Economía

General Motors planteó reducir horas de trabajo por la caída de las ventas a Brasil

Las ventas desde Rosario al vecino país cayeron 40 por ciento. La empresa se reunió con Smata y propuso suspensiones. Pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes próximo.

Sábado 10 de Mayo de 2014

Directivos y trabajadores de la planta que la automotriz General Motors tiene en la localidad de Alvear se reunieron ayer durante cinco horas para analizar el nuevo escenario productivo y laboral que plantea la abrupta caída del 40 por ciento de las ventas a Brasil de esa terminal.

En ese sentido, desde la empresa plantearon que será necesario readecuar algunas variables como la duración de la jornada laboral y el salario para hacer frente a esta situación, lo que fue rechazado desde el gremio Smata (Sindicato de mecánicos automotores), desde donde informaron que "todo se manejará dentro del convenio" y que la negociación retomará el próximo martes, tras haber pasado a un cuarto intermedio.

Al menos hasta ayer, la actividad en la planta era normal aunque el panorama es complicado, ya que la fuerte baja de las exportaciones hacia Brasil incide fuertemente en su nivel de producción, ya que se vende afuera casi el 90 por ciento de lo que se fabrica.

La terminal de General Motors no escapa a la situación que atraviesan otras fábricas de automóviles en el país, afectadas tanto por la caída de las ventas en el mercado interno como por la retracción de las compras desde Brasil.

Desde el Smata estimaron que hay en todo el país unos 12 mil obreros suspendidos en el sector automotriz. La planta de Alvear ocupa a alrededor de 3 mil personas que trabajan actualmente con dos turnos. Hasta ahora no se han aplicado suspensiones.

"La empresa vino a conversar con los trabajadores para plantearnos la caída de las órdenes de compra desde Brasil, pero nosotros no nos salimos del cauce y vamos a manejar todo dentro del convenio para ir sobrellevando la situación", dijo Antonio Milici, secretario adjunto del gremio.

El gremialista explicó que la intención de la multinacional era comenzar lo mas rápido posible "con acciones concretas", pero desde el Smata contestaron que todavía queda "un banco de horas por cumplir" que tiene resto para cuatro días mas.

"Tenemos que seguir hablando para ver cómo manejar la situación, por ahora quedó todo en stand by", agregó Milici. El sindicalista señaló también que desde el gremio son conscientes de que la industria automotriz sufrió una fuerte caída: "La industria ha caído, lo sabemos y hay que plantear alternativas, está claro que el escenario es mucho mas complicado que antes".

Desde el gremio local señalaron esta semana que "en Rosario todavía estamos en alerta". A modo de ejemplo, Milici dijo que mientras que en el primer semestre del año pasado la fábrica elaboraba 34 vehículos por hora, en la segunda parte de 2013 esa cifra bajó a 29, "la misma cantidad que se produce ahora".

El titular nacional del Smata, Ricardo Pignanelli, se mostró confiado en que el mercado empezará a reaccionar en julio.

"El mercado cayó pero no tanto, porque si bien en febrero estábamos en 48 mil unidades, en marzo resultó que anduvimos en los 50 mil", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario