Economía

La Cepal propone crear un ingreso universal de emergencia

El organismo recomendó a los países de la región establecer una prestación que cubra la canasta básica. Espera 29 millones de nuevos pobres

Domingo 24 de Mayo de 2020

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal) insistió con la propuesta del organismo para que los países de la región desarrollen un ingreso básico de emergencia para proteger a la población más vulnerable de los efectos de la crisis económica mundial.

En un informe reciente, el organismo advirtió sobre el aumento de la pobreza y la indigencia en la región por la pandemia de coronavirus y estimó que el impacto de la enfermedad provocará también una mayor desigualdad en los países del área, entre ellos la Argentina.

En su informe “El desafío social en tiempos de Covid-19”, el organismo alienta el “reforzamiento de las medidas existentes de protección social”, así como “un ingreso básico para satisfacer necesidades y sostener el consumo”. Considera que “el desafío es fortalecer el Estado de bienestar para evitar otra década perdida”.

La Cepal alertó que las poblaciones de la región más afectadas por los efectos socioeconómicos de la pandemia serán las de mujeres, estratos de ingresos bajos y medios bajos, trabajadores informales, trabajadoras domésticas remuneradas, niños, niñas y adolescentes; jóvenes, personas mayores, población rural, pueblos indígenas, afrodescendientes, personas con discapacidad, migrantes y personas en situación de calle.

“La pérdida de ingresos afecta sobre todo a los amplios estratos de población que se encuentran en situación de pobreza y vulnerabilidad, así como a las personas que trabajan en actividades más expuestas a despidos y reducciones salariales y, en general, en condiciones de precariedad laboral”, señaló la Cepal.

En ese marco, la pobreza en América latina aumentaría al menos 4,4 puntos porcentuales (28,7 millones de personas adicionales) en un año, por lo que alcanzaría a un total de 214,7 millones de personas (el 34,7% de la población de la región). Entre estas personas, la pobreza extrema aumentaría 2,6 puntos porcentuales (15,9 millones de personas adicionales) y llegaría a afectar a un total de 83,4 millones de personas.

También habría “un fuerte deterioro de la posición de las personas que pertenecían a los estratos medios, aunque los impactos disminuyen a medida que se avanza en la escala social”, con lo cual “los estratos medios bajos serían los más afectados”.

La Cepal estima que “se deterioraría la situación económica de al menos un 15% de estas personas: 16,7 millones pasarían a pertenecer a estratos de bajos ingresos, pero aún fuera de la pobreza, en tanto que 2,5 millones quedarían en situación de pobreza, principalmente no extrema”.

Los estratos intermedios sufrirían un deterioro menor, ya que sólo el 11% de las personas pasarían a estratos inferiores (10,7 millones), quedando en su mayoría en el estrato medio-bajo (9,1 millones).

Ingreso de emergencia

Para enfrentar los impactos socioeconómicos de la crisis, la Cepal propuso “que los gobiernos garanticen transferencias monetarias temporales (entre tres meses y un año) para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares, lo que será crucial para lograr una reactivación sólida y relativamente rápida”.

El organismo reiteró que “el alcance de esas transferencias debe ser permanente, ir más allá de las personas en situación de pobreza y llegar a amplios estratos de la población muy vulnerables a caer en ella, como los estratos de ingresos bajos no pobres y los medios bajos”, lo que permitiría “avanzar hacia un ingreso básico universal”.

La Cepal remarcó que “es el momento de implementar políticas universales, redistributivas y solidarias”.

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, reafirmó que los países de la región otorguen por seis meses un Ingreso Básico de Emergencia (IBE) a la población en situación de pobreza.

El instrumento debería alcanzar un monto tal que permita a cada beneficiario cubrir la adquisición de una canasta básica de alimentos y otras necesidades mínimas.

En un encuentro virtual con 210 representantes de la sociedad civil de América latina y el Caribe, la titular de la Cepal pidió “un nuevo pacto social fiscal y productivo, así como sistemas de protección social universal”.

El organismo dependiente de Naciones Unidas estima para el 2020 una caída económica del 5,3% en la región, con la destrucción de 12 millones de puestos de trabajo.

Frente a este panorama, que significará la crisis más importante desde 1930, la Cepal resalta la necesidad de “tener un espacio más claro para ampliar la fiscalidad”.

Evasión

En este sentido, pidió poner el foco en el combate a la evasión y elusión fiscal al remarcar que “corresponden al 6,3% del PBI regional, y representan tres veces el gasto requerido para cubrir por seis meses a todas las personas que se encontrarán en situación de pobreza en 2020”.

Bárcena también sugirió que la región proponga al FMI la emisión a gran escala de los Derechos Especiales de Giro (DEG).

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario