Economía

La fábrica de artistas

La producción creativa gana importancia como una actividad económica en la región. Tanto desde el gobierno provincial como desde las administraciones locales se estudian planes para fomentar la producción de contenidos que va desde la publicación de libros hasta la creación de videojuegos.

Domingo 27 de Abril de 2008

"La importancia de las industrias culturales aumenta sin cesar: edición, música, medios audiovisuales, correo electrónico, videojuegos, internet. Por su dimensión internacional, resultan un elemento determinante para el futuro de la libertad de expresión, de la diversidad cultural y el desarrollo económico". La frase de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) resume el espíritu que se le quiere imprimir a este sector en la provincia de Santa Fe.

Como muestra de lo que puede significar para una provincia promover el desarrollo de sus industrias culturales está el caso de la Ciudad de Buenos Aires, que desde hace años cuenta con un área dedicada al sector, que logró posicionar y consolidar las producciones porteñas. Los últimos números de la Dirección General de Industrias Culturales del gobierno de la Capital Federal señalan que se trata de un sector que genera anualmente más de 5.500 millones de pesos. Con un producto bruto porteño que se ubica en 69 mil millones de pesos, la relevancia de las industrias culturales no es para nada despreciable ya que representa un 8 por ciento de la actividad economía del distrito.

Sobre la base de que las industrias culturales favorecen la creación de empleos calificados y que el sector conjuga cantidad y calidad del trabajo, Santa Fe busca consolidarse como una provincia que apoya y promueve a esta rama de la economía integrada por las más diversas actividades que tienen como motor el ingenio y la creatividad.

La gestión de Hermes Binner creó la Secretaría de Industrias Culturales, dependiente del Ministerio de Cultura e Innovación que dirige Chiqui González, y le dio un espacio preponderante en la agenda de gobierno. Haber incluido la nueva área bajo la órbita de Cultura marca la importancia del aporte de las producciones de las industrias culturales como una representación de la idiosincrasia provincial, algo que va más allá de convertirlas en un actor relevante de la actividad económica santafesina.

Pedro Cantini, secretario de la nueva área de gobierno, arrancó su gestión realizando reuniones justamente con los actores directos del sector y ahora se prepara para presentar oficialmente los primeros programas de apoyo a las industrias culturales. Es que la veta financiera es una de las mayores dificultades para consolidar los proyectos existentes en la provincia y muchas veces, la traba para el crecimiento de las actividades y producciones regionales.

Plata fresca

Por eso, en la segunda mitad del año la Secretaría de Industrias Culturales de la provincia pondrá en marcha tres líneas de ayuda económica destinadas a los emprendimientos vinculados con la producción editorial, audiovisual, del disco y para internet que deseen llevar a la práctica sus ideas, pero también para aquellos que requieran reforzar la circulación del producto, dado que la comercialización por lo general es una etapa crítica para las producción de las industrias culturales.

"Partimos de un recorte del campo de las industrias culturales. Al menos para esta primera experiencia en el Estado provincial nos vamos a centrar en la producción de libros, discos, cine, producción audiovisual en general y contenidos en internet aunque puede ser mucho más vasto según el recorte que realizan los organismos internacionales", indicó Cantini.

Sobre los programas que se lanzarán a mediados de año, el funcionario explicó que uno tiene que ver con el estímulo a la producción editorial y aclaró que está pensado tanto para las editoriales existentes como para la formación de nuevos grupos editores vinculados tanto al disco como al libro.

También se brindará apoyo a la producción audiovisual, un complejo que por las condiciones de realización y producción necesita ser tratado de una forma diferente. "Dentro del espacio audiovisual hay diferentes realidades, no es lo mismo cine que documental o contenidos periodísticos para televisión", precisó Cantini.

Además, habrá otra línea exclusivamente orientada a favorecer la circulación del libro, el disco o el audiovisual. "Queremos colaborar con los actores que existen en la producción pero también mejorar los canales de circulación, generar nuevos espacios de difusión y de conocimiento, de promoción. Lograr que esta producción circule en los medios", subrayó.

Si bien todavía no están definidos los montos que otorgarán cada programa, el titular del área anticipó que la convocatoria se realizará por medio del llamado a concursos y destacó que se promoverá la actividad asociativa. "La provincia junto a los productores en proyectos puntuales", indicó.

Otro punto importante para el desarrollo de las industrias culturales es contar con recursos humanos calificados. Por eso, además de la enseñanza formal que surge de las reconocidas instituciones educativas que tiene la provincia, Cantini contó que se está diseñando un programa de capacitación junto con el Ministerio de Trabajo de la Nación.

También se están armando articulaciones con el Ministerio de la Producción, que dirige Juan José Bertero, ya que existen muchas empresas vinculadas a servicios como iluminación, de organización de eventos o de diseño gráfico o web que se manejan en un ámbito informal y podrían generar mayores recursos si ingresan al mercado formal.

Incubadoras

En el plano local, la Municipalidad de Rosario también tiene en agenda el tema de las industrias culturales. Sergio Barrios, director de Relaciones Internacionales, explicó que el municipio salió a buscar fondos de cooperación internacional para financiar incubadoras de empresas de base cultural y adelantó que es posible que a mediados de año se largue una convocatoria con fondos de la cooperación europea.

"Existen experiencias de muchas ciudades que han hecho apuestas a esta incubadora, a esta metodología de trabajo y tuvieron muy buenos resultados. Río de Janeiro tiene mucha trayectoria en todo esto y estamos estudiando ese caso porque consideramos que Rosario tiene un potencial enorme en esta área", explicó.

Proyectos locales

Sobre la base de que ya existen iniciativas en la ciudad "que se hacen a pulmón" y por lo general tienen dificultades para conseguir financiamiento, la Municipalidad decidió salir a buscar fondos para promover al sector.

La idea es que al menos el gobierno pueda aportar el 50 por ciento de los fondos que se requiere para la incubación de una empresa y el otro 50 por ciento lo pueda aportar el que tiene la idea, aunque se contempla un período de apoyatura sin gastos para el emprendedor.

"Con las incubadoras se pueden desarrollar las ideas, pueden crecer y lanzarse al mercado. En nuestra ciudad hay muchas condiciones para que este sector se desarrolle y se potencie aún más", subrayó Barrios.

Por otra parte, aclara que "para nosotros es un sector que puede generar recursos y posicionar a Rosario como una espacio privilegiado de desarrollo de la cultura, entendida en un término amplio, de generar oportunidades de una nueva forma de entender el trabajo donde se premia al emprendedorismo".

Un espacio de promoción

El concejal Osvaldo Miatello también se metió de lleno en el tema al presentar un proyecto de ordenanza para la creación de un Foro Rosarino de Industrias Culturales (Frac) dentro de la órbita de la Secretaría de Producción de la Municipalidad.

El legislador advierte que la cultura puede convertirse en un servicio público o privado económicamente rentable, así como un instrumento útil para la consolidación de la identidad e integración de la sociedad y sostiene que "el Estado debe fomentar la creación de empresas culturales, motivando a los ciudadanos a explotar sus capacidades creativas, dado que los emprendimientos de base cultural pueden fomentar la creación de nuevos empleos".

El tema es tan amplio que todas los aportes suman. Lucio Guberman, ex coordinador del Programa de Industrias Culturales de la provincia durante la gestión de Jorge Obeid, considera que es importante poner la mirada en el capital cultural de la ciudad y la región ya que "es sobre los emprendimientos culturales que se puede asentar algo mucho más perdurable que un boom".

El ex funcionario advierte que puede generar "un auténtico desarrollo cultural que genere riqueza y, sobre todo, construya valores propios para vivir en la globalización".

Sobre la base de que el sector favorece la creación de empleos calificados, por lo tanto la industria cultural conjuga cantidad y calidad, el aporte que realiza también es beneficioso para municipios y comunas porque evita el éxodo de jóvenes, entiende Guberman.

Por lo tanto, para que los esfuerzos sean estratégicos advierte que hacen falta instituciones que los sostengan a mediano y a largo plazo y subraya que es importante que en el ámbito estatal o en forma público-privada se generen instancias de definición y gestión de políticas culturales de amplio rango.

"Estas políticas, además de crear y fortalecer empresas de base cultural, podrían ayudar a Rosario a captar oportunidades culturales como la instalación del museo de Arte Oriental, o del instituto Cervantes", explicó.

Marco institucional

El ex coordinador del Programa de Industrias Culturales de la provincia sostuvo que la primera línea de acción para potenciar la industrias culturales es "crear una institucionalidad que sostenga la perspectiva estratégica", aunque señala que la capacitación es otra acción necesaria.

"La participación de las universidades es clave en esto, puesto que en muchas actividades de base cultural hay todavía una brecha importante entre calificación y producción, se requieren actividades de formación de recursos humanos para llegar a productos y servicios con posibilidades serias en los mercados", subrayó.

En tercer lugar mencionó que hace falta conocimiento e investigación para saber qué pasa en el mundo y así poder competir a nivel mundial.

"El talento solo no basta, es condición necesaria pero no suficiente", consideró.

Una cuarta línea tiene que ver con la creación de empresas de base cultural.

Si bien Guberman advierte que esto está ocurriendo, ya que hay un importante crecimiento en Rosario de las empresas dedicadas a la traducción, y otros servicios ligados al idioma, considera que se pueden impulsar muchas actividades más, desde los estudios de animación a las artesanías dado que el abanico es amplio en cuanto a tradiciones, usos de tecnología y segmentos de mercado potenciales.

"Pero hay que meter el talento en empresas, sino se desvanece en el aire", remató el ex funcionario..

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario