Economía

La compra de bonos siguen siendo buen negocio

Mientras que en Brasil los bonos de largo plazo rinden entre el 5% y 7% anual, en Argentina a corto plazo los rendimientos son muy elevados.

Domingo 14 de Junio de 2015

Es interesante conocer el mercado de los bonos en dólares, las acciones y su comparación con los bonos en pesos. Mientras que en Brasil los bonos de largo plazo rinden entre el 5% y 7% anual, en Argentina a corto plazo los rendimientos son muy elevados.

   En el mercado local un bono muy popular es el Boden 2015. Hoy cotiza a $ 1.199, con ese dinero se compran u$s 95 blue. Si un inversor compra este título hoy en octubre le devuelven u$s 103,50 en billetes constantes y sonantes, puestos en su caja de ahorro en dólares. Si habría un canje de estos bonos, recibiría un bono a más largo plazo. Cuando la rentabilidad es grande, los riesgos existen. Gana en cuestión de cuatro meses u$s 8,50 sobre una inversión de u$s 95 que representa una suba del 8,9%.

   Para muchos inversores encontrarse con los dólares en octubre no resulta un gran negocio. Desearían seguir cobrando una renta a futuro. Para ellos está la opción del Bonar 2017 que cuesta en bolsa $ 1.166. Vale menos que el Boden 2015 y se asegura por dos años cobrar igual renta que el Boden 2015 y seguir en la carrera de las inversiones en forma dolarizada.

   Si hoy compra el Bonar 2017 costaría unos u$s 92 blue. Este bonos pagan renta los meses de octubre y abril, cada renta es de u$s 3,50. Desde hoy a abril de 2017 se cobraría entre renta y amortización u$s 114. Esto implica que en 22 meses se ganarían u$s 22, lo que implica una ganancia porcentual del 24% anual en dólares.

   Si alguien desea más plazo, nada mejor que el Bonar 2024. Vale en bolsa $ 1.171, menos que el Boden 2015 y muy parecido al Bonar 2017. En dólares blue vale u$s 92,50. Este bono paga una renta anual de u$s 8,75, en dos cuotas que caen en noviembre y mayo de cada año. Si se mide la renta por el costo de su compra en dólar blue, su tasa de retorno a un año vista es del 9,5% anual en dólares. Es un “bonazo”. Este título te devuelve el capital entre el año 2019 y 2024 a razón de una cuota anual equivalente al 16,66% del capital. No se mide aquí el largo plazo sino su rentabilidad a corto plazo, y la alta liquidez que tiene el título para salir en cualquier momento vendiendo en pesos o en dólares billetes.

   La particularidad de estos bonos es que se pueden comprar en pesos y salir antes de su vencimiento en dólares. En la actualidad los tres títulos cotizan por encima de la paridad de u$s 100. En los últimos 12 meses la ganancia fue superior al 30% anual en dólares. Esta ganancia se refleja en la excelente performance que tuvieron los bancos en la bolsa, con ganancias superiores al 30% anual y cotizando en valores máximos.

   Para el inversor el bono es más predecible que las acciones, sabe cuándo cobra y termina la inversión. En las acciones la volatilidad será la compañera. Las acciones que mejor performance tuvieron fueron las bancarias Aluar y Siderar. La primera empujada por la cotización del aluminio que mostró una mejora sustancial. En el caso del Siderar, por el escenario de cambio político el año próximo.

   Las petroleras están muy atadas a la evolución del petróleo. El barril bajo desde los u$s 108 a los u$s 45. Hoy el barril cotiza en los u$s60 con una resistencia muy elevada en los u$s 62. Si superaría dicha marca podría ir a buscar una dura resistencia que tiene entre los u$s 75 y u$s 70.

   Por el momento resulta difícil una suba del petróleo ya que la oferta no cede y la demanda no luce muy alcista. Si bien se está entrando en el verano del hemisferio Norte, que es cuando se consume más gasolina, los altos inventarios de Estados Unidos juegan en contra.

   Por el momento, YPF y Petrobras son buenas apuestas a largo plazo. Por ende, los que ingresaron de corto plazo y tienen buenas utilidades, no sería malo protegerlas y arbitrar por acciones bancarias o título públicos.

   En Estados Unidos se inicia esta semana el debate por la suba de tasas de corto plazo, nadie sabe si la suba comenzará en septiembre o diciembre, pero toda la información indica que subirá en el año 2016. Culmina un largo ciclo de bajas tasas y comienza el ciclo de un dólar elevado, que es una mala señal para América latina.

Conclusión. El mejor amigo del inversor son los bonos en dólares soberanos. Dieron dólares billetes como renta, no defraudaron y con esta inversión no se paga impuesto a las ganancias y tampoco bienes personales.

   El gobierno está emitiendo bonos en pesos a tasas del 27% anual. Estos bonos son pan para hoy y hambre para mañana. Generan una buena rentabilidad hoy, que se puede ir como agua entre los dedos a futuro.

   En el Bonar 2017 para poner un ejemplo, en 22 meses rinde el 24% en dólares, para igualar al rendimiento del bono en pesos, debería operar una devaluación del 30% en dos años, eso implica un dólar oficial de $11,70 para abril de 2017.

   Para abril de 2017 el dólar oficial estará muy por encima de dicho valor.

En la actualidad si se compara la evolución de la moneda local y la moneda de Brasil para igualar el poder de compra, el peso argentino debería valer $ 14 por dólar. Si se mide la base monetaria sobre reservas da un valor similar. Sin dudas el Bonar 2017 es mejor opción que los bonos en pesos. El dólar oficial para abril de 2017 se ubicará muy por encima de $11,70.

   Animo, todavía hay buenas inversiones donde proteger el capital.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS