Economía

La industria y la construcción aceleran su caída

En agosto, tras la crisis cambiaria, la actividad manufacturera cayó 6,4 por ciento y acumula 16 meses en retroceso, según datos del Indec.

Viernes 04 de Octubre de 2019

La actividad industrial bajó en agosto 6,4 por ciento en relación con igual mes de 2018, cayó 2,8 por ciento respecto de julio y acumuló un descenso del 8,1 por ciento en lo que va del año, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Con esta caída, el sector manufacturero acumula 16 meses en retroceso.

En tanto, el sector de la construcción disminuyó en agosto 5,9 por ciento en términos interanuales y registró una incipiente suba de 0,4 por ciento en comparación a julio, añadió el organismo estadístico.

Este indicador es el primero que registra la marcha de la actividad fabril luego de las Paso y del coletazo que generó la devaluación en todas los sectores de la economía.

Los datos muestran un sector resentido con prácticamente todos los indicadores en baja, a excepción de alimentos y bebidas y producción de textiles. En el primer caso, la suba en agosto de este año respecto de igual mes del 2018, fue leve: 0,4 por ciento y estuvo alentada por un mayor nivel de molienda de porotos de soja respecto al año pasado, cuando la cosecha se vio afectada por la sequía. Sin embargo, el resto de los rubros cayeron, como el caso de fiambres y embutidos (-13,6 por ciento); azúcar y productos de confitería (-13,1 por ciento) y gaseosas, sodas y cervezas (-10,7 por ciento).

En tanto, la producción de textiles aumentó 1,4 por ciento interanual, a partir de una recuperación de la demanda por programas de compra en 6 y 12 cuotas, aunque con una base de comparación muy baja.

El resto de los rubros cerraron con importantes bajas, como el caso de vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, que bajó 27,7 por ciento, en cuyo caso el retroceso más grande fue en el segmento de autos, que cayó 32,2 por ciento.

También bajaron otros equipos de transporte con una caída del 20 por ciento, especialmente por la baja en la producción de motocicletas; industrias metálicas básicas, con una reducción del 9,2 por ciento; productos de metal, 11,7 por ciento; y maquinaria y equipo, que descendió 14,4 por ciento. En este último caso, el mayor retroceso dentro fue el de maquinaria agrícola, que mostró una fuerte baja interanual del 21,9 por ciento.

A estos descensos se le sumaron las bajas de productos de tabaco un 12,5 por ciento; prendas de vestir, cuero y calzado, 11,3 por ciento; madera, papel, edición e impresión, 6,1 por ciento; refinación del petróleo, coque y combustible nuclear 1,3 por ciento; sustancias y productos químicos, 4,4 por ciento (con una fuerte baja en productos químicos básicos y en detergentes, jabones y productos personales). También bajaron productos de caucho y plástico, 8,1 por ciento; y minerales no metálicos un 2,7 por ciento; entre los que se destacan el cemento y los artículos de cemento y yeso.

Ladrillos en picada

En tanto, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (Isac) en agosto mostró también una caída del 5,9 por ciento interanual, acumulando así doce meses en baja, con mermas del 11,3 por ciento en la compra de hierro redondo y aceros para la construcción; 20 por ciento en mosaicos, graníticos y calcáreos; 9,8 por ciento en hormigón armado, entre otros. Sólo tres lograron una tendencia positiva: asfalto (12,9 por ciento), yeso (10,4 por ciento) y cales (0,8 por ciento).

En este contexto, las expectativas de los empresarios para el desarrollo del sector hasta noviembre no son favorables. Entre los que se dedican a la obra privada, 70,7 por ciento considera que disminuirá contra un 29,3 por ciento que no prevé mayores cambios.

Los que estimaron una baja la atribuyeron a la caída de la actividad económica (31,8 por ciento), a la inestabilidad de los precios (25,5 por ciento), a los atrasos en la cadena de pagos (13,9 por ciento) y a los altos costos de la construcción (9,4 por ciento).

Entre quienes realizan mayormente obra pública, 70,5 por ciento considera que disminuirá, contra el 29,5 por ciento no anticipó cambios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario