Economía

"La economía necesita estímulos", sostiene el CEO de Volkswagen

Thomas Owsianski, nuevo CEO de la empresa, considera clave que la Argentina desarrolle políticas para el consumo y la producción.

Domingo 17 de Noviembre de 2019

Thomas Owsianski, es presidente y CEO de Volkswagen Argentina. Hace tres meses llegó al país desde China. La compañía decidió que quería un ejecutivo de su experiencia comandara el grupo en un momento crítico para la industria automotriz nacional. El directivo de origen alemán, que tiene 27 años en el sector y trabajó “en 8 países de 4 continentes”, está convencido de que es todo un “desafío” encarar la dirección del Proyecto Tarek, una plataforma global para la fabricación de un nuevo SUV de la marca, en un mercado como el local, con “tantas fluctuaciones”. Con ese contexto, consideró clave trabajar desde la exportación y el mercado interno. “La economía argentina necesita un estímulo al consumo, porque ahora, sin estímulo nada es posible. Esto no es un comentario político, es fáctico”, sentenció y planteó que medidas de esta naturaleza son el puntapié inicial para que el sector “al menos deje de caer”.

—¿Qué lugar ocupa la Argentina en la operación de Volkswagen?

—Volkswagen sólo tiene siete compañías integrales, es decir con todas las funciones de producción, ventas y marketing, fuera de Alemania. En América latina hay tres y una de ellas es en Argentina, junto a Brasil y México. Por lo tanto, es muy importante.

—Le toca asumir este puesto en un momento complicado para la industria automotriz argentina ¿Qué desafíos se le presentan?

—Esta situación es la razón por la cual estoy aquí. Estaba en China y debido a esta coyuntura me buscaron. Además, para conducir un proceso como el actual, en el cual Volkswagen está haciendo inversiones enormes en Argentina, que suman 650 millones de dólares en Pacheco. Incluyen una nueva planta de pintura con tecnología de última generación, única en el país, que asegura la sustentabilidad a futuro; y además, el proyecto Tarek para la fabricación del nuevo SUV. Es una fábrica completamente nueva que será capaz de producir vehículos de VW como plataforma global y fácil de adaptar para producir nuevos productos. Vamos a estar en el mismo nivel de calidad y tecnología que el resto del mundo y con un producto en el segmento (SUV) que está creciendo. Esto es muy importante para Argentina, porque en un mercado con tantas fluctuaciones necesitábamos un producto con un alto porcentaje de exportaciones. Además, tenemos una inversión adicional en Córdoba en la planta de cajas de velocidad, que se exportan en un 90%. En lo personal, este contexto desafiante es para a mí un desafío.

Estuve en Estados Unidos, en Budapest y también en Moscú (Rusia). En este último caso fue interesante porque fue en el marco de una crisis enorme, más grande que la de acá, cuando el precio del crudo bajó de u$s 100 a u$s 29 y el mercado cayó de 3,5 millones a 1,2 millones de unidades en tres o cuatro meses. Fue difícil. También trabajé para General Motors cuando estuvieron en concurso de acreedores. Estuve en Praga (República Checa), en Shanghai (China), en San Pablo (Brasil), nuevamente fui a Beijing (China) y ahora Argentina.

—En este contexto ¿qué metas tiene y qué posibilidades de expansión se presentan?

—Es difícil proyectar. Ahora es imposible planificar el mercado. Pero sí puedo decir que el proyecto Tarek tiene un gran potencial porque en el segmento de SUV en Argentina y en América del Sur hay muy pocos productos. Por ejemplo, en China hay más de 300 SUV y acá no más de 30 y, puntualmente en el vehículo del proyecto Tarek, hay solamente uno o dos productos en el mercado. Hay para crecer.

—¿Es una plataforma regional y para la exportación?

—Sí, totalmente. Y eso es muy importante. Nosotros exportamos la Amarok en toda América del Sur y globalmente. El Tarek será un verdadero producto de exportación. El destino número uno será claramente Brasil, luego Argentina y después otros países de Latinoamérica.

—¿Cómo incide en estos planes el complejo panorama local, el de la economía brasileña y los problemas entre ambos países?

—El mercado de Brasil está creciendo un poco, un 10% aproximadamente y VW lo hace mucho más con la nueva ofensiva de productos. Tiene casi el 5% de market share. La situación es mucho mejor que aquí, pero no es perfecta tampoco, porque la economía brasilera va a crecer este año un 1%. En un momento fue un mercado de casi 4 millones de autos y hoy está en unos 2,8 millones.

—Hace poco se firmó el nuevo acuerdo de libre comercio administrado ¿Hay algún desafío específico dentro del Mercosur a partir de esto?

—Fue lo más importante para nosotros, porque las terminales pueden tener un plan a futuro para desarrollar productos y tener previsibilidad. Esto es hasta 2029 y veremos si luego habrá mercado libre.

—También se firmó este año el acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea ¿Cómo incide en una empresa global como VW?

—Generalmente el impacto es positivo porque un mercado libre funciona mejor. Pero hay que tener en claro que países como Argentina y Brasil necesitan mayor competitividad para competir con la UE. Un mercado libre en forma inmediata sería complicado.

—¿Tuvieron algún contacto con las autoridades electas del país? ¿Qué agenda le plantean como industria o compañía?

—Estamos trabajando sobre algunos puntos de interés para el sector entre los que se incluyen lograr mayor competitividad, productividad y consumo. Pero lo hacemos a través de la cámara sectorial, Adefa.

—¿Hacia dónde se orientarían los lineamientos generales?

—Hay diferentes aspectos. Tenemos que trabajar desde la producción hasta aspectos vinculados con la exportación y el mercado interno. Es muy importante aclarar que la economía argentina necesita un estímulo al consumo, porque ahora, sin estímulo nada es posible. Esto no es un comentario político, es fáctico. Argentina necesita, como mínimo, parar de caer. Hay que trabajar en el consumo, en medidas orientadas a la financiación que hoy está complicada, a tasas razonables, tanto para clientes como para las compañías.

—¿Herramientas como en su momento fueron los Plan Canje?

—Sí. Toda herramienta que incentive el consumo y que permita la financiación a un costo menor al actual va a ayudar.

—El último informe del FMI menciona al difícil momento de la industria automotriz como uno de los factores de desaceleración global ¿Comparte este análisis?

—Para nuestra marca hubo un evento súper importante estos días: el inicio de la fabricación de vehículos eléctricos para calle de Volkswagen en China, con nuestro partner en Shanghai. Y también en Alemania. Fueron días históricos para el proceso de transición al vehículo eléctrico. Está claro que la transición será completamente diferente en China que en Argentina o Alemania, pero fue un hito. Globalmente es difícil balancear todas las cosas que están ocurriendo en este momento. Como siempre, en nuestra industria hay riesgos, oportunidades, pero finalmente en los últimos quince años o más, la industria automotriz creció mucho globalmente porque hay muchos mercados que tienen un porcentaje de automovilización muy bajo, como es el caso de Africa, que tiene mucha población pero baja cantidad de autos. Soy siempre optimista. Es obligatorio en nuestra industria.

Un SUV que llega para ganar el mercado

Las perspectivas de Volkswagen Argentina sobre el mercado doméstico son conservadoras para el año que viene, pero muy alentadoras para 2021. Por esa razón, la compañía puso primera para llegar a esa fecha con el lanzamiento del nuevo SUV que surgirá del proyecto Tarek que están desarrollando en su planta en Pacheco. “Estamos viendo para este año una industria que debería estar cercana a las 435 mil unidades, el año próximo estamos lo vemos más o menos estable. Probablemente el siguiente, en 2021, vivamos una fuerte recuperación de la industria”, detalló Guillermo Fadda, vicepresidente de ventas y marketing de VW en el país.

Para estar competitivos, “estamos haciendo una apuesta a nivel regional muy importante, que es el proyecto Tarek, con un vehículo que entrará en el segmento de los SUV, que todavía es chico en Argentina porque sólo pesa 14% y tiene potencial de crecer en forma exponencial”, dijo.

Se trata de un auto que se posicionará entre el modelo T Cross y la Tiguan, aunque más abajo en gama que la Touareg. Prevén comenzar con la producción a fines de 2020 y la comercialización en 2021. “Es un producto para un segmento donde hoy hay pocos competidores y tendrá los estándares de calidad de Volkswagen, en cuanto a terminaciones, diseño, y además con motores de nueva generación, eficientes, de alta performance”, agregó Fadda.

“Tenemos un portafolio de productos con todo lo necesario para volver a luchar por el liderazgo también en 2020”, agregó Fadda. Desde hace 15 años VW lidera el mercado argentino y pretenden repetir esta performance en 2019. “La cuota de mercado al final de este año debería estar alrededor del 15,5% y el principal motivo fue la aceptación que tuvo la T Cross y los nuevos productos que vienen con la tecnología MQB, como el Polo o el Virtus”, agregó. En pick ups con la Amarok, VW prevé mantener la segunda posición en el ránking nacional de ventas con su versión V6, que representa el 30% de la comercialización de la compañía en el país, motorizada por la demanda del sector agropecuario.

Los ejecutivos estuvieron en Rosario reunidos con concesionarios locales. Son optimistas sobre un crecimiento a nivel de cuota de mercado en la zona, especialmente por la buena aceptación de la T Cross y la Amarok que tiene a nivel regional mejor performance que en el resto del país, y además, por “la buena respuesta del área de posventa, que muestra un aumento de la actividad”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS