Economía

La industria del software mira expectante el 2018

El sector registró un récord histórico de exportaciones durante 2017. La cámara del sector pidió continuar con los beneficios para sostener la actividad

Domingo 29 de Abril de 2018

La industria argentina del software logró un récord histórico de exportaciones durante 2017 y los empresarios del sector esperan seguir creciendo en empleo, facturación y exportaciones en 2018, aunque advierten probables caídas a futuro por la incertidumbre que genera el fin de la vigencia de la ley de promoción del software.

La Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi), dio a conocer los resultados de la reciente encuesta del Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos (Opssi) de 2017, la cual arrojó que se alcanzaron los u$s 1.699 millones de dólares en exportaciones, un aumento promedio del empleo del 3,5% y un crecimiento en las ventas totales del 28,3% en pesos.

El Opssi informó que de acuerdo con la cuenta corriente de servicios que publica el Indec en la balanza de pagos, el 2017 marcó un récord histórico en exportaciones de software con u$s 1.699 millones superando el máximo del año 2012 (u$s 1.533 millones).

"El 2017 ha sido un gran año de recuperación para la industria del software con un récord histórico en las exportaciones y una gran cantidad de nuevos empleos llegando a los 107.100 profesionales del software entre registrados y no registrados, y ventas por u$s 2.237 millones en el mercado interno, de los u$s 3.837 de todo el mercado", expresó Aníbal Carmona, presidente de Cessi.

La encuesta midió también las expectativas para el 2018 y reveló que los empresarios, si hubiera talento informático suficiente, aumentarían su plantel de profesionales hasta un 13,6% lo que implicaría la creación de más de 13.100 nuevos puestos de trabajo registrados. Al mismo tiempo, los empresarios de la industria del software esperan poder crecer en 2018 casi un 26% y aumentar las exportaciones en un 15%.

"El mercado total de la industria del software alcanzó los $ 64.494 millones de pesos, un 28,3% superior que el año pasado, con récord histórico en exportaciones compuestas por el 56,2% proveniente de Norteamérica (Estados Unidos, Canadá y México), 32.2% de Latinoamérica y América Central y un 11,6% del resto de los países", sostuvo Gustavo Guaragna, miembro de la comisión directiva de Cessi a cargo del Opssi.

Los gastos en recursos humanos continúan representando uno de los principales costos en los que incurren las organizaciones del sector, siendo de un 73%. Al momento de encontrar a estos talentos, el perfil más demandado fue el de desarrollador de aplicaciones, que presentó dificultades del 80% de las empresas en la categoría senior para cubrirlo.

El Opssi consultó además a los empresarios que están adheridos a la promoción de la ley de promoción software, que ya son más de 400 empresas, en cómo afectaría su actividad si la misma no se prorrogara. Al respecto, los empresarios respondieron que sería negativo para la mayoría de las empresas: un 58% de las empresas espera caídas en su facturación para 2020, un 60% espera caídas en sus exportaciones, un 69% espera caídas en el empleo, un 74% caídas en las inversiones en I+D+i, y un 96% caída en sus márgenes neto de utilidad.

"Desde Cessi, apostamos y confiamos en que lograremos un consenso con el poder ejecutivo y legislativo para lograr la promulgación de una ley similar o prórroga que nos permita seguir generando empleo de calidad, seguir aumentando las exportaciones con una balanza comercial positiva y generando más propiedad intelectual. Y de esta manera, mantener la inversión y expectativas positivas que hoy tenemos los empresarios para el crecimiento de la industria del software", dijo Carmona.

De acuerdo al estudio realizado por la Comisión de Impuestos y Seguridad Social de Cessi del fin de la vigencia de la ley del software, que fue presentado este mes de abril a más de 150 empresarios, concluyó que, aun teniendo en cuenta la reciente reforma tributaria, los aportes patronales de los sueldos promovidos aumentarán 31,7% en 2020, lo que implica un aumento en los recursos humanos directos promovidos superior al 5% que, sumado a la caída de los convenios de IIBB vinculados a la vigencia de la ley, provocaría una caída promedio del margen neto de utilidad de las empresas de 6,25 puntos lo que impactaría en un descenso de los resultados netos entre un 36% y 70% dependiendo del tipo de empresa.

"Una ley como la de promoción del software es esencial para nuestro objetivo estratégico de lograr emplear 500.000 profesionales en software y superar los u$s 10.000 millones en exportaciones para 2030, y alcanzar así una mayor transformación digital de nuestra sociedad que nos lleve hacia la economía del futuro, la economía del conocimiento, para lograr mayor inclusión y progreso social", concluyó el presidente de Cessi.

Una carrera poco buscada por mujeres

Los profesionales vinculados al área de la informática son muy demandados en la actualidad. Es más, muchas veces siendo apenas estudiantes los jóvenes ingresan a una empresa y consolidan su conocimiento en el trabajo diario a la par del saber adquirido en la carrera. Un dato llamativo entre los profesionales de la programación es el bajo porcentaje de mujeres que forman parte de esta actividad. En el período 2010-2015 se registraron 102.800 nuevas inscripciones en carreras relacionadas con programación y, de este total, el 16,02% corresponden a ingresos de mujeres y 83,98% a varones.

Los datos surgen del relevamiento realizado por Chicas en Tecnología (CET). La organización sin fines de lucro que busca cerrar la brecha de género en tecnología anunció los resultados y conclusiones del primer relevamiento cuantitativo de mujeres en programación de la Argentina, que comenzó en septiembre de 2017 y contó con el apoyo de Medallia.

"Desde Chicas en Tecnología trabajamos para cerrar la brecha de género, principalmente a través de nuestros programas e iniciativas orientadas a mujeres adolescentes. Los datos son clave para conocer el impacto, en especial aquellos que dan cuenta de la formación en el nivel universitario. En la Argentina, hasta el momento, no existía una base de datos pública nacional y abierta de estudiantes de carreras relacionadas con la programación. Esta información es necesaria para dejar de lado las percepciones, trabajar sobre números precisos y saber dónde y cómo mejorar", afirma Melina Masnatta, cofundadora y directora ejecutiva de Chicas en Tecnología.

El estudio destaca que los números de las inscripciones de mujeres resultan muy por debajo en comparación a las de los hombres. A tal punto que, entre los años 2010 y 2014, se inscribió 1 mujer cada 5 varones. Esta situación empeora en 2015, año en el cual ingresó sólo 1 mujer cada 6 varones. Asimismo, los datos relevados muestran que 2011 es el año con mayor cantidad de nuevas inscripciones de mujeres con un total de 2.964 y 2015, el menor, con 2.544.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario