Economía

La actividad económica cayó un 0,61 por ciento en noviembre

El índice de facturación había subido en octubre. El comercio y los bancos repuntan. La industria sigue en baja y la construcción se hunde.

Sábado 25 de Enero de 2020

La actividad económica de Rosario bajó 0,61 por ciento en noviembre y acumuló una caída interanual de 4,77 por ciento en once meses de 2019. Mientras el comercio y los servicios volvieron a mostrar un repunte, la industria volvió a caer fuerte y la construcción profundizó su crisis.

El informe mensual de facturación que elabora el Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario muestra en los últimos dos meses algunos signos de estabilización de la actividad económica, aunque con señales mixtas.

En octubre, por caso, el índice general mostró la primera cifra interanual positiva (3,62 por ciento) luego de doce meses de depresión. Sobre esa base, los datos de noviembre presentan un retroceso, ya que volvieron las comparaciones negativas: 3 por ciento en comparación a octubre y 0,61 por ciento en relación al mismo mes de 2019.

Sin embargo, la baja interanual de noviembre es suave en relación a la que se registró en el mismo mes de 2018, que había llegado al 9,24 por ciento y se convirtió en la segunda más pronunciada de los últimos tres años. Aquel derrumbe contrastaba, a su vez, con una suba del 5,67 por ciento en el mes número once de 2017.

Desde su pozo más profundo, en junio de 2019, cuando se verificó una baja de 10,55 por ciento, la economía de Rosario parece buscar un piso. Cayó 4,28 por ciento interanual en julio, 4,62 por ciento en agosto y 1,90 por ciento en septiembre. Luego subió 3,62 por ciento en octubre y volvió a caer 0,61 por ciento en noviembre.

Caminos separados

Cuando se analizan los rubros de actividad, las señales son divergentes. Desde el mes de septiembre, y luego de un largo y crudo invierno, el comercio presenta mediciones interanuales positivas: 1,6 por ciento en ese período, 7,6 por ciento en octubre y 1,79 por ciento en noviembre. También los servicios privados muestran crecimiento. En la última medición experimentaron una suba de 4,47 por ciento.

En cambio, industria y construcción no levantan cabeza. El sector manufacturero bajó 9,43 por ciento, un derrumbe importante que acumula 11,96 por ciento en doce meses.

La construcción casi duplicó su baja interanual entre octubre y noviembre. Pasó de caer el 13,8 por ciento al 22,64 por ciento. El derrumbe está vinculado a la profundización de la crisis de obra pública, con trabajos de infraestructura paralizados y una abultada deuda por parte del Estado, que afectó a la cadena de valor y al empleo. La Cámara Argentina de la Construcción (CAC), delegación Rosario, advirtió el jueves en un documento sobre la grave crisis del sector y denunció que el Estado provincial entró en "virtual cesación de pagos" con las empresas de ese rubro.

Al interior del drama que vive la industria manufacturera, el sector de alimentos y bebidas parece volver a dar señales de vida (0,1 por ciento). Luego, actividades como la metalurgia, fabricación de componentes electrónicos, vehículos y equipo de transporte y textiles mantienen los números en rojo.

El comercio empuja

El comercio al por menor volvió a mostrar subas, esta vez de 2,4 por ciento, aunque no logra todavía evitar que el acumulado de 2019 exhiba una baja de 4,2 por ciento.

La facturación del segmento mayorista subió 3,1 por ciento, aunque la correspondiente a la venta y reparación de vehículos bajó 7 por ciento.

La facturación de entidades financieras y seguros lideran por lejos la expansión del rubro servicios, con una suba de 21,1 por ciento interanual en noviembre y de 8,5 por ciento en el año.

Este segmento, de hecho, explica las cifras positivas de toda la actividad, ya que el resto de los rubros mostró bajas: inmobiliario (-2,2 por ciento), servicios comunitarios y personales (-4,2 por ciento) y alojamiento y servicios de comida (-3,7 por ciento). Este último ítem volvió a los números rojos luego del repunte que había experimentado en octubre.

A nivel interanual, la actividad económica de Rosario acumula en once meses una baja de 4,77 por ciento respecto del mismo período del año anterior. Será difícil que la economía local cierre 2019 en alza cuando sólo queda un mes para computar. En 2018, la actividad había mostrado un estancamiento (0,3 por ciento) debido a que el crecimiento de los primeros meses del año, fundamentalmente por la influencia positiva de la obra pública, neutralizó las fuertes bajas que comenzaron a registrarse a partir de septiembre de ese año.

El informe de facturación mensual surge de las declaraciones juradas presentadas mensualmente por los contribuyentes del régimen general del Derecho de Registro de Inspección (Drei).

El resultado a valores constantes surge de deflactar los agregados económicos por el Indice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec).

El estudio es elaborado mensualmente por el Centro de Información Económica (CIE) que depende de la Secretaría de Desarrollo Económico y Empleo.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difundió la actividad económica del mes de noviembre para todo el país. Arrojó una caída interanual de 1,9 por ciento. En once meses cae 2,3 por ciento.

Javkin y Chale en el área industrial

El intendente de Rosario, Pablo Javkyn acompañado por el secretario de Desarrollo Económico y Empleo, Sebastián Chale visitaron ayer el Area Industrial Uriburu, en el cruce de esa avenida con Avellaneda. El complejo se encuentra integrado por diez empresas que se han asociado y constituido este parque. Las dos primeras naves en construcción, están próximas a terminarse. El rea industrial fue proyectado por un conjunto de empresarios que buscaron resolver la localización de sus empresas. El AIU y las firmas que lo conforman apuntan a generar empleo, mejorar la productividad y lograr sus objetivos en un marco sustentable en conjunto con la ciudad de Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario