Economía

La inflación de 2019 fue del 53,8 por ciento, la más elevada de los últimos 28 años

El gobierno de Macri terminó con niveles récord en la suba del IPC. El rubro salud encabezó las subas durante el año pasado.

Jueves 16 de Enero de 2020

El Indice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó 3,7 por ciento durante diciembre y acumuló una suba del 53,8 por ciento durante todo 2019, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec)

La inflación minorista del 53,8 por ciento del año pasado resultó la mayor desde 1991, hace 28 años, cuando alcanzó un máximo del 81 por ciento. Batió, en ese sentido, la marca del 47,6 por ciento acumulado del 2018.

Durante diciembre, el rubro alimentos y bebidas se incrementó el 3,1 por ciento; esparcimiento y mantenimiento para el hogar 5,4 por ciento; salud 5,6 por ciento; y comunicación 9 por ciento.

Los analistas del sector financiero incluidos en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) que realiza el Banco Central, habían estimado una inflación de 4,1 por ciento para diciembre. En ese sentido, el indicador oficial del último mes del año se ubicó por debajo de las estimaciones de consultoras y economistas.

Para enero, los participantes del REM estimaron una inflación de 3,8 por ciento, con una tendencia descendente para lo que resta del año, hasta alcanzar el 2,8 por ciento mensual en junio. De cumplirse esta previsión, el acumulado de 2020 estaría en torno al 42,2 por ciento.

En los últimos doce meses, los precios que crecieron por encima del nivel general fueron salud ( 72,1 por ciento), comunicaciones (63,9 por ciento), equipamiento y mantenimiento del Hogar ( 63,7 por ciento) y alimentos (56,8 por ciento). En el mismo período, los precios de las prendas de vestir y calzado aumentaron 51,9 por ciento, las bebidas alcohólicas y tabaco 50,2 por ciento, y bienes y servicios, que incluye limpieza e higiene personal, 55,9 por ciento.

La suba de precios no fue homogénea. El congelamiento tarifario de la segunda mitad del 2019 ayudó a que los precios regulados crezcan 48,2 por ciento, en línea con los precios estacionales (48,9 por ciento) y por debajo del IPC Núcleo (56,7 por ciento). En cambio, el año pasado los precios de los bienes treparon 58,4 por ciento y los de los servicios 45,7 por ciento.

Durante la administración de Macri la inflación subió alrededor del 300 por ciento. El propio ex presidente había dicho durante la campaña electoral de 2015 que el alza persistente de los precios era la demostración de "la incapacidad de gobernar". Y se atrevió a aventurar que su freno sería a la tarea más sencilla de su gestión .

En su propia definición, el desmadre de precios que dejó lo expone de cuerpo entero. El gobierno que criticaba dejó la inflación en 24 por ciento, con un promedio de 28 por ciento anual durante su último mandato. El suyo finaliza con una tasa del 53 por ciento, con un promedio anual de 38 por ciento.

Durante estos cuatro años, el mejor equipo de los últimos cincuenta años ensayó distintas tácticas para moderar los precios.

La primera fue provocar un shock inflación antes de asumir. Fue cuando, pasadas las elecciones, el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay dijo que los precios ya estaban fijados a la cotización del dólar blue, y no del dólar oficial.

Como en realidad esto no era así, los agentes económicos tomaron esa definición como una señal para ajustar los precios a ese nivel durante el tercer trimestre del año. Sobre todo, teniendo en cuenta la promesa de Cambiemos de levantar las restricciones cambiarias.

La apertura del cepo, como había sido advertido por muchos economistas, disparó una devaluación de 40 por ciento al inicio. Contra lo que había vaticinado el ex funcionario, la inercia de esa decisión se sintió durante todo 2016, que cerró con una inflación por encima del 40 por ciento.

En el medio, el ex presidente del Banco Central Federico Sturzenegger ensayó con metas de inflación. No tuvo éxito. Tras su salida luego de la crisis de 2018 y el breve paso de Luis Caputo, llegó Guido Sandleris a la conducción del organismo monetario. Desde allí, y en acuerdo con el FMI, implementó su plan de emisión cero, que duró un año. Estaba en sintonía con el de déficit primario cero de Nicolás Dujovne. Ambos fracasaron pero, mientras tanto, se patinaron buena parte del crédito del organismo internacional para vender dólares en el mercado y mantener artificialmente bajo el tipo de cambio en los cuatro meses antes de las elecciones, con la esperanza de contener los precios. Como iba a pasar más tarde o más temprano, ese plan explotó luego de las elecciones primarias y, a partir de allí, todos fueron manotazos de ahogado en el borde de la hiperinflación.

Reclamo por la ley de góndolas

El diputado nacional Luis Contigiani instó a que se avance en la aprobación del proyecto de ley de góndolas, que cuenta con media sanción de la Cámara baja. "En los últimos 30 días, hubo fuertes subas en alimentos en grandes cadenas de supermercados", se quejó, al tiempo que recordó el estudio de Came, por el cual la brecha de precios del productor al consumidor, aumentó el 7,8 por ciento en diciembre. "Hay que revisar costos, ganancias, impuestos y logística, en las 31 cadenas agroalimentarias", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario