Economía

La infraestructura es la gran cuenta pendiente regional

Rolando Terrazas, de la Corporación Andina de Fomento, dijo que en Argentina existe una distancia entre lo que piden las provincias y lo que decide la Nación.

Domingo 21 de Septiembre de 2014

En los últimos años, muchas de las protestas sociales más visibles en los países de la región tuvieron que ver con demandas llamadas de segunda generación, como los sistemas de transporte público, las redes viales o la calidad en la provisión de servicios como la energía o las telecomunicaciones.

   Con mejoras importantes en pobreza o analfabetismo, las poblaciones latinoamericanas comenzaron a exigir mejor calidad de vida, algo que sólo se logra con planificación e inversiones públicas a gran escala.

   El problema es que los países de Sudamérica apenas invierten un 3% de su Producto Bruto Interno (PBI) en infraestructura, un porcentaje que en los países más avanzados se duplica y que se traduce no sólo en malestar social creciente, sino también en un cuello de botella para el crecimiento de la economía.

   Así lo explicó Rolando Terrazas, director de proyectos de infraestructura Región Sur de la Corporación Andina de Fomento (CAF) durante su exposición en el seminario “Transporte en el desarrollo de la infraestructura” que tuvo lugar dentro del curso regional 2014 que organiza cada año el Instituto de Desarrollo Regional.

   Terrazas destacó la importancia de la planificación para avanzar en la ejecución de proyectos, algo que en Argentina muchas veces se dificulta por el “alejamiento” que existe entre las necesidades de las provincias, y las decisiones que toma el Estado Central.

—La falta de infraestructura se menciona como un tope al desarrollo en los países de la región.

—La escasa inversión en infraestructura es uno de los elementos que frena un desarrollo más amplio, en la medida en que la región empieza a enfrentarse a la carencia de una infraestructura suficiente. La inversión en la región es de un 3 por ciento del PBI, y debiera ser por lo menos el doble. Además precisaremos muchos años para ir cerrando la brecha que nos separa de otros países.

—Usted mencionó en su exposición que en Argentina detectaron una suerte de divorcio entre los intentos de planificación que parten desde las provincias, y los tomadores de decisiones que están en el gobierno central.

—Yo diría que más que divorcio hay un alejamiento, creo que las provincias están muy alejadas de la toma de decisiones en el gobierno central. Hay algunas provincias que logrado la ejecución de proyectos canalizados a través de instancias nacionales en tiempos relativamente cortos, y otras provincias que tienen los proyectos estacionados durante mucho tiempo.

—¿Qué papel tiene la planificación en las obras de infraestructura?

—Se trata sin dudas de la mejor manera de optimizar los recursos, aunque eso no quiere decir que necesariamente se haga así. A veces se planifica de una manera, pero después las cosas se dan de otra forma.

—¿Qué posibilidad de financiamiento hay para proyectos locales?

—La posibilidad que tanto la CAF como los otros organismos bilaterales financien proyectos existe, pero por la manera en la que se trabaja en este país la solicitud no puede partir de las provincias, sino desde la Nación. Nosotros podríamos negociar directamente con las provincias, pero estas necesitan como mínimo del permiso de la Nación para poder endeudarse,.

—¿Los problemas de financiamiento externo que tiene Argentina le dan otro vuelo a los organismos de crédito regionales?

—Uno de nuestros roles es ser anticíclicos. Cuando la cosa va mal en algunos países la CAF está ahí para apoyar. Si Argentina tiene dificultades de acceso a los mercados contaría con nuestro apoyo, como lo hemos hecho en los últimos años.

—¿Cómo es la cartera de proyectos que financian? —Antes la mayoría de los proyectos iba destinado a proyectos viales, pero la cartera de energía ha crecido. Notamos también que los proyectos de corte social vienen creciendo mucho. Lo que nos está quedando un poco rezagado es en las TICs. Ahí estamos retrasados,

—¿Qué se está haciendo respecto al tema de la Hidrovía? —Ahora lo estamos empezando a retomar, fue dejado de lado porque nos embarcamos mucho en proyectos de conexión terrestre (vial y ferroviario), y la única hidrovía que todavía permanece como un eje es la Paraguay-Paraná. Se quedó un poco rezagado el proceso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario