Economía

Guzmán busca consenso en el FdT para aplicar su política tarifaria

El titular del Palacio de Hacienda encontró resistencia en el espacio oficialista, principalmente en La Cámpora

Lunes 10 de Mayo de 2021

Pese al revés en la puja interna, el ministro de Economía nacional, Martín Guzmán, sigue peleando dentro de su espacio para que gane consenso la idea de que las tarifas de electricidad y gas necesitan un aumento mayor al que promueve el kirchnerismo.

En un primer momento, cuando diseñó el presupuesto 2021, Guzmán consideraba que las tarifas debían ir por debajo de la inflación, pero acompañándola. Es decir: que su aumento sea apenas unos puntos porcentuales inferiores al incremento de los precios de los bienes y servicios.

El funcionario encontró resistencia rápidamente, principalmente en La Cámpora, agrupación que cuenta con economistas propios y que tiene un ideario económico definido.

Fieles a las palabras de la vicepresidenta Cristina Kirchner, en la Cámpora argumentan que el principal motivo por el cual el ex mandatario Mauricio Macri perdió las elecciones, más allá del programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la inestabilidad económica, fueron los cuantiosos aumentos de tarifas, que pegan de lleno entre las capas medias y medias bajas del conurbano bonaerense, donde el Frente de Todos (FdT) se impuso en los últimos comicios.

Para Guzmán, la cuenta es otra: cada peso que las tarifas se atrasan es un peso que el Estado nacional debe poner para subsidiar a la semiestatal Cammesa, el proveedor mayorista de electricidad. Según el ministro, eso se traduce en “emisión pura”.

El problema parte de un debate académico que Guzmán tiene hace varios años con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el economista favorito de Cristina y la principal voz que aconseja a la vicepresidenta en esas cuestiones.

Guzmán argumenta que la emisión monetaria que generan los subsidios se traduce directamente en inflación y, por lo tanto, en inestabilidad cambiaria, que en el actual contexto de fragilidad puede producir un gran desequilibrio macroeconómico, aunque para Kicillof la “multicausalidad” de la inflación no permite llegar a esas conclusiones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario