Economía

Guzmán defendió el presupuesto: "Es un ancla en la transición"

Resaltó la baja en el pago de intereses. Dijo que es un proyecto expansivo, sin descuidar la situación fiscal. Aclaró que el nuevo cepo es transitorio

Martes 22 de Septiembre de 2020

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el proyecto de presupuesto 2021 “es un ancla en esta transición económica” y busca devolver a la Argentina a un sendero de crecimiento” inclusivo y estable”. Subrayó que las restricciones cambiarias son “transitorias” y tienen por objetivo “frenar el drenaje de divisas”.

Al presentar el proyecto de ley de gastos y recursos del próximo año, el ministro pidió a los bloques políticos discutir el presupuesto “con seriedad, con responsabilidad y de una forma civilizada”. Advirtió que, en términos económicos, “la grieta también tiene un costo”.

Acompañado por el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, y por el titular de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, Guzmán brindó su exposición en el Salón de Pasos Perdidos. Tras su exposicion de casi una hora, respondió preguntas de los diputados. En ese marco, confirmó que en los próximos días se mandará un proyecto para establecer la nueva fórmula jubilatoria que reemplazará la movilidad jubilatoria aprobada en el gobierno de Macri.

El ministró detalló los aspectos centrales del proyecto que contempla gastos por más de $ 8,3 billones, un déficit del 4,5%, un crecimiento del 5,5% del Producto Bruto Interno (PBI), una inflación del 29% y un dólar en torno a los $ 102,4, para fin del próximo año.

El titular del Palacio de Hacienda consideró que el presupuesto expresa el esquema macroeconómico de transición” hacia una economía más estable.

En ese contexto defendió las medidas tomadas la semana pasada para restringir el acceso al mercado de divisas. Resaltó que fueron coordinadas con el Banco Central y aclaró que no son las disposiciones que solucionarán el problema de fondo sino las necesarias para defender las reservas en este momento.

“Buscamos en la transición poder mantener la estabilidad del tipo de cambio real, una tendencia estable, asegurando condiciones de competitividad, y en el horizonte, que Argentina pueda contar con regulaciones de la cuenta de capital que son distintas de las que hoy están presentes”.

Sobre el déficit fiscal del 4,5% del PBI previsto, Guzmán dijo que es el nivel “adecuado” para que el Estado cumpla un rol en la recuperación de la economía, sin descuidar “el contexto de las restricciones” que enfrenta la argentina. Recordó que la carga de la deuda bajó de 3,4% al 1,5% del PBI entre el presupuesto 2019 y el proyecto 2021. Cuando se computan estos intereses, el déficiti financiero previsto para el año próximo es de 1,5% del producto.

El déficit primario previsto se financiará 40% de deuda pública y 60% con asistencia del Banco Central. “No es el mix óptimo, pero es el que consideramos factible para que el Estado pueda lograr en el proceso de normalización de la deuda pública”, dijo.

El ministro dijo que los objetivos del programa económico son cinco: inclusión, dinamismo productivo, estabilidad macroeconómica, desarrollo con equidad federal y respeto por la soberanía. Para cumplirlos, explicó que se debe asegurar que transita “un sendero de estabilidad fiscal en el cual el Estado cuente con herramientas para hacer política fiscal contracíclica y al mismo tiempo para hacer políticas productivas que estén alineadas con los objetivos de inclusión, de dinamismo productivo”.

Guzmán explicó que el gobierno nacional asumió con una economía muy lastimada, y a la que la pandemia lastimó aún más. “Una de las heridas que hay que curar es la debilidad en el frente de las reservas internacionales”, dijo. Y en en ese sentido recordó la inestabilidad cambiaria desatada desde abril de 2018. “El país tuvo tres crisis o corridas cambiarias entre 2018 y 2019”, dijo.

“Hoy tenemos un frente comercial en el cual hay superávit pero una demanda por divisas en el frente financiero que le genera problemas a Argentina y pone al país a la defensiva; y que requiere de medidas para poder lograr que primero se estabilicen las reservas internacionales y después puedan crecer”, reiteró.

Proyecciones

Al responder varias chicanas de la oposición, el ministro recordó que el proryecto de presupuesto 2021 se construyó sobre “una base real y no de fantasías que luego se vuelven imprudentes”. Reconoció la importancia de recuperar la confianza en la economía, pero “en base a la realidad y no a ilusiones”. También enumeró algunos puntos del plan de gastos, en relación del ade 2019: pagará dos puntos menos de intreses, crecerá un punto la inversión en infraestructura pública y vivienda, en términos de PBI, se duplicarán los fondos para innovación y desarrollo, los desembolsos para salud pasarán de 0,3 puntos del producto a 0,53; y habrá $ 6.200 millones para políticas de género.

Guzmán dijo que el gasto previsional en 2021 evolucionará por encima de la inflación y aseguró que se buscará reemplazar el Ingreso Familiar de Emergencia por un refuerzo del sistema de protección social. Pero aclaró que si la pandemia no da tregua, se tomarán las decisiones de gasto que sean necesarias para proteger a la población.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS