Economía

La mesa de enlace pateó el tablero y convocó otra vez a las rutas

En el aniversario de la instrumentación de las retenciones móviles, los dirigentes de la mesa de enlace agropecuaria pusieron en crisis las negociaciones con el gobierno nacional al reinstalar la disminución de los derechos de exportación a la soja como condicionante de cualquier conversación sobre política sectorial.

Miércoles 11 de Marzo de 2009

En el aniversario de la instrumentación de las retenciones móviles, los dirigentes de la mesa de enlace agropecuaria pusieron en crisis las negociaciones con el gobierno nacional al reinstalar la disminución de los derechos de exportación a la soja como condicionante de cualquier conversación sobre política sectorial. En ese tren, convocaron a los productores a salir a las rutas mañana para recordar el inicio del movimiento de protesta que terminó con la derrota del Ejecutivo.

Tras una semana de distensión, que llegó a tener incluso un incipiente efecto económico, los presidentes de Federación Agraria, Confederaciones Rurales, Sociedad Rural y Coninagro llegaron al tercer encuentro con los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Producción, Débora Giorgi, decididos a reinstalar el reclamo por las retenciones en el primer lugar de la agenda.

El martes pasado, durante la reunión de la que participó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la remisión de ese debate al Congreso nacional había permitido crear una suerte de paraguas bajo el cual se acordó flexibilizar las exportaciones de trigo, leche y carne, además de instrumentar subsidios y compensaciones a tamberos y ganaderos.

Ese sorpresivo clima de distensión provocó chispazos hacia el interior de las entidades y descolocó a algunos dirigentes de la oposición. Pero en una semana el arco gremial y político opositor realineó fuerzas y, además, olió sangre con la derrota del oficialismo en Catamarca. Ayer, el mismo día en que la oposición parlamentaria anunció que pedirá una sesión especial para la semana próxima para tratar las retenciones, los dirigentes gremiales emplazaron a los ministros Randazzo y Giorgi.

Tras objetar los "pocos avances" logrados en la reunión de ayer y algunos puntos de las resoluciones firmadas por el gobierno para poner en marcha los acuerdos alcanzados, los dirigentes advirtieron que la reunión de la semana próxima será "una bisagra" para el diálogo con el gobierno. El presidente de FAA, Eduardo Buzzi, advirtió que la baja de las retenciones es "una bandera" de la que el campo "no se va a bajar".

El titular de Coninagro, Carlos Garetto, advirtió que "el conflicto está en el umbral de nuestras puertas" y rechazó la firma de las resoluciones de emergencia agropecuaria anunciadas ayer por Randazzo ya que, a su juicio, "esto se arregla con plata". El jefe de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, subrayó que mientras la Oncca siga regulando el comercio agropecuario "todo es cartón pintado".

La dirigencia del agro ya había anticipado el lunes que estaba desandando el camino de los acuerdos al reinstalar el reclamo de las retenciones. Ayer incluyó en la reunión termprana de la mesa de enlace al entrerriano Alfredo De Angeli, quien justificó su participación en la necesidad de "darle confianza" al nucleamiento. También cargó contra el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien habría intervenido en los últimos días para controlar el aumento del precio de la hacienda en Liniers. La previa a la reunión con los ministros nacionales incluyó contactos con industriales de la maquinaria agrícola y trabajadores del sector que desde hace un tiempo tomaron la posta de los productores en algunas rutas del interior.

Pocas horas después, los presidentes de la mesa de enlace se vistieron con el ropaje de glorias pasadas y, apurados por reeditar el movimiento de protesta en el interior, decidieron pasar del consenso al reclamo. Eso incluyó una nueva convocatoria a salir a las rutas.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario