Economía

La economía después de las elecciones

La violencia patronal que desató el año pasado la sanción de la ley de descanso dominical, es otra muestra de esta nostalgia por el estado de naturaleza.

Domingo 28 de Junio de 2015

La feroz apretada que un grupo de fundaciones empresarias le pegó al gobernador electo, poniendo en duda su legitimidad y recetándole pautas de gobernabilidad, exponen la virulencia con la que las corporaciones de negocios saltaron a la disputa política abierta.

Se percibe allí un salto de escala alumbrado, probablemente, en la apuesta de ciertos actores económicos a forzar un cambio de ciclo. La violencia patronal que desató el año pasado la sanción de la ley de descanso dominical, es otra muestra de esta nostalgia por el estado de naturaleza.

En el caso de las elecciones santafesinas, los viejos conocidos del ex intendente de Rosario leyeron en el ajustado triunfo electoral la oportunidad para ensayar la Gran Escribano, aquella filípica con la que el "círculo rojo" pretendió condicionar al recién electo Néstor Kirchner. El ex presidente, que venía de salir segundo en la primera vuelta ded elecciones presidenciales, redobló la apuesta y amplió su base de sustentación construyendo política contra esos sectores y esas conductas. No le fue tan mal. Civilizar a la burguesía requiere a veces gestos más duros que una caravana náutica.

Hay una distancia histórica entre hechos y personajes. Pero la advertencia a "quien resulte vencedor" de los comicios santafesinos sobre la necesidad de gobernar "con los consensos necesarios" porque "sólo representa a un tercio de la población" parece sacada del mismo manual.

En la práctica, reafirma el corrimiento del mapa político santafesino que ya se vislumbró en las primarias. Sobre todo, con la consolidación de una fuerza que ocupa todo el espacio de la derecha, desplazando los intentos del resto por congraciarse con ella. Aunque le pese, no hay ya posibilidad de que el nuevo gobernador les resulte simpático a las entidades que firmaron el comunicado.

En cambio, sí es posible para las autoridades electas hacer otra lectura del resultado comicial en tercios que, va de suyo aclararlo, nada tiene que ver con considerar que el mandatario representa sólo a la tercera parte de la población que lo votó.

Es posible pensar que los resultados electorales marcan, contra los pronósticos, que dos tercios de la población en condiciones de votar le dijeron que no a la expresión más genuina de la derecha política. No optó, si no rechazó directamente, la oferta que le presentó la fuerza a favor de la cual se firmó el cuestionado documento.

Hubo dos tercios que, con todos los peros que se pueden leer en la complejidad de los resultados, prefirieron votar a candidatos con historia y antecedentes políticos, avalar la constitución de frentes, defender la identidad política de los territorios, recuperar protagonismo partidario (caso paradigmático el del PJ provincial) y declinar el convite a comprar el marketing de la farándula. Este mapa se aprecia en las elecciones legislativas y en las de las grandes ciudades. En Rosario, donde el oficialismo también ganó ajustadamente, la vocación de cambio se consolidó con una lógica estrictamente política, que abrió paso a una generación surgida de la militancia y los movimientos sociales.

Se puede vislumbrar en este mapa político una ruta de consensos posibles entre distintos actores políticos, económicos y sociales. Pero no está claro que el molde sea el planteado en el comunicado de las fundaciones. La brújula parece marcar más bien una dirección distinta, vinculada a la inclusión, el arbitraje estatal a favor de los más vulnerables y la búsqueda del equilibrio económico, territorial y social. Resta por ver como se darán, si se dan, esas articulaciones en la agenda de Estado.

En la Legislatura provincial hay un grupo de iniciativas que involucran cambios impositivos relacionados con vivienda y medio ambiente.

A nivel municipal, está pendiente de aprobación en las principales ciudades de la provincia la adhesión al descanso dominical.

Hay temas y áreas que seguramente interpelarán a las políticas públicas en los próximos años, como la vivienda, el empleo y la protección de los trabajadores en el marco de una puja distributiva más áspera. Hay procesos de cambio en la producción agropecuaria que el actual gobierno provincial abordó con programas específicos, que habrá que ver si se potencian. Y será interesante seguir el capítulo de la discusión sobre recursos federales cuando se defina el cambio de conducción nacional. Es probable que, en cualquiera de los casos, se dé entre actores que comparten la misma visión del federalismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS