Economía

Jubilaciones: reclaman que la suba de aportes la absorban las empresas

Legisladores oficialistas y de la oposición de extracción gremial salieron ayer a reclamar que las empresas...

Lunes 31 de Diciembre de 2007

Legisladores oficialistas y de la oposición de extracción gremial salieron ayer a reclamar que las empresas absorban la suba del 7 al 11 por ciento en los aportes jubilatorios al sistema de capitalización (AFJP) que deberán comenzar a realizar unos 4,5 millones de afiliados en todo el país a partir de enero.

  El asesor legal de la CGT y diputado nacional, Héctor Recalde, señaló ayer que entre las peticiones que realizó la central obrera al Ministerio de Trabajo sobre ese tema figura el pedido para que "sean los empleadores los que absorban el mayor aporte que tienen que hacer los trabajadores".

  En cambio, el economista de la CTA y diputado nacional Claudio Lozano manifestó que "no habría que postergar la decisión, ya que estos fondos son necesarios para el sistema previsional", y afirmó que este trámite debería impulsarse por "decreto".

  Al mismo tiempo consideró que la suba de cuatro puntos porcentuales debería ser "absorbido por las empresas".

  Para Lozano, miembro de la comisión de Legislación del Trabajo en Diputados, "habría que tratar de escalonar lo menos posible" la suba ya que la situación promueve una "discriminación" respecto al aporte del once por ciento que se realiza al sistema de reparto.

 

El reclamo gremial. La CGT realizó esta semana un pedido expreso al gobierno para que el aumento en los descuentos al sistema previsional se realice en forma escalonada y no de una sola vez, porque de esa forma los cuatro puntos impactarían muy fuerte en el salario de los trabajadores.

Desde el gobierno reconocieron que están estudiando la propuesta de la CGT, aunque también consideraron que se trata de un reajuste que viene postergándose en el tiempo y que estaba previsto como una solución para un momento de crisis económica que ya fue superada.

Según prevé el decreto 313 de abril de este año, este incremento en el porcentaje de aportes deberá afrontarlo el empleado.

  Si se cumplen los plazos legales, de fijarse un aporte del 11 por ciento desde mañana, los haberes de bolsillos de los aportantes se verían reducidos en un 4,59 por ciento.

  Por otra parte, la central obrera está a la espera de una "respuesta" oficial al pedido del aumento escalonado para el cual ofreció dos variantes. Una de ellas, que comience en enero y suba un punto por cuatrimestre, y la otra, que arranque en el mes de marzo y continúe con un punto por trimestre.

  En cambio, desde el gobierno evalúan la posibilidad de arrancar en enero con una suba de dos puntos (del 7% al 9%) y los dos restantes (9% al 11%) en julio.

  La reducción de los aportes, que surgió en un momento de emergencia económica, permitió en estos años darles un poco de aire a los salarios de los trabajadores y no fue modificada por una decisión oficial de mantener estos ingresos y así incentivar el consumo.

 

El impacto en el bolsillo. Sin embargo, la medida, de aplicarse de una sola vez volverá a erosionar los sueldos en niveles cercanos al 5 por ciento. Por ejemplo, para aquellos trabajadores que perciben un salario bruto de 2.000 pesos, terminan cobrando poco más de 1.700 pesos luego de los descuentos de jubilación y obra social.

  Si se sube el aporte del 7 al 11%, ese asalariado pasará a recibir 80 pesos menos por mes, un 4,6%, que asciende a 1.040 pesos anuales computando el aguinaldo.

  En cambio, para el que aporta sobre el máximo de 6.750 pesos, el descuento será de 270 pesos mensuales, el equivalente a 3.510 pesos anuales.

 

Eran otros tiempos. En su origen, la medida de reducir el nivel de aporte a las AFJP fue dispuesta el 19 de diciembre de 2001 por Domingo Cavallo, cuando ocupaba el cargo de ministro de Economía, durante el gobierno de Fernando de la Rúa.

  Si bien desde 1994 los aportes se fijaron en el 11%, tras la crisis y con el objetivo de estimular el consumo a partir de que el trabajador viera incrementado su salario de bolsillo, se bajó esta alícuota al 5% mensual. Esto fue establecido a través del decreto 1676/2001, y que modificó parte del articulado del 1.387 de ese año.

  En la norma mencionada se expresó: "redúcese al 5% el aporte personal de los trabajadores en relación de dependencia que hubiesen optado u opten por el régimen de capitalización, establecido en el artículo 11 de la ley 24.241 por el término de un año".

  El gobierno de Eduardo Duhalde, en marzo de 2003, subió este aporte al 7%, con un calendario que lo llevaba al 9% en julio de ese año y al 11% a partir de octubre.

  El cronograma no llegó a cumplirse, ya que al asumir Néstor Kirchner la presidencia, para no reducir los ingresos a los trabajadores, fijó el aporte en un nivel del 7%.

  Aunque el Ministerio de Trabajo tuvo planes de subir escalonadamente el monto, esto nunca se concretó —pese a la insistencia de las AFJP— con el argumento de estimular el consumo a partir de ampliar el salario de bolsillo. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario