectárea". Recordó que Santa Fe no alcanza emitir 200 millones de pesos.

-¿Cuánto se recaudaría por inmobiliario rural si se aprueba la reforma?

-Pensamos emitir más de 600 millones de pesos. Después, lo que se cobre es otro cantar. Igual, no es una cosa lineal la suba. Tiene que ver con el tamaño de las parcelas. Hemos encontrado una forma de hacer progresivo el impuesto en base la definición de unidad económica que se hizo durante el gobierno de Carlos Reutemann, en base a parámetros de localización, el transporte y productividad, en relación a las distintas zonas de la provincia.

-¿La decisión del gobierno de no tocar ingresos brutos a industrias, obedece a la falta de consenso político o a la coyuntura económica?

-Lo que saldrá de la discusión parlamentaria no podemos saberlo nosotros. Hoy seguramente el tema de algunos sectores tiene que ver más con la oportunidad que otras consideraciones..

-El PJ habla de la posibilidad de realizar una modificación en ingresos brutos puntual a algunas cerealeras. ¿Les propusieron algo concretamente?

-No. Veremos qué se discute en la Legislatura. Hay montones de consideraciones sobre qué tipo de cerealeras se trata. Hay una serie de cosas a precisar, para no cometer errores.

-Los intendentes y presidentes de comuna se han convertido en actores importantes de esta discusión.

-Creo que los grandes beneficiarios de una readecuación tributaria son los municipios y comunas, son los que más van a ver incrementados los montos a recaudar..

-- ¿El reparto del fondo sojero entraría en una negociación por la reforma fiscal?

-Obviamente los municipios y comunas siempre quieren tener mayor participación pero seguir insistiendo en eso es tratar de quitarle a la provincia recursos que la provincia de alguna manera sigue reinvirtiendo hacia todo el territorio.

-Al fundamentar el pedido de autorización para emitir letras dijo que servían para cubrir una contingencia hasta que la situación fiscal mejore en el segundo semestre. ¿Es un pronóstico realista?

-Tenemos que ser optimistas pero cautelosos. Quizás tengamos mayor fluidez, situaciones menos conflictivas. Si esto se da, podemos ir disminuyendo la deuda flotante que venimos trayendo desde fines de 2011 en adelante. Mayo es el mes en el que se genera el mayor bache. Por eso son importantes las letras. No tener este instrumento podría significar que tengamos dificultades para pagar los sueldos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario