Economía

"Hay un momento de tensión imprescindible"

Sergio Arelovich, veedor judicial del concurso, advirtió sobre la crítica situación patrimonial de Vicentin y analizó las alternativas

Domingo 18 de Abril de 2021

Se vienen momentos importantes en el proceso concursal de Vicentin, la cerealera que defaulteó por u$s 1.400 millones. Tras la presentación del polémico informe general de la Sindicatura y las respuestas que generó por parte de los acreedores, la fecha a esperar es el próximo 29 de abril, cuando los accionistas de la empresa revisarán en asamblea ordinaria y extraordinaria, el último balance y, eventualmente, su propia disolución.

Para el economista Sergio Arelovich, veedor judicial de la convocatoria, el proceso transita por “un momento de tensión” que consideró “imprescindible” para “aclarar la situación” y determinar el futuro de la compañía.

“Más allá de lo que cada uno piense sobre las causas por las cuales Vicentin cayó en concurso, lo importante es saber si esas causas subsisten o no y qué tipo de perspectiva abren para que la empresa salga de la situación actual”, señaló en diálogo con el programa radial “La banda cambiaria”.

La presentación del informe de la Sindicatura del concurso, que asume como propia la explicación de los ex directivos de Vicentin sobre la causa de su caída, (el Brexit, la tensión entre Estados Unidos y China, la sequía, las Paso y la devaluación, entre otras), elevó esa tensión. La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) y el comité provisorio de control de acreedores impugnaron duramente ese informe.

“La Sindicatura opta por sumarse a lo que dice la empresa, algo con lo cual yo no estoy de acuerdo, porque hay un conjunto de razones que tienen que ver con la responsabilidad directa de la administración de la empresa”, dijo, al mismo tiempo que subrayó que las críticas que se conocieron “fueron más fuertes de lo que imaginaba”.

En su tarea de explicar cómo la situación de la cerealera derivó en un escenario en el cual se vio obligada a presentarse en el concurso, los síndicos no mencionan las razones que sí se están investigando en la Justicia penal. “Más allá de que tome o no partido, no puede desconocer que las causas de la caída también se están investigando en Comodoro Py y en los tribunales de Rosario”, indicó Arelovich.

El economista también mencionó otros dos puntos que deben resolver los síndicos: “Determinar la fecha a partir de la cual comenzaron los problemas, es decir la cesación de pagos, y evaluar cómo está la situación de la empresa para pensar cómo se sale de esta situación y garantizar su continuidad”.

En ese sentido, señaló que, tras el período de observaciones al informe, se abre una nueva instancia con la convocatoria, el 29 de abril, a las asambleas anual y extraordinaria de Vicentin. “Los accionistas deben resolver en esa instancia si aprueban o no el balance al 31 de octubre de 2020 y también, como manda la ley de sociedades, y frente a la realidad que tiene la empresa, si la disuelve o no”. Arelovich recordó que Vicentin “tiene patrimonio negativo según el balance de 2020 y lo también lo que decía en 2019”. Este patrimonio negativo, agregó, “seguramente se verá incrementado”.

“Para tener noción de lo que estamos hablando, según el balance al 31 de octubre de 2020, la empresa tiene un patrimonio negativo de 40 mil millones de pesos, serían como 400 millones de dólares”, indicó. Y agregó: “Para que la empresa vuelva a foja cero habría que poner esa cifra”. Pero aun así, esto no alcanza para pagar los casi u$s 1.400 millones de todos los pasivos concursales. De modo que “la situación requiere construir una arquitectura inteligente que deje conformes a media humanidad”.

“Nadie piensa que la disolución va a ocurrir, sería el peor escenario”, aclaró Arelovich, quien no obstante consideró que la situación es de tal gravedad que requiere algún tipo de intervención.

Al respecto, opinó que “cualquier proyecto de salvataje, ya sea de intervención del gobierno nacional o provincial, o las propuestas de acreedores granarios, fueron atravesadas por la novedad cristalizada de la pérdida patrimonial”.

“Esto no se resuelve con u$s 300 ó u$s 400 millones, es un problema mucho más grande que implicaría, por ejemplo, que los acreedores acepten una quita formidable para que esto realmente salga adelante”, señaló. No descartó esta opción, que “depende de la voluntad de la mayoría de los acreedores” y puede haber cambios hasta septiembre.

La economía que viene

El economista Sergio Arelovich, titular de Mate, saludó la recuperación que muestran distintos sectores en 2021 y la vinculó, en parte, al rebote propio luego de los años de recesión macrista y la primera ola de pandemia. Pero, advirtió que esta situación de cierto equilibrio incluye “un nivel de desocupación brutal y un nivel de pobreza e indigencia inaceptables”.

Por eso, consideró que “el desafío es fundamentalmente social”, y se mostró partidario de “redoblar la apuesta” con los programas de asistencia que el gobierno puso en marcha el año pasado y que fueron financiados con emisión monetaria. “Yo aspiro a que se haga mucho más de lo que se hizo el año pasado, hace falta audacia para abordar esta situación de crisis de manera muy diferente a lo tradicional”.

En ese punto, criticó al gobierno provincial. “En Santa Fe se volvió a la idea de que el Estado tiene que tener superávit y lo consiguieron pisando los gastos, porque creen que tienen que dejar un fondo y sentarse arriba para momentos en que se lo necesite. Y el momento es éste, no otro”. “Esa acumulación “es fruto de este concepto, neoliberal ,conservador, que no está adecuado a la actual necesidad”, dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario