Economía

Gremios locales aseguraron que el paro fue "contundente"

Resaltaron la adhesión de trabajadores afiliados a sindicatos cuyas conducciones no adhirieron a la medida de fuerza.

Miércoles 01 de Abril de 2015

Los referentes de las organizaciones sindicales y sociales que convocaron al paro de ayer aseguraron que la medida de fuerza fue contundente en la región y celebraron especialmente la adhesión de trabajadores afiliados a gremios que no participaron de la protesta. "Estamos todos juntos en la calle, lo novedoso es que muchos trabajadores no respetaron a sus dirigentes y nos acompañaron en esta lucha", dijo el secretario general de Sindicato de Recolectores, Marcelo Andrada.

A su lado, Edgardo Arrieta, secretario general de Dragado y Balizamiento, destacó el "éxito" de la convocatoria de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (Catt), la organización que lanzó la huelga nacional en reclamo de la modificación del impuesto a las ganancias y que se propone como una herramienta "para alcanzar la unidad de las organizaciones sindicales".

En el cruce de las avenidas de Circunvalación y Presidente Perón, cerca de un millar de camiones delimitaba el campamento principal de la protesta, aunque sin cortar totalmente el paso a los vehículos particulares. Hacia ese terreno dominado por los camioneros llegaron al mediodía los dirigentes de las distintas organizaciones que participaron de la medida.

El secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA), Gustavo Teres, estimó que "la adhesión a la medida de fuerza en todo el cordón industrial fue la más grande de los últimos paros nacionales" y enfatizó que el paro lanzado desde la conducción de un conjunto de organizaciones sindicales "se consolidó y amplió a partir de las decisiones que fueron tomando los trabajadores de distintas actividades en sus asambleas".

Una delegación de los obreros de Acindar, que decidieron parar la planta de Villa Constitución a pesar de que el gremio metalúrgico no adhirió a la medida de fuerza, fue recibida como emblemas de esa transversalidad. También se sintió la medida de fuerza en Tenaris, en varias fábricas metalúrgicas del sur de Santa Fe y en el cordón agroexportador, donde la federación de aceiteros y los sindicatos nucleados en la CGT San Lorenzo, adhirieron a la medida.

Con la complejidad de los nuevos tiempos, el movimiento comercial que sostuvo a medias el habitual paisaje urbano, convivió con la paralización total de un amplio abanico de actividades de servicio público y privado, y también de algunas importantes ramas industriales. No circuló ni un colectivo, pararon todas las ramas del gremio de los camioneros, los bancos permanecieron cerrados, no hubo clases en escuelas públicas ni en varias privadas, la administración pública casi no funcionó y se paralizaron los puertos.

En la calle, la medida fue apoyada por concentraciones y cortes. El Partido Socialista de los Trabajadores (PTS) promovió una concentración frente en el acceso a la autopista a Santa Fe. También hubo una manifestación frente a la planta de General Motors, en Alvear, a la mañana bien temprano.

La Corriente Clasista y combativa (CCC) se apostó en los cruces de Circunvalación con Oroño y con Juan José Paso, en Felipe Moré y Presidente Perón y en Sánchez Granel y Polledo. En el acceso por la autopista a Buenos Aires, Estela, militante de la corriente, repasó las consignas que llevó la entidad a la jornada de protesta. No contrapuso la situación de su gente con la de los que reclaman un alivio en la carga fiscal sobre los salarios brutos superiores a 15 mil pesos. "No es justo que nosotros no tengamos trabajo, tampoco que los que trabajan todo el día para llegar a fin de mes tengan que pagar impuestos", sentenció. Poco después, Eduardo Delmonte completaría: "Esta es la lucha de todo el movimiento obrero, de los desocupados y de los ocupados que quieren un salario digno".

En Presidente Perón y Circunvalación, los dirigentes brindaron una rueda de prensa en la que subrayaron la efectividad de la medida de fuerza. El clima era de alta satisfacción. Se iba el mediodía y el superguiso que ya es tradición en ese piquete, invitaba a un cierre a toda orquesta.

Estatales, docentes y bancarios marcharon por el centro de la ciudad

El alcance del paro nacional se sintió con moderación en el centro de la ciudad. Algunos gremios y organizaciones, entre los cuales figuraban ATE Rosario, CTA, Amsafé, Coad, el Partido de los Trabajadores, y agrupaciones estudiantes se congregaron a media mañana frente a la sede local de la Gobernación.

Hasta allí llegó también la columna de La Bancaria, cuyos trabajadores marcharon por diferentes puntos del microcentro con bombos y banderas, con una parada en la plaza seguida por una recorrida por las entidades bancarias ubicadas por calle Córdoba.

Los bancarios, que reclaman por una modificación en ganancias y una reforma tributaria integral, aportaron el contingente más numeroso a una concentración que en general tuvo escasa participación y que, tras concentrar durante alrededor de una hora, se dispersó sin mayores inconvenientes ni repercusiones.

Matías Layús, el secretario general del gremio bancario a nivel local, resaltó que el motivo principal de la adhesión de los bancarios al paro, que según evaluó fue "total", es el impacto que tiene ganancias en el salario de los trabajadores del sector, donde alrededor del 50 por ciento de los empleados lo tributa.

Por su parte Raúl Daz, secretario adjunto de ATE Rosario, afirmó que desde esa organización gremial detectaron un "alto acatamiento" a la medida.

Dijo que hay una gran cantidad de sindicatos movidos por cuestiones que van más allá de Ganancias. Citó las condiciones de trabajo y el empleo en negro.

En ese sentido, recordó que hay 600 mil trabajadores estatales que verán su situación contractual finalizada a fin de año, y alrededor de 60 mil trabajadores informales dentro del ámbito del estado nacional. En el listado de reivindicaciones presentado ayer por la central sindical, aparecen una reforma impositiva y, un salario mínimo por encima de los 12.800 pesos, entre otras cosas

Por su parte María Elena Molina, secretaria adjunta de Amsafé Rosario, recordó que para los docente la modificación de Ganancias "es tan sentido como el reclamo salarial".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario