Economía

Industriales carroceros advierten sobre despidos masivos en el sector

Unos 800 puestos de trabajo directos y unos 2.000 en forma indirecta peligran en la industria carrocera, ante una resolución a nivel nacional que exige que las unidades de larga distancia para el transporte de pasajeros deben incorporar un segundo eje directriz, o sea cuatro ejes. Los empresarios nucleados en la Cámara de Carroceros de Omnibus de Larga Distancia (Caladi)...

Jueves 07 de Mayo de 2009

Unos 800 puestos de trabajo directos y unos 2.000 en forma indirecta peligran en la industria carrocera, ante una resolución a nivel nacional que exige que las unidades de larga distancia para el transporte de pasajeros deben incorporar un segundo eje directriz, o sea cuatro ejes. Los empresarios nucleados en la Cámara de Carroceros de Omnibus de Larga Distancia (Caladi) pidieron al gobierno provincial que gestione una postergación de esa normativa ya que les genera una serie de inconvenientes que los obligaría a frenar la producción. El principal es que no hay disponibilidad para importar chasis de esas características desde Brasil, el mercado de donde se abastecen.

Con la amenaza de efectuar despidos masivos, los empresarios carroceros se presentaron ayer ante el Ministerio de Trabajo de la provincia. Pidieron una gestión para que se postergue la entrada en vigencia de la resolución de la Secretaría de Transporte de la Nación, por la cual las unidades de más de 3,80 metros de altura (doble piso o piso y medio) deben incorporar un segundo eje directriz.

"Las terminales automotrices encargadas de proveernos los chasis desde Brasil no tienen en producción actualmente unidades de esas características y el tiempo de fabricación estimado es imposible de predecir", explicó Raúl Dalessandro, vicepresidente de Caladi. La cámara está integrada por las empresas Metalsur, San Antonio Bus, Rossi, Carrocerías Saldivia, Armar, Carrocerías Lucero, Carrocerías Sudamericanas y José Troyano, entre otras.

Ante ese escenario, los empresarios blandieron el riesgo de los 800 puestos de trabajo que genera el sector. La viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani, dijo que son obreros "muy calificados" que corren el riesgo de perder el trabajo. Señaló que la situación ya comenzó a complicarse, con unas 100 suspensiones y otros 100 despidos.

"No tenemos margen para esperar más de 15 días", advirtieron los industriales carroceros, que propusieron que se prorrogue la entrada en vigencia de la nueva normativa, contemplando tanto la habilitación de las unidades que ya están carrozadas en las fábricas, las que están vendidas y las que no fueron comercializadas por falta de demanda. "Además pedimos que se autorice el final de serie de casi 200 chasis nacionalizados que tienen en su poder hoy las terminales para poder seguir trabajando durante el tiempo que dure la transición hacia el chasis de cuatro ejes", señalaron.

En tal sentido, Ciciliani, indicó que luego de la reunión se iba a poner al tanto al gobernador Binner para que se comunique con la presidenta de la Nación, para solucionar esta problemática. La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), está al tanto de la situación y se comunicará con el secretario general a nivel nacional Antonio Caló.

Pedidos. Según señala un informe de Caladi, casi todos los chasis sobre los que fabrican sus carrocerías provienen de Brasil, ya que no existen más fábricas de chasis en el país. "Cuando fijó la entrada en vigencia de la nueva resolución, el gobierno nacional no consideró que no existían chasis en el país con las características constructivas necesarias para cumplir con la norma", señala un informe de la cámara. Mientras las plantas de carrocería están paralizadas, entran ómnibus completos (carrozados) desde Brasil, eludiendo el régimen de exportación temporaria.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario