Economía

La calificadora Fitch bajó su pronóstico de crecimiento sobre la Argentina

Cayó de 2,6 por ciento al 1,3 por ciento la expectativa de expansión para 2018. Es por el aumento de los precios y la caída del salario real, el consumo y la inversión. .

Martes 12 de Junio de 2018

La calificadora Fitch redujo desde el 2,6 por ciento hasta el 1,3 por ciento la proyección de crecimiento para Argentina en 2018 y calculó una inflación de 27,5 por ciento para este año.

"Fitch proyecta ahora una suba de la inflación en Argentina de 27,5 por ciento para todo 2018 con motivo del traslado a precio de la devaluación del peso, lo que perjudicará el salario real y la confianza, mientras que el ajuste fiscal y monetario pesará en el consumo y la inversión", indicó la calificadora de riesgo en un documento difundido ayer.

Con este panorama, rebajó el pronóstico de expansión del PBI de 2,6 por ciento a 1,3 por ciento. Este recálculo refleja el "continuo debilitamiento y volatilidad en el ritmo de crecimiento".

Aún así, la agencia resaltó el acuerdo con el Fondo Monetario porque "mitiga el riesgo financiero local luego del daño en la confianza por parte de los mercados. Por eso, mantuvo la calificación B y de panorama estable de Argentina.

Aclara, no obstante, que las perspectivas futuras de calificación dependen" de la aplicación de medidas que restablezcan la credibilidad y reduzcan las vulnerabilidades macroeconómicas, que enfrentan una incertidumbre considerable".

"El acuerdo con el FMI debería apoyar a Argentina en su estatus crediticio de B/Estable en momentos de mayor dificultad para contener los riesgos de financiamiento; el desembolso inicial de 15.000 millones de dólares ayudará a la necesidad de tomar crédito en 2018-2019, con la disponibilidad de acceder al resto como referencia precautoria", analizó Fitch.

La "aceleración de la consolidación fiscal", es decir el ajuste, probablemente sea "la medida más dificultosa". Fitch espera que se alcance en 2018 un déficit de 2,7 por ciento del PBI a partir de nuevos recortes en el gasto, pero las metas de 1,3 por ciento en 2019, 0 por ciento en 2020 y superávit de 0,5 por ciento en 2021 serán mucho más difíciles.

Por su parte, el economista Marcelo Elizondo señaló que el préstamo stand by por u$s 50.000 millones acordado entre el gobierno argentino y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "implica una faja de seguridad para la confianza de los inversores".

El economista jefe del Ieral Fundación Mediterránea, Jorge Vasconcelos, destacó "la magnitud del crédito inicialmente disponible" y aseguró que "despeja incertidumbres vinculadas con la deuda pública".

"Por las medidas que desmalezan el vínculo entre la política fiscal y la monetaria, puede decirse que el acuerdo con el FMI marca un nuevo comienzo de la política económica", opinó el economista, quien de todos modos reconoció que "el mercado cambiario puede ser algo más errático en el contexto de flotación" y que la tasa de interés, en 40 por ciento anual, quedó "demasiado alta".

"Habrá un recorte importante en obra pública nacional y en transferencias a provincias por fuera de la coparticipación", admitió, aunque estimó que "en la medida en que el riesgo país descienda, la inversión privada puede compensar parcialmente ese faltante".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});