Economía

La industria busca un piso tras un mal semestre

La peor parte de la crisis se la llevan las pequeñas y medianas empresas. Un estudio del Observatorio Pyme revela una leve caída de la rentabilidad.

Domingo 02 de Septiembre de 2012

Algunos indicadores económicos encendieron las luces de alerta y pusieron en evidencia que el 2012 sería un año con un menor crecimiento. Sin embargo, algunos analistas avisoran un cambio de tendencia. Aunque la economía sigue operando por debajo de los niveles de un año atrás, en julio evidenció una parcial mejoría. Según el Indice General de Actividad (IGA) que realiza el estudio Orlando Ferreres, la actividad económica presentó una variación interanual negativa de 1%, pero se recuperó 0,9% con respecto al mes anterior. Fue su primera suba en cuatro meses. No obstante, esta realidad constata con la actividad en las pymes industriales —un segmento muy sensible a los vaivenes económicos— donde la caída de las ventas durante el segundo trimestre del año mantuvieron su tendencia decreciente y el nivel de empleo también comenzó a mostrar signos negativos.

   Aunque todavía es prematuro afirmarlo, el dato de julio del IGA podría estar anticipando una recuperación de la actividad agregada en la segunda mitad del año, tras un primer semestre para el olvido. Aún así, la posible recuperación del segundo semestre será más importante para determinar con qué impulso comienza la actividad económica el 2013, que para definir el crecimiento de 2012.

   A nivel sectorial, el principal responsable de la mejora de julio fue la industria, justamente una de las actividades más golpeadas en el primer semestre.

Las pymes. Mientras tanto, las pymes industriales la están pasando mal. Durante el segundo trimestre del año se produjo una caída del nivel de actividad que se reflejó en una disminución de sus cantidades vendidas respecto al trimestre anterior (-5,8%), y en términos interanuales (-4,4%).

   Según el útlimo estudio de la Fundación Observatorio Pyme, los empresarios perciben un debilitamiento del nivel de demanda (el 60% la califica como “débil”), aunque no manifiestan haber incrementado su nivel de stock. También advierte que comenzó a evidenciarse una leve disminución en la ocupación.

   Por otra parte, un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) afirma que el débil desempeño que tuvo la industria durante el primer semestre del año se tradujo en una fuerte caída de la utilización de la capacidad instalada. En el sexto mes del año, y de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), redujo en más de cuatro puntos porcentuales esta utilización respecto al mismo mes de 2011 y se ubicó en el 72%, apenas por encima de los niveles que evidenció en junio del año 2009.

   Sobre la evolución de costos y precios, el informe de la Fundación Observatorio Pyme indicó que desde finales de 2011 se estabilizó en torno al 35% el ritmo de crecimiento anual de los costos directos de producción de las empresas. Sin embargo, más del 80% de los encuestados dijo haber tenido aumentos tanto de los costos de materias primas e insumos de producción como salariales.

   Asimismo, desde el cuarto trimestre de 2011 se desaceleró levemente el incremento en los precios de venta de las pyme industriales. En el segundo trimestre de este año la variación anual fue del 19,8% vs. 25,8% en el mismo período del año anterior, subraya la Fundación Observatorio Pyme.

   Por su parte, las expectativas para el corto plazo respecto a la evolución de las ventas se tornaron menos optimistas. Si bien 1 de cada 4 espera aumentar el nivel de facturación en el próximo trimestre y otro 46% espera mantener los niveles actuales; otro 28% cree que disminuirán sus ventas.

   En tanto, el empresariado aún se muestra conservador respecto a los planes de variaciones en el plantel de personal. El 79% dijo que no contratará ni despedirá trabajadores en el tercer trimestre.

   “Las expectativas se volvieron más negativas en cuanto a la evolución de rentabilidad y a los planes de inversión. La mitad de los empresarios cree que disminuirán sus utilidades de aquí a un año. Y sólo el 23% espera realizar inversiones en el próximo trimestre”, advierte Fundación Observatorio Pyme.

Facturación. El estudio destaca que la facturación de las pymes industriales aumentó el 13,1% en el segundo trimestre de este año, sosteniendo la tendencia positiva iniciada a comienzos de 2009. Sin embargo, las ventas no aumentaron significativamente respecto al primer trimestre del año.

   El nivel de cantidades vendidas por las pymes, que había dejado de aumentar a finales de 2011, se contrajo en un 5,8% en el segundo trimestre del año respecto del primero. Esto está en línea con lo ocurrido para el total de la industria manufacturera nacional, de acuerdo a diferentes fuentes privadas y oficiales.

   Sin embargo, la caída en el nivel de producción de las pyme industriales sí resultó en un uso menos intensivo de la capacidad instalada de producción de las mismas. En el segundo trimestre de este año la proporción utilizada del parque de maquinaria de estas empresas fue del 68,3%, seis puntos porcentuales por debajo del registro de un año atrás (74,2%), y el menor en los últimos tres años, reveló la Fundación Observatorio Pyme.

   En el total de la industria nacional la tendencia es la misma. Según el Iaraf, considerando el primer semestre de este año es posible afirmar que se ha operado en promedio con un 74% de capacidad instalada, nivel que resulta inferior en 3 puntos porcentuales al observado en el mismo período del año pasado.

   “Evidentemente, la menor utilización de capacidad instalada es reflejo de un menor dinamismo en la fabricación y los sectores más perjudicados fueron los que más sufrieron la merma en producción, como es el caso del automotriz. No obstante, mientras que algunos bloques mostraron una caída en el uso de la capacidad instalada, otros registraron aumentos de producción y, en consecuencia, de utilización de las instalaciones. Tal es el caso del sector de papel y cartón”, puntualizó el informe del Iaraf.

Ranking de problemas. La suba de los costos directos de producción y la disminución en los márgenes de rentabilidad se mantienen como las principales preocupaciones de los industriales pyme. En particular, durante el segundo trimestre aumentó la relevancia de los problemas del empresariado por las subas en los costos salariales, con respecto al primer trimestre de este año. La Fundación Observatorio Pyme advierte que esto puede explicarse por un comportamiento estacional, ya que es en este período del año en el que en general se efectiviza el otorgamiento de aumentos salariales.

   En ese sentido, revela que desde finales de 2011 “se estabilizó el ritmo de crecimiento de los costos directos de producción de las pyme industriales, aunque la tasa de variación anual todavía se mantiene por encima del 35%”. La desaceleración en el ritmo de crecimiento de los costos “ya había sido registrada en otro período de caídas en el nivel de actividad como fue a fines de 2008”, detalló.

Costos y rentabilidad. Al igual que lo ocurrido con los costos de producción, desde el cuarto trimestre de 2011 se desaceleró el ritmo de crecimiento del nivel de precio de venta de los productos fabricados por las pyme industriales. Los aumentos de los precios y los costos de producción de las pymes presentan la misma tendencia. Pero los empresarios no pueden trasladar totalmente las subas en los costos a los precios de sus productos, con lo cual los márgenes de rentabilidad de las firmas se ven afectados.

   El 69% de los industriales manifiesta que la rentabilidad de su firma cayó en el último año. La proporción es similar a la de dos años atrás.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS