Economía

Imputaron a González Fraga por el crédito a la empresa Vicentín

El economista fue titular del Banco Nación durante la gestión de Macri. Además están imputados los empresarios Alberto Padoán y Gustavo Nardelli

Sábado 15 de Febrero de 2020

El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó ayer al ex titular del Banco Nación en el macrismo, Javier González Fraga, y a los responsables de la firma Vicentín, Alberto Padoán y Gustavo Nardelli, y pidió abrir una investigación por supuestas irregularidades en préstamos otorgados a esa empresa.

"Corresponde orientar la presente investigación en relación al ex titular del Banco de la Nación Argentina, Javier González Fraga, y a quienes fueron sindicados como responsables de la firma Vicentin, Alberto Padoan y Gustavo Nardelli", sostuvo el fiscal al imputar en el caso, según el dictamen del fiscal.

Pollicita aclaró que ello se resuelve "sin perjuicio de la responsabilidad penal que eventualmente les pueda corresponder a otros funcionarios y empleados del Banco Nación, funcionarios de distintos organismos del Estado nacional e integrantes del grupo Vicentín".

González Fraga consideró un "disparate" la situación. "Esto está circulando hace varias semanas y yo no le di importancia porque era un disparate. Yo todavía no estoy notificado, tengo entendido que todavía no estoy imputado, sino que simplemente hay una denuncia" dijo desconociendo cuál era en realidad su situación procesal.

La denuncia a la que se refiere Fraga se formuló a raíz de préstamos multimillonarios otorgados por el banco estatal a la empresa, actualmente declarada en cesación de pagos.

Sin embargo, el ex director del Banco Nación minimizó la situación con el argumento de que la denuncia le "parece que es una operación mediática", de la que dijo desconocer "las razones".

González Fraga dijo que "Vicentín, que es uno de los clientes más viejos del Banco Nación y el más grande en las últimas décadas, tenía desde junio de 2018 un límite de endeudamiento de u$s 300 millones. Vicentín exporta u$s 3.000 por año y trabaja en dólares. Esos u$s 300 estuvieron fijos desde junio de 2018 y cuando el dólar pasa de $ 40 a $ 60 en agosto del año pasado, su deuda pasa de $ 12 mil millones a $ 18 mil millones, pero no porque se haya llevado $ 6 mil millones del banco", dijo.

En ese marco, el economista y actual director del BNA, Claudio Lozano dijo que si bien la empresa alega tener un nivel de endeudamiento en dólares muy importante, también es cierto que son exportadores y que el 87 por ciento de su producción se coloca en el mercado mundial y, consecuentemente las devaluaciones no hicieron otra cosa que favorecerlos".

En la presentación Pollicita sostuvo que "se desprende de la denuncia la posible existencia de una maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma Vicentín SA".

Esta situación "permitió a la empresa acumular una deuda con el banco de 18.500 millones de pesos, los cuales actualmente serían de cobro incierto puesto que la sociedad se encuentra en estado de cesación de pagos".

En el dictamen de Pollicita, se explica que Vicentín "se aboca esencialmente al rubro de los cereales y oleaginosas", pero además "tiene inversiones en distintas actividades como la producción de biodiesel, algodón, ganadería, hilandería, etc., ubicándose entre las primeras empresas del país como consecuencia de un notable crecimiento que habría verificado entre 2015 y 2018".

La investigación está a cargo del juez federal Julián Ercolini, a quien el fiscal pidió medidas de prueba.

Entre estas, según el dictamen, se requirió al juez que pida al Banco Nación copias certificadas de los "expedientes a través de los cuales tramitaron los préstamos solicitados por parte de la firma y del legajo del referido cliente, desde el año 2015 a la actualidad".

También se solicitó que elabore un informe sobre el monto de la deuda, su composición, fecha de cada préstamo, cuotas canceladas, vencidas o no abonadas y garantías entregadas por la empresa, entre otros puntos.

Dudas sobre el estrés

Además solicitó que se convoque a declarar como testigo a Lozano, y que aporte una copia certificada del "Primer Informe de Situación de la firma Vicentín". En ese informe difundido el mes pasado, Lozano detalló que "no hay ninguna razón para que Vicentín no devuelva el crédito ya que tiene capacidad económica suficiente para hacerlo".

"Es totalmente insólito lo que ellos denominan como estrés financiero. Se trata de una firma que ha sido fuertemente beneficiada por lo que ocurrió en la Argentina durante los últimos años.

El economista indicó que "acá lo que hay es un manejo extraño por parte de la empresa, no se entiende muy bien esta actitud de dejar de afrontar el crédito y declararse en cesación de pagos y además, un manejo irregular a nivel del Banco Nación porque el banco debería haber frenado el proceso de refinanciación de este crédito porque ciertamente ya había excedido la norma existente".

El especialista en mercados financieros Federico Fiscella consideró ayer que el préstamo que otorgó el Banco Nación a Vicentín por $18.500 millones "no resiste ningún tipo de análisis" y va en contra de todos los estándares que tiene la industria bancaria nacional e internacional.

"Los directivos a cargo no pueden explicarlo, desoyeron los estándares de la industria bancaria. Otorgaron un préstamo de un determinado tamaño insostenible de que un banco pueda otorgar a un sólo actor. Tienen que explicar como se pudo llegar a eso", señaló Fiscella en declaraciones a La Ocho.

Por otra parte, destacó que es evidente que para el otorgamiento del crédito "no se hizo una mínima carpeta de la situación que tenía la empresa como le sucede a cualquier individuo". Y apuntó a que hubo "una negociación más política que de análisis de riesgo".

Una cita en la Legislatura provincial

La Cámara de Diputados de Santa Fe, a través de la comisión de Asuntos Laborales, que preside el legislador Fabián Oliver , invitó para el miércoles 19 al ministro de Trabajo, Roberto Sukerman, y al vicepresidente de la empresa Vicentín para analizar la situación de la compañía. “En el caso del funcionario se trata de una agenda abierta y en el caso del empresario para analizar la situación de la compañía y el futuro laboral de los trabajadores”, indicó el legislador.

Por otra parte, Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Obreros Aceiteros de San Lorenzo, dijo a Cadena OH! que de ninguna manera se permitirá el cierre de la empresa: “Si quieren hacerlo van a encontrar a un sindicato y a toda una región de pie”.

El referente del sindicato que nuclea a los trabajadores de las plantas de San Lorenzo y Ricardone, dijo que “Vicentín tomó tantas deudas que hoy se le hace imposible pagarlas, mientras los trabajadores estamos en el medio”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario