Economía

La inflación oficial de enero reavivó críticas sobre el manejo del Indec

La difusión de la inflación oficial del mes de enero, que según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) tocó el 0,9%, desató una renovada ola de críticas hacia el gobierno nacional, que había prometido durante la campaña modificar la medición para darle mayor credibilidad al índice.

Sábado 09 de Febrero de 2008

La difusión de la inflación oficial del mes de enero, que según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) tocó el 0,9%, desató una renovada ola de críticas hacia el gobierno nacional, que había prometido durante la campaña modificar la medición para darle mayor credibilidad al índice. El mercado de bonos se desplomó, arreciaron los cuestionamientos de la oposición e incluso los propios técnicos del organismo objetaron el manejo de las estadísticas.

  El presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, el senador Gerardo Morales, afirmó ayer que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y la directora del Indec, Ana María Edwin, "deben creer que los argentinos vivimos en el país de las maravillas".

  El radicalismo reaccionó así al aumento del Indice de Precios al Consumidor (IPC) de enero, donde el Indec reflejó una suba del 11,1 por ciento en el rubro transporte, cuando el incremento de las tarifas del servicio metropolitano en Buenos Aires tocó el 20% o del 5,9% en turismo cuando los incrementos por la temporada estival superaron el 20% según las propias estimaciones de los empresarios.

  "Hacernos creer que salir de vacaciones este año ha costado 8,5% más barato que 2007, va de patadas contra la realidad", enfatizó el titular de la UCR.

  Según dijo, "las últimas mediciones difundidas demuestran que el gobierno va a seguir manoseando los datos del Indec".

  El ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, sostuvo que "el gobierno toma los precios de los productos que están bajo su control" para medir la inflación, y consideró que "por eso da tan bajo" el índice.

  "Cuando cualquiera va al supermercado o al almacén, los precios aumentan. Yo alquilo una cochera y este mes aumentó 30%", indicó Pignanelli al tiempo que señaló que "uno lo siente en el bolsillo, y cuando le dicen 0,9 (por ciento) de inflación, uno empieza a dudar".

  Anteayer la directora del organismo, Ana María Edwin, envió una misiva en respuesta a los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) que cuestionaban la medición explicando que el organismo no había relevado para la elaboración del índice de inflación los aumentos que no habían sido autorizados por el gobierno.

  "La carta tiene un grueso error metodológico. Es lógico porque está escrita por alguien que no tiene la menor idea de qué significa hacer estadísticas públicas", dijo Luciano Belforte, ex jefe de Ingresos del Indice de IPC, uno de los especialistas que el gobierno intentó desplazar, en declaraciones a un matutino porteño. "La carta de Edwin dice que no se tomaron los aumentos que no habían sido autorizados por el gobierno, aunque los incrementos se dieron y fueron pagados por la gente. El Indec no tiene que relevar lo autorizado sino lo que es real y ese aumento existió", argumentó.

 

¿Viene el nuevo índice? Ante este escenario, ayer el gobierno selló un nuevo acuerdo con los fabricantes de útiles escolares (ver aparte) para intentar frenar la inflación de febrero. En tanto, el vicepresidente Julio Cobos aseguró que los índices de medición del Indec serán actualizados a través de un "cambio metodológico", que está siendo estudiados por el ministro de Economía, Martín Lousteau.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario