Economía

La promesa de los biomateriales

La producción mundial de bioplásticos representa tan solo un 1 por ciento de los plásticos que cada día circulan en el mercado.

Domingo 20 de Agosto de 2017

La producción mundial de bioplásticos representa tan solo un 1 por ciento de los plásticos que cada día circulan en el mercado. Pero las previsiones de crecimiento son muy alentadoras para esta industria. Mientras que en 2012 se produjeron en todo el mundo 1,4 millón de toneladas de estos materiales, para 2017 se espera haber multiplicado por cuatro esta cifra hasta alcanzar los 6,2 millones de toneladas. Y aunque envases y embalajes es el destino más efímero de los biomateriales, a su vez es también el principal destino por estos tiempos y la posibilidad de que la demanda aumente está movilizando a la tradicional industria del plástico.

La industria de los bioplásticos es un sector joven e innovador con un enorme potencial económico y ecológico para desarrollar una bioeconomía que utilice los recursos de manera más eficiente. En Argentina, Santa Fe es la tercera provincia con mayor cantidad de fábricas vinculadas a la industria del plástico y es por eso que desde el gobierno provincial se busca propiciar un ambiente para el desarrollo de biomateriales.

En el marco del XXV Congreso de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), la provincia presentó algunas de las políticas públicas del gobierno de Santa Fe y las potencialidades económicas y ambientales en materia de biomateriales.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Eduardo Matozo, abrió la charla "Perspectivas y desarrollo de los biomateriales en Santa Fe" que también contó con la participación del subsecretario de Energías Renovables de Santa Fe, Maximiliano Neri; la directora ejecutiva de la Agencia Santafesina de Inversiones y Comercio Internacional, Débora Marini; y el presidente de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar), Aníbal Ivancich.

"Culminamos una etapa de trabajo que venimos realizando conjuntamente con Maizar y que es un compromiso de la provincia para convertirnos en un territorio competitivo con miras al futuro. Tenemos que concentrarnos en trabajar en la transformación de la biomasa para reemplazar a todos los productos y combustibles de origen fósil, los cuales tienen hoy sus más negativas consecuencias en el cambio climático que estamos experimentando", indicó el ministro.

El año pasado Maizar y Santa Fe firmaron un convenio para el desarrollo de proyectos de fortalecimiento de la cadena del maíz y sorgo argentinos en la provincia, con el objetivo de maximizar la competitividad de todos los eslabones. Específicamente en biomateriales derivados del maíz, la expectativa es traspasar la captura y análisis de información, para generar en Santa Fe un polo de referencia tecnológica que no solo promueva la investigación, sino que articule políticas públicas con la actividad privada, tanto para darle vida a las nuevas iniciativas, como para integrar y acelerar los proyectos en curso, cocreando valor entre los diferentes actores.

"Estamos trabajando en la búsqueda de alternativas porque nuestra provincia no sólo tiene la materia prima sino, fundamentalmente, la materia gris. Somos referentes a nivel global en materia de biotecnología, por nuestros investigadores y porque un tercio de las empresas biotecnológicas radicadas en el país se localizan en Santa Fe", agregó el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación.

La directora de la Agencia Santafesina de Inversiones y Comercio Internacional explicó que el objetivo es posicionar a Santa Fe "como proveedora de insumos para el mercado alimenticio".

En el mundo, además de la trazabilidad de los alimentos, cada vez se vuelve más importante conocer sobre la composición del packaging de los productos y es ahí donde comienzan a jugar fuerte los biomateriales.

Marini destacó que la provincia es abundante en la producción de recursos biomásicos, aquellos que se obtiene a partir de la actividad industrial. "Al momento en que definíamos los ejes de inversión de la Agencia, pensamos en movilidad eléctrica y bioeconomía, incluyendo bioenergías, energías renovables y biomateriales. Teniendo en cuenta la importancia del sector de la industria plástica en Santa Fe y el incipiente desarrollo de bioplásticos, decidimos que sería uno de nuestros ejes de inversión. La meta es crear el ambiente de inversión en ese sector de la economía y la internacionalización de los productos bioplásticos", expresó.

Los bioplásticos, comprenden dos grandes tipos de materiales, aquellos fabricados a partir de materias primas renovables, y los biodegradables. Además, existen aquellos que combinan ambas características. Actualmente, son los renovables los que mayor protagonismo tienen en la industria y los que mayor crecimiento registrarán en los próximos años.

Gracias a la procedencia de las materias primas utilizadas en su fabricación, estos materiales permiten a la industria reducir su dependencia de las fuentes fósiles. Por su parte, los biodegradables suponen una gran ventaja en la gestión de residuos, ya que pueden ser gestionados junto con el resto de materia orgánica en plantas de compostaje.

El investigador del Conicet, Lucas Salvatierra, doctor en Ingeniería y licenciado en ciencias del ambiente, habló sobre las perspectivas y desarrollo de los biomateriales en Santa Fe. Para entender la importancia de los biomateriales primero planteó la situación sobre la producción mundial de plásticos petroquímicos en el mundo, la cual asciende a 270 millones de toneladas al año. Cifra que implica el consumo de 4 por ciento del petróleo comercializado.

"Sólo el 1 por ciento de la producción corresponde a bioplásticos y el 45 por ciento son envases y embalajes", apuntó Salvatierra sobre los biomateriales que pueden provenir de fuentes naturales o sintetizados vía biotecnología.

En este punto remarcó la importancia de que se trate de productos biodegradables, para achicar la problemática de la deposición de residuos. Mencionó que Brasil desarrolló un polietileno a base de caña de azúcar, pero es no degradable y ese no sería óptimo.

"El punto es desarrollar materias primas de bajo costo para que la cadena se pueda desarrollar y los pueda implementar", subrayó Salvatierra.

Desde el gobierno de la provincia se busca posicionar a Santa Fe en un rol protagónico en la promoción y motorización de nuevas cadenas de valor de alta sustentabilidad, como en el caso de los bioplásticos y biomateriales en general. Además, ayudar, promover, articular actores de la cadena ya existentes o en fase de desarrollo. Y también promover la ocupación de eslabones aún no presentes en el territorio de la provincia.

Una de objetivos es ayudar en la transformación de las actuales industrias del plástico en productoras de biomateriales y ofrecerlos a las pymes como insumos. Para favorecer este camino elegido, Ivancich apuntó que actualmente el 70 por ciento del volumen del maíz cosechado se exporta y sólo el 30 por ciento queda en el país. "Hay que revertir esa ecuación y agregar valor a la producción", subrayó el titular de Maizar.

P.M.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario