Economía

Jubilaciones y obras, claves de la meta fiscal en el 2018

Hacienda informó recientemente el sobrecumplimiento de la meta fiscal de déficit primario para 2018.

Domingo 27 de Enero de 2019

El Ministerio de Hacienda informó recientemente el sobrecumplimiento de la meta fiscal de déficit primario para 2018, establecida en 2,7% del PBI y cerrada en 2,4% del producto.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) analizó el recorrido de ese ajuste, guiado caóticamente por la crisis cambiaria y la inflación. Por caso, en el proyecto de presupuesto 2018 se esperaba un crecimiento de los ingresos totales por encima de la inflación igual al 2,8% y una caída real del gasto primario en torno al 0,5%. Finalmente, los ingresos cayeron 2,7% y el gasto primario 8,8% interanual.

Un "caso paradigmático", destacaron los economistas del Iaraf, fue el gasto en subsidios económicos, que originalmente se iban a recortar en un 25% real. La realidad fue que "la necesidad de sostener el aporte a la tarifa en un marco de devaluación e inflación mucho mayores a las previstas", llevó al gobierno a sobreejecutar la partida en un 138%. Por eso, mostró una caída real inferior a la presupuestada.

El resto de los componentes también sintió la tormenta. A saber:

•El gasto en prestaciones sociales tenía previsto crecer un 5,5% en términos reales y terminó cediendo un 4,4% con respecto al 2017.

•El componente salarial presupuestado originalmente dispuso un crecimiento del gasto en personal igual al 0,3%. No obstante, la caída real de la partida fue del 10,2%.

•La obra pública presupuestada iba crecer 5% real pero cayó 26%.

•Las transferencias corrientes a provincias cayeron seis veces más que lo proyectado.

En términos de PBI, la reducción de 1,4 punto porcentual respecto del déficit primario de 3,8% en 2017 fue fruto "básicamente" de un esfuerzo por el lado del gasto, ya que en la cuenta de ingresos se anotó una caída en los recursos tributarios, que no pudo ser compensada por el "aporte relevante de las rentas de la propiedad", dijo el Iaraf.

Los recursos tributarios cayeron un punto en la comparación con 2017, año en el cual se obtuvieron ingresos excepcionales provenientes del blanqueo de capitales y moratoria. En cambio, el aumento de los recursos no tributarios sumó 0,6 punto a la mejora del resultado primario. Dentro de este ítem, las rentas de la propiedad (fundamentalmente inversiones de la Ansés) aportaron 0,55 punto a la mejora.

Para alcanzar la meta pactada, el gasto primario debió mostrar una baja de 1,8 punto del PBI durante el año pasado. Los principales componentes que contribuyeron a la baja fueron las prestaciones sociales y el gasto de capital, ambos con un aporte de 0,5 punto cada uno. Les siguieron los gastos de funcionamiento (0,3 punto), las transferencias corrientes a provincias y otros gastos corrientes (0,2 punto).

Tamaño esfuerzo tuvo un efecto más moderado en la reducción del déficit total, que apenas bajó de 6% a 5,2% del PBI entre 2016 y 2017. Esto se debió a que la carga de intereses de la deuda subió 0,6 punto.

Además de comparar los presupuestos ejecutados de 2017 y 2018, el informe comparó el proyecto original del año pasado y lo que realmente se ejecutó. El gasto primario cayó 0,8 punto más que lo prevista . Los subsidios se redujeron 0,5 punto menos. El gasto en seguridad social se redujo 0,5 punto mientras que la previsión original era una suba de 0,2 puntos. Es decir que la brecha fue de 0,7 punto. Este rubro y el de gastos de capital soportaron el 87% del esfuerzo fiscal por la vía del gasto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});