Economia

La inflación deberá bajar al 2,3% para cerrar el año en 45%

Un informe de la consultora P&G analiza los escenarios inflacionarios para los cinco meses que quedan de 2021

Sábado 14 de Agosto de 2021

Con los datos de la inflación de siete meses del año sobre la mesa, la suba del índice de precios al consumidor no debería superar el 2,35% si el gobierno pretende que no supere el 45% en 2021. Si la meta es ponerle un techo del 40%, el ritmo de incremento entre agosto y diciembre debería ser todavía menor: 1,64% mensual.

Los cálculos los realizó el economista Pablo Olivares en el último informe de la consultora P&G. Fue un día después de que el Indec difundiera el aumento del IPC en julio: 3% mensual, 29,1% acumulado en 2021 y 50% interanual. En base al análisis del comportamiento de los precios en este período, y de las distintas variables que los influyen, el centro de estudios elabora varios escenarios de lo que podría ser la inflación anual. A saber:

  • El primer escenario proyecta la inflación anual del 2021 en el caso que la inflación mensual promedio del segundo semestre continúe en similar porcentaje al de julio. Bajo tal escenario la inflación anual 2021 sería del 49,6%.
  • El segundo supone que la inflación mensual promedio entre agosto y diciembre sea la misma que se observara entre enero y julio. Esto arrojaría una inflación 2021 del 54,9%.
  • El tercer escenario no constituye una proyección en sí misma sino que intenta determinar qué inflación mensual promedio debería ocurrir entre y agosto diciembre del 2021 para que la inflación del año no supere el 45%. La respuesta es que no debe superar el 2,35%. Esto exigiría bajar más de un tercio la inflación mensual promedio de los 7 primeros meses del año.
  • El cuarto escenario es una variante más restrictiva del anterior. Para que la inflación anual 2021 no supere el 40%. En este caso, la inflación promedio mensual no debe superar el 1,64%.
  • El quinto escenario pone la meta en una inflación anual del 35%. En tal caso, la inflación promedio mensual entre agosto y diciembre no debería superar el 0,9%.

Cuánto más cerca o más lejos se está de cada uno de los escenarios es parte de un análisis que incluye distintos factores. Uno tiene que ver con las causas del aumento de los precios.

“A la hora de explicar la inflación, algunos enfatizan en la demanda (real o monetaria), otros en la transmisión vía incrementos de costos, otros refieren a cuestiones estructurales y por último el efecto de las expectativas”, explicó Olivares, quien opinó que “hay cierto consenso” en que la inflación “es un fenómeno multicausal”. Las discusiones centran en cuál es el factor predominante en un momento determinado. Y, en ese sentido, el economista hizo un paneo sobre las variables más comunes.

En el caso de los salarios, a junio de 2021 se observa un comportamiento de los mismos reflejado en un crecimiento interanual del 43%, y un aumento acumulado en 24 meses del 95,2%. En contraste, la inflación minorista muestra crecimientos superiores tanto en términos interanual (51,8%) como bianual (116,1%).

Respecto de la cuestión monetaria, si bien se observa que los agregados más amplios aumentaron más que la base, todos mantienen crecimientos anuales inferiores a la inflación minorista. “Las conjeturas que apuntan a los incrementos de los agregados monetarios durante el último año como factor de presión sobre los precios parecerían no tener sustento”, advierte el economista.

En el caso del dólar, las variaciones acumuladas en los últimos 24 meses tanto del tipo de cambio oficial como de los alternativos (MEP y CCL) superan el incremento de los precios. Pero en doce meses, son inferiores. Y ese comportamiento se acentuó en julio.

“Desde la política cambiaria se intenta dar al dólar un tratamiento similar a los bienes y servicios de precios regulados”, señala la consultora P&G.

En ambos casos el gobierno los “pisa” aprovechando que tiene margen de control. El problema que señala la consultora es que en las expectativas de los agentes económicos se los capta como una postergación de aumentos.

Los números de la inflación disponibles al momento dan cuenta de que la medición interanual, del orden del 50%, esconde una pauta del 55,4% en el núcleo, que se compensa en el nivel general por el efecto de la contención de precios regulados y el efecto de la política cambiaria. “Los precios de los bienes crecen interanualmente muy por encima de lo que lo hacen los precios de los servicios, aunque en julio se achicaron las diferencias”, señaló Olivares.

Citó al respecto, con datos de julio, los casos de los precios de las prendas de vestir y calzado (1,2% mensual) que achicaron la diferencia con los del transporte (2,3% mensual).

Los precios de los servicios aumentaron 3,1% en julio, 23,8% durante 2021 y 38,2% interanual. Los de los bienes se incrementaron 2,9% el mes pasado, 31,3% durante el año y 57,9% en doce meses.

En cuanto al “traslado” de los precios mayoristas a los minoristas, los primeros muestran un aumento interanual de 65,1% a junio. El incremento bianual llega a 130,6%. “Si bien en una variación interanual los precios minoristas crecen por debajo de los mayoristas, cuando se considera la variación acumulada de 24 meses hay cierto alineamiento”, señaló la consultora.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario