Economía

Indagarán a 12 altos banqueros por el corralito de 2001

El juez federal Sergio Torres  reactivó una antigua causa penal contra varios banqueros por el  “corralito” de 2001 y convocó a declaración indagatoria para marzo  próximo a una docena de altos ejecutivos de entidades crediticias...

Miércoles 09 de Enero de 2008

Buenos Aires- El juez federal Sergio Torres  reactivó una antigua causa penal contra varios banqueros por el  “corralito” de 2001 y convocó a declaración indagatoria para marzo  próximo a una docena de altos ejecutivos de entidades crediticias, se  supo hoy en los tribunales.

Los convocados a declarar como imputados son los banqueros  argentinos Carlos Fredigotti Góngora (Citibank), Manuel Ricardo  Sacerdote, Víctor Zerbino y Juan Manuel Sacerdote (Boston), Eduardo  Escasany y Antonio Garcés (Galicia), José Dagnino Pastore y Carlos  González Taboada (Sudameris).

También deberán asistir a la sede de la avenida Comodoro Py  2002 los banqueros extranjeros William Peter Sutton y Alan McDonald  (Scotia), Ana Botín Sanz de Sautuola y Oshea y José Luis  Cristofani (Río), más quienes eran responsables del Francés BBVA y HSBC  Bank Argentina.

Esta causa se inició en 2002 por la denuncia de un jubilado de  70 años contra el banco Sudameris, porque se le negó la  devolución de un plazo fijo de 15.000 mil dólares, ante el entonces juez de  instrucción Mariano Bergés, quien citó a indagatoria a varios de  aquellos banqueros.

En ese expediente, el magistrada investigaba si los banqueros  cometieron los delitos de “defraudación” y “estafa” a los  ahorristas con la congelación de fondos plazos fijos, libretas de ahorro y  cuentas bancarias, pero finalmente la Cámara le quitó el  expediente y lo envió la Justicia federal.

En ese fuero, la investigación se encaminó hacia los posibles  delitos de “subversión económica” y “lavado de dinero”, aunque  finalmente todos los imputados recibieron en 2003 la “falta de  mérito”, es decir no fueron procesados ni sobreseidos, y la Cámara  Federal confirmó ese fallo en 2005.

Pero ahora el juez Torres ha puesto el acento en el respaldo  que las casas centrales en el extranjero de los bancos  propagandizaban para ganar la confianza de los ahorristas y captar depósitos,  sobre lo cual piensa indagar a quienes ocupaban los máximos  puestos de responsabilidad.

Cuando se sienten en el banquillo junto a sus abogados, les  anoticiará que se los acusa de “haber administrado la entidad  bancaria en fraude a los clientes titulares de certificados a plazo  fijo, cajas de ahorro, cuentas corrientes y otras tenencias”.

También “haber perjudicado con la fraudulenta gestión” a los  ahorristas “toda vez que requerido el banco a la restitución de las  acreencias, no fueron entregadas en la cantidad y moneda  depositada”.

El juez está pendiente de que el Banco Central responda a su  oficio en el que pedía las identidades de los titulares del Francés  BBVA y HSBC Bank Argentina al momento de los hechos, de manera  que luego pueda proceder a citarlos.

También requirió a las presidencias del Senado y de la Cámara  de Diputados que le remitan las nóminas de los parlamentarios que  debatieron la ley 25561 (de “emergencia pública y reforma del  régimen cambiario”) con la aclaración de quiénes votaron a favor y  quiénes en contra, de cara a eventuales citaciones a indagatorias. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario