Economía

La defensa del salario toma protagonismo en la calle

La CTA Rosario realizó un marcha esta semana y la CGT  se reunirá para definir acciones. Un capítulo más del impacto de la devaluación.

Domingo 23 de Febrero de 2014

Bajo la consigna unificadora de la defensa del salario y el empleo, representantes de sindicatos estatales y privados convocados por la CTA Rosario debatieron sobre las causas e impactos de la devaluación en el mundo del trabajo, y plantearon una serie de medidas de protesta, como la movilización que se realizó el jueves pasado.

   “Hablan de prudencia y moderación, y quieren hacer pagar el ajuste” a los asalariados, afirmó el secretario general de la CTA Rosario, Gustavo Teres, en la apertura del Encuentro de Trabajadores en Defensa del Salario, realizado el jueves 13 de febrero en la sede de ATE Rosario.

   Desde comienzos de año, Rosario y la región es el escenario de conflictos en los que se conjugan, de forma diferente en cada uno de ellos, una situación más ajustada de las firmas por la devaluación y el salto inflacionario, problemas sectoriales, políticas estatales y decisiones empresarias. El denominador común es el peligro de cientos de fuentes de trabajo. Una sucesión de empresas presentaron en las últimas semanas procedimientos preventivos de crisis ante el Ministerio de Trabajo de la provincia, un síntoma de dificultades en la actividad económica.

   Del plenario participaron unos 150 integrantes de ATE, Amsafé, Coad, UOM de Villa Constitución, Siprus, Aceiteros, delegados de la empresa Liliana y del sector bancario, portuario, lácteo y militantes de organizaciones territoriales, estudiantiles y políticas.

A lo largo de dos horas, las distintas intervenciones coincidieron en la responsabilidad de los diferentes gobiernos y sectores empresarios en la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, y en la necesidad de coordinar en conjunto acciones de protesta de cara a las próximas paritarias.

   Teres, también titular de la delegación local de Amsafé, señaló que hay una “puja distributiva”, a través de la cual se expresa “la contradicción capital-trabajo”. En cuanto a las próximas paritarias, indicó que hay “señales del poder político”: calificó el aumento de 11% a las jubilaciones como “obsceno” y un intento de “anclar y negociar a la baja” los salarios.

   En este sentido, sostuvo que “el gobierno de Santa Fe no ha aplicado políticas alternativas” y cuestionó la posición del secretario general de la CTA provincial, Jorge Hoffmann, alineado con Hugo Yasky: “Pelear 40% no es irresponsable, se ve que no necesita esa plata para vivir”.

Salarios y ganancias. Juan Pablo Casiello, secretario gremial de Amsafé Rosario, valoró el plenario como “una propuesta colectiva” para enfrentar la situación. Consideró que “las distintas burocracias sindicales juegan con gobiernos y empresarios”, y que los asalariados deben saltar un “corralito corporativo” para articular acciones de lucha.

   “La situación está que arde”, sostuvo el secretario adjunto de ATE Rosario, Raúl Daz. Aseguró que “ningún gobierno hace efectivo el mandato constitucional” del salario mínimo, vital y móvil, que calcularon en 9.500 pesos. Debe establecerse “en base a las necesidades de los trabajadores, y no del mercado”, sostuvo.

   Por su lado, Walter Nardi, dirigente del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario, aseguró que “la devaluación fue impuesta por grupos exportadores”. Convocó a “la unidad de organizaciones obreras a partir del salario, sin sectarismos” y a luchar por mejoras en “condiciones de trabajo”.

   Destacó que en el sector aceitero “se firmó un acuerdo puente, a sugerencia del Ministerio de Trabajo de la Nación y las patronales”, y subrayó la importancia de no acordar aún “nada definitivo”. Consideró que “los acuerdos de precios nunca funcionaron” y llamó a “no permitir la especulación empresaria”.

   En una sintonía similar, Carlos Ghioldi, referente de La Toma, criticó a las cadenas de supermercados. Denunció que Micropack y Coto tenían acumulados stocks de azúcar y yerba, a la espera de subas de precios. Sostuvo que “la remarcación empresaria” es un “saqueo a los trabajadores”, que debe avanzarse hacia el “control de los márgenes de ganancia” e implementarse “la cláusula móvil o gatillo” para que los salarios se reajusten en función de la inflación.

   Por su lado, Guillermo Díaz, despedido de la cooperativa Cooperar de Villa Constitución e integrante de la mesa de CTA Nacional, afirmó que se trató de “una devaluación consensuada” y que “se hizo trizas el relato ante la sociedad”.

Además, advirtió que la situación está afectando el nivel de empleo de la región: “Se pierden puestos de trabajo no en goteo, sino de a 30 o 40”.

Reformas estructurales. Gustavo Brufman, secretario de Derechos Humanos de CTA Rosario, indicó que “mientras se confisca el salario no se dice que está vigente la ley de entidades financieras de la dictadura”, y el comercio exterior sigue en manos de grandes empresas, extranjeras y locales.

   En este sentido, el documento de síntesis del encuentro expresa la necesidad de articular luchas reivindicativas —como el 82% móvil para los jubilados, la duplicación de las asignaciones familiares y planes sociales— con medidas de fondo como una reforma tributaria progresiva, que exima a los asalariados del pago del impuesto a las ganancias, elimine el IVA a los productos de la canasta básica y grave a los sectores de mayores ingresos.

Persecución sindical. Además, denunciaron distintas situaciones y las calificaron como ataques a la organización de los trabajadores.

   En ese punto hicieron referencia concreta a la persecusión sindical que enfrentan muchos trabajadores en la región y distintos puntos del país, como el caso emblemático de los petroleros de la localidad de Las Heras.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario