Economía

Jubilados: el desafío de Fernández para atender a un sector golpeado y en crisis

Andrea Falcone, abogada previsionalista, analiza algunos de los puntos que podría aplicar el nuevo gobierno que asume mañana.

Lunes 09 de Diciembre de 2019

Los jubilados fueron uno de los segmentos de la población más golpeados por la caída de los ingresos a partir de la alta inflación que se generó durante el gobierno de Mauricio Macri. Pero también se trata del sector que padeció un fuerte desmejoramiento en la cobertura médica en el Pami, en gran parte por el desmedido objetivo de equilibrio fiscal en la órbita del Estado que llevó a ajustar prestaciones casi indiscriminadamente. Ahora jubilados y pensionados están expectantes sobre las acciones que pueda llevar adelante la nueva gestión que llega el 10 de diciembre con Alberto Fernández a la cabeza.

Andrea Falcone, abogada previsionalista, habló con LaCapital sobre algunos de los lineamientos que se vienen en materia previsional con la nueva gestión nacional. En ese sentido, explicó que los ejes con los cuales giró la campaña y los que se estima serán para los primeros 100 días tienen tres lineamientos principales: medicamentos, ley de movilidad y moratoria.

"Se habla de la cuestión de los medicamentos, una cobertura universal para todos los adultos mayores, que veremos de qué manera se implementa. Hoy el Pami es un organismo que está equilibrado económicamente pero eso se logró por el hecho de que se ajustaron prestaciones, coberturas en medicamentos. Hubo una baja en el nivel de cobertura de prestaciones y medicamentos. Cuando ahora querramos poner más plata en la cobertura la vamos a estar sacando de otro lugar, por lo tanto creo que es importante medirlo", indicó Falcone durante su paso por Rosario para participar de varios encuentros con gremios de la ciudad.

El segundo eje, dijo, tiene que ver con la movilidad de los jubilados, ya que "frente a la inflación han perdido cerca del 17 por ciento" de sus ingresos, desde que se cambió la ley de movilidad y en marzo de 2018 entró en vigencia. A modo de ejemplo, mencionó que en términos duros, en números, un jubilado con la mínima perdió 36 mil pesos, tres haberes mínimos.

"Está previsto un anuncio de un aumento de emergencia que va a rondar el 20 por ciento, por encima del aumento de de diciembre. También hay que ver si se encara una discusión sobre la ley de movilidad. Para mí cambiar el índice sería un desacierto, el índice se basa en cuánto suben los salarios y cuánto suben la inflación y en el mundo es muy utilizado. El índice anterior era atado al crecimiento del país, era bastante confuso, de hecho cada vez que tocaba el aumento diferentes estudios les daba distinto. A lo que sí hay que apuntar es a acortar los plazos, lo que el jubilado perdió en octubre recién lo recupera en junio del año que viene", detalló.

Falcone precisó que el tercer punto que podría poner en marcha rápidamente tiene que ver con las moratorias, "que han quedado desactualizadas y hoy se jubila la mitad de las personas que se jubilaban en 2015".

"Hay un proyecto que tiene que ver con la ampliación de la moratoria y permitiría que todas las mujeres a partir de los 60 y los hombres a partir de los 65 años se jubilen, tengan o no aportes. Hoy pueden utilizar las moratorias pero necesitan muchos aportes recientes, justo en el momento de la vida que más cuesta registrar aportes", indicó.

Por otra parte, Falcone planteó que circula con fuerza la posibilidad de que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la Ansés —que es el encargado de administrar los activos financieros (acciones, bonos, depósitos a plazo fijo) que tenían las AFJP previo a la estatización— se transforme en un banco de fomento para resguardar mejor los fondos de los jubilados.

"Los fondos del FGS siempre fueron utilizados, también por el gobierno anterior, y está dentro del marco permitido para el bien común de la sociedad, para equilibrar momentos económicos complejos. Hoy lo que se está mencionando es sacar ese fondo de manos de Ansés y transformarlo en un banco de fomento que administre ese dinero. El sistema no está en riesgo, hay dinero para pagar más de 20 meses de prestaciones sin ingresos. Hay que conservarlo al fondo, estamos con un déficit ente lo que entra como aporte y sale como jubilaciones que ronda el 20 por ciento", detalló.

Entre las alternativas para equilibrar las cuentas, Falcone sugirió que el mejor camino es combatir el trabajo en negro. "Tenemos 38 por ciento de trabajo informal, pero es algo trasversal a todos los gobiernos. Hoy con un 38 por ciento es bastante y hay que acompañar ese proceso con una reforma tributaria y una reforma en la cabeza de todos, de empresarios y nosotros individualmente. Hoy podés pensar que si no te aportan no importan, pero 9 de cada 10 jubilados viven de su jubilación. Hay que darle al sistema la importancia que el sistema tiene. Hay menos de 2 trabajadores en blanco por cada jubilado, así el sistema es insostenible", explicó la abogada especializada en materia previsional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario