Economía

La Bolsa china se derrumbó y contagió a mercados del mundo

Shangai cayó 8,5%, la baja más pronunciada en 8 años. Los problemas de la economía asiática provocaron ventas masivas. El impacto se sintió en EEUU, Europa y América latina.  

Martes 25 de Agosto de 2015

Las bolsas de todo el mundo, desde Asia y Europa hasta Estados Unidos y América latina, se hundieron ayer en pérdidas generalizadas de hasta 8 por ciento, luego del derrumbe del principar indicador bursátil de China, que arrastró también a varios mercados, como el de cambios, y revivió los peores temores desde la crisis de 2008, en particular sobre las inversiones y el comercio.

La principal bolsa china, la de Shangai, se desplomó al cierre de la rueda 8,49 por ciento, el mayor descenso en ocho años, y las pérdidas repercutieron en la región con las caídas de 5 por ciento en promedio en Hong Kong y Tokio.

La primera explicación de los analistas sobre el tsunami bursátil de ayer se centró en una oleada de ventas de los inversores, que esperaron en vano que las autoridades de Pekín siguieran inyectando más liquidez en el mercado para frenar la caída, que tiene como contexto los problemas de la economía china, puestos en evidencia con la reciente devaluación del yuan.

Sin embargo, otra mirada de la situación apunta a la retroalimentación de los mercados, ya que las bolsas asiáticas y las europeas tuvieron en cuenta también los descensos del Wall Street del viernes, cuando se conoció el empeoramiento de la actividad industrial estadounidense y también de la de China.

En Buenos Aires, las acciones líderes de la Bolsa de Comercio se hundieron 6,30 por ciento en otra jornada de pesadilla para los mercados bursátiles internacionales y por temor a los posibles efectos adversos de esta situación. Las mayores bajas del Merval fueron para la brasileña Petrobras (-7,86 por ciento), seguida por Comercial del Plata e YPF con descensos del 7,28 por ciento y 7,07 por ciento respectivamente.

En tanto, Wall Street cerró ayer con una caída de más de 3 por ciento su sesión de un lunes negro en el que los mercados mundiales entraron en pánico ante el debilitamiento económico de China.

El Dow Jones Industrial Average tuvo su peor caída en una sola sesión desde agosto de 2011 al perder 3,58 por ciento (588,57 puntos) a 15.871,28 puntos. No había caído tan bajo desde febrero de 2014. Para el Nasdaq, la jornada fue aun peor: bajó 3,82 por ciento, o sea 179,79 puntos, a 4.526,2.

En Tokio, el índice Nikkei cerró la jornada con una pérdida del 4,61 por ciento, cayendo a su nivel más bajo en seis meses, tras cinco sesiones consecutivas en rojo. La Bolsa de Taiwán, cerró con una caída del 4,84 por ciento tras llegar a ceder un 7,46 por ciento, y Hong Kong que perdió más del 5 por ciento.

En Europa, el lunes negro, que hizo rememorar los tiempos de la quiebra en 2008 de Lehman Brothers, se caracterizó por el contagio de la ola de ventas en Shangai, y las bolsas prácticamente quemaron 411.000 millones de euros en pocas horas, lo que dejó una larga lista de caídas, encabezada por Atenas con un rojo de más 10 por ciento; seguida por Milán que resignó casi 6 por ciento; París que cedió 5,3 por ciento; Amsterdam (-5,2 por ciento); Madrid (-5 por ciento); Frankfurt (-4,7 por ciento); Londres (-4,6 por ciento), y Zurich (-3,7 por ciento).

Uno de los frentes que más advirtió la oleada de ventas de las bolsas chinas fue el de los países emergentes, como Mumbai (India) con un retroceso de 5,2 por ciento, Moscú con caída de 4,9 por ciento, y Brasil, que recortó 3 por ciento.

En el caso de los emergentes, el contagio también afectó al mercado monetario, con devaluaciones de 4 por ciento para el rublo y 2 por ciento para el rand sudafricano, que llegó a derrumbarse más del 8 por ciento, en tanto la rupia de India retrocedió 1,2 por ciento, todas las divisas cotizadas en relación al dólar, que hoy se vendió 1,49 más que el viernes frente al real brasileño.

 

El mediano plazo. No pocos analistas aseguran que las aguas económicas se verán revueltas en estos próximos tiempos, sobre todo en aquellos países que tienen un fuerte vínculo de exportación con China.

La incógnita que desvela a inversores, analistas y gobiernos es cómo y hasta qué niveles repercutirá en la economía real la implosión de la burbuja bursátil china.

"Es un error creer que una bolsa que sube un 150 por ciento sin que haya buenas cifras económicas también puede ser estable", comentó el presidente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China, J"rg Wuttke, quien resaltó que "las fuerzas del mercado son más fuertes" que las cuantiosas sumas que volcó el gobierno chino para mantener los altos recursos y apuntó a motivos psicológicos, ya que "la gente ahora entra en pánico".

A nivel mundial, en muchas empresas extranjeras cunde la sensación de que no se está dando ninguna apertura de los mercados, sino, al contrario, que las reformas sólo benefician a las empresas nacionales y empujan a las foráneas fuera del mercado, tendencia que ahuyenta las inversiones.

Por las dudas, el gobierno estadounidense, salió ayer a despegarse del contagio, al asegurar que su economía es "resistente" y "mucho más fuerte" de lo que era en 2008. El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, indicó que, pese a que la economía global está "más interconectada que nunca", es importante fijarse en "la continuada fuerza y resistencia de la economía estadounidense".

Blue récord

El dólar negociado en el circuito financiero informal de la city porteña registró ayer un nuevo récord anual, al dispararse a 15,84 pesos, mientras la brecha con el tipo de cambio oficial subió a 70,6%, la más alta del 2015. El billete verde comenzó la semana en alza, con un precio promedio de 15,67 pesos, es decir 12 centavos más respecto del viernes último, y continuó con la tendencia alcista a lo largo de la jornada, en al cual alcanzó un nuevo precio histórico. Así, el blue, subió por cuarta rueda consecutiva.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario