Economía

Gremios opositores cuestionan el nuevo salario mínimo

La CGT de Moyano y la CTA de Micheli se quejaron por no haber sido convocados al Consejo del Salario. Caló relativizó el beneficio.

Jueves 23 de Julio de 2015

El acuerdo entre los empresarios y un sector del sindicalismo que elevó a 6.060 pesos el salario mínimo, vital y móvil en dos tramos a partir de agosto, generó fuertes críticas de parte de los gremios nucleados en las centrales que no fueron convocadas al Consejo del Salario y de referentes políticos de la oposición al considerar que este monto no alcanza a cubrir las necesidades básicas de una familia en la Argentina.

Pero además, la cifra —que representa un incremento del ingreso mínimo del 28,5 por ciento respecto del año pasado— tampoco conformó a los propios referentes de la CGT oficialista, que participó de la discusión. Ayer el titular de la Unión Obrera Metalúrgica y secretario general de la central obrera, Antonio Caló, consideró que "un trabajador debería ganar al menos 9 mil pesos" y señaló que el haber mínimo acordado el martes es un "piso" que abarca a apenas 150 mil trabajadores.

"Los 6.060 pesos es un piso para que ningún trabajador gane menos que eso. De los 9 millones de trabajadores que hay en la Argentina, el salario mínimo alcanza a solo 150 mil trabajadores", aclaró Caló.

Ayer el gobierno nacional defendió la herramienta del Consejo del Salario. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo que "funcionó" por haber incrementado el sueldo mínimo en forma escalonada, un 18 por ciento en agosto y otro 10 por ciento no acumulativo enero próximo.

Al ser consultado por la prensa respecto de si el incremento "cubre las necesidades básicas" de un grupo familiar, respondió: "No sé decir exactamente si es el monto específico para una familia. Pareciera ser que sí, porque los números que marcaban las últimas mediciones de pobreza, actualizados, le darían muchísimo menos que eso".

Esa discusión sobre el nivel de pobreza, indicadores que el gobierno no viene difundiendo en los últimos tiempos y que la semana pasada generó un duro cruce con la Universidad Católica Argentina por su informe sobre el tema, es el punto sobre el cual se pararon los gremios opositores para cuestionar el nuevo salario mínimo.

El secretario general de la CGT opositora, Hugo Moyano, calificó de "lamentable" el nuevo salario mínimo y advirtió que si se toma alguna medida será después de las primarias del 9 de agosto próximo.En una conferencia de prensa junto al líder de la CTA Autónoma, Pablo Miceli, Moyano aseguró que "le faltaron el respeto al trabajador" y sostuvo que "no tiene nada que ver con la realidad".

Miceli aseguró que el incremento "no conforma a ningún trabajador".

El dirigente del Partido Obrero (PO) y precandidato presidencial del Frente de Izquierda, Jorge Altamira, advirtió que el nuevo salario mínimo, "consagra la pobreza para millones de trabajadores".

Argumentó que el flamante piso salarial "no" llega "al 50 por ciento de la canasta familiar, que la Universidad Nacional de Rosario calculó en más de 14 mil pesos" y que "conquistaron los trabajadores aceiteros en sus paritarias".

 

Repercusiones locales. A nivel local sólo dos gremios EM_DASHla UOM y el de los mecánicos (Smata)EM_DASH respaldaron el monto del nuevo salario mínimo. "Para nosotros es un buen aumento", dijo Antonio Donello, secretario general UOM Rosario, mientras que el secretario gremial de Smata, Antonio Milici, aseguró: "Nos parece correcto".

En cambio, desde el Sindicato de Camioneros de Santa Fe, consideraron que el aumento es insuficiente. "Con 6.060 pesos hoy no se vive", dijo Sergio Aladio, protesorero del gremio. Además, opinó que esa cifra no se ajusta a la situación inflacionaria. "Hoy en día es es imposible vivir con seis mil pesos. Como esta el tema inflacionario, tendría que ser un poco mas alto".

Por otra parte, desde la Asociación Bancaria aseguraron que "a los bancarios no les impacta este salario, pero igual nos parece bajo el aumento", indicaron.

También el secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento, Edgardo Arrieta, indicó que "para no ser pobres una familia necesita un ingreso de 9 mil pesos. Es vergonzoso". En el mismo sentido se expresaron desde el sindicato de Recolectores de Rosario, desde donde indicaron que "está bastante lejos de cubrir gastos primarios en una familia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario