Economía

La economía argentina espera definiciones políticas

El mercado recibió a Mauricio Macri con una toma de ganancias. No hay dudas de que había subido demasiado y es saludable que las cotizaciones se reacomoden a la espera de definiciones políticas. ¿Qué espera el mercado para las próximas semanas?  

Domingo 29 de Noviembre de 2015

El mercado recibió a Mauricio Macri con una toma de ganancias. No hay dudas de que había subido demasiado y es saludable que las cotizaciones se reacomoden a la espera de definiciones políticas. ¿Qué espera el mercado para las próximas semanas?

1) El match Alejandro Vanoli versus Mauricio Macri. El presidente del Banco Central puede ser removido por el presidente de la Nación, al igual que el conjunto de su directorio. Para ello necesita el previo consejo de una comisión del Honorable Congreso de la Nación. Luego de ello, podría remover al presidente, designar al nuevo presidente y su directorio en comisión, hasta tanto su pliego sea tratado en el Senado de la Nación. Vanoli puede hacer la gran Martin Redrado y resistir 15 días más, pero su final está sentenciado. Una demora de este tipo, puede trabar las decisiones en materia económica que tome el próximo presidente, y esto derivar en una mayor volatilidad en los mercados. En concreto, no se sabrá si se puede o no abrir el cepo el primer día de gobierno.

2) El nuevo equipo económico. Viene con un concepto claro, bajar las retenciones al campo, para lograr mayores exportaciones. Esto es un hecho, lo que no queda claro es si aplicara una política especial para el trigo (con cosecha escasa), o la soja actualmente retenida en el campo.

3) El gasto público: se divide en tres grandes rubros, un tercio son los gastos sociales (intocables), un tercio los subsidios energéticos y un tercio gastos de índole general. El próximo gobierno no tocará el gasto social, reducirá en un 25% los subsidios energéticos, y bajará o licuará los gastos generales. No hay que esperar una gran baja del gasto público, si cortar la inercia de crecimiento, que no es poco. Por ende, el tesoro seguirá conviviendo con déficit fiscal.

4) Financiamiento: será necesario establecer líneas de financiamiento para poder financiar el déficit fiscal, capitalizar el Banco Central, y pagar los intereses de la deuda pública a futuro. Ponernos al día con las deudas de corto plazo que nos deja la actual administración nos requerirá la suma de U$S 15.000 millones para los fondos buitres; u$s 12.000 millones para juicios con el Ciadi, u$s 8.000 millones para los importadores, u$s 12.000 millones para que las empresas puedan remesar sus utilidades al exterior, u$s 30.000 millones para capitalizar el Banco Central, us$s 30.000 millones para financiar el déficit del año 2016 y unos u$s 30.000 millones adicionales para iniciar un plan de obra pública, que no permita tener mayor energía y mejorar caminos y rutas. En total, son necesario u$s 147.000 millones.

5) Balance: Armarse de paciencia, porque estas cuatro medidas no serán sencillas de llevar adelante, ni su resolución será inmediata, ingresamos en el difícil juego de medir las expectativas. ¿Qué sucedió en los mercados? Antes de las elecciones los mercados esperaban el triunfo de Mauricio Macri, como es natural se compró con el rumor, y se está vendiendo con la noticia. De ahora en adelante juegan las expectativas. El mercado quiere saber cuánto demorará en irse el actual presidente del Banco Central, cuando ingresaran los primeros dólares de la venta de cosecha sin retenciones, y los nuevos crédito que se negociaran en el exterior, por último que tipo de cambio tendremos a futuro. Sin que se resuelvan estos tres interrogantes, no habrá dinero grande en los mercados. Al menos hasta que un rumor indique que camino se tomaran al respecto, o bien que orientación se tomara a futuro en estos temas. Por ahora, no le podemos pedir mucho más al nuevo presidente. Todavía no gobierna, no se hará cargo de problemas que el mismo no creó. Se tomará su tiempo para realizar el discurso de asunción, y trabajara en la estrategia de los primeros días de gobierno.
Los mercados seguirán paralizados o a la baja, hasta tanto no se filtren las probables medidas económicas a tomarse, el mundo acompaña poco, y Brasil parecería volver a tener dificultades. La inflación no cede en dicho país, volvió a tomar volatilidad el real, y la tasa de corto plazo se ubica en el 14,25% anual.

Conclusión: El dólar blue podrá ser el termómetro que nos indique si los problemas se van solucionando, o demoran más de lo previsto. Acciones y bonos ingresaran en un escenario de toma de ganancias. Para los que están de largo plazo, despreciar la baja; para los que están afuera, buen momento para ingresar midiendo muy bien los tiempos. Por 6 meses sigue el ahora 12, las ventas navideñas están aseguradas, lo que no tiene seguro son los precios, que no paran de trepar en estos días. Todos se cubren, la liquidez manda y hasta que no aparezcan nuevas noticias, a remarla en el dulce de leche. Si puede, tómese vacaciones de los mercados hasta el 10 de diciembre. Nos quedan solo 7 días hábiles, y muchos feriados por delante. Si no puede tomarse vacaciones, relajase, en la segunda quincena de diciembre, los mercados estarán muy volátiles, y deberá estar más atento que nunca.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS