Economía

Ganancias: cómo impactará el ajuste en la negociación

La Asociación de Graduados de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Delegación Rosario invita a participar del curso intensivo "Depósitos: cómo operarlos de manera eficiente" que se realizará el 26 de enero y estará a cargo del Ing. Carlos Echevarría. Inscripción en www.utnrosario.com.ar.

Domingo 21 de Enero de 2018

El debut del sistema de ajuste automático de las deducciones y escalas del impuesto a las ganancias otorgará un margen para aumentar salarios reales en 2018, de acuerdo a un informe que difundió en la última semana el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

El instituto recordó que, como resultado de las modificaciones que el Congreso realizó a la ley del impuesto a la ganancias a fines de 2016, los parámetros de actualización del impuesto dejaron de ser motivo de discusiones y negociaciones políticas cada año, sino que pasaron a ser objetivos y automáticos.

Este año, tanto las escalas como deducciones del impuesto a las ganancias se ajustarán por el índice que mide la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (Ripte) correspondiente a 2017. "Esto ayuda a la negociación salarial de manera importante", señaló el centro de estudios que dirige Nadim Argañaraz.

El Iaraf realizó un ejercicio de simulación para diferentes niveles salariales, midiendo el impacto que tiene el nuevo sistema en los salarios para 2018.

Explicó que, sin ajuste automático, un aumento salarial y de la inflación del 20% para este año, incrementaría automáticamente la tasa efectiva del impuesto. En este caso, un empleado casado con 2 hijos que en 2017 ganó $ 41.500 netos por mes, pasaría de pagar el 3,9% al 7,7% de su ingreso.

En cambio, con ajuste automático, la idea es que la tasa efectiva se mantenga constante. "Al ajustar automáticamente con el Ripte 2017, del orden del 29%, una paritaria del 20%, no sólo no va a subir la presión impositiva sino que la va a bajar; el caso citado va a tributar el 2,5% del ingreso", señaló el estudio, que consideró que, de esta forma, el asalariado que se considera en el ejemplo, va a tener un aumento real de ingreso de 1,3%.

Según el instituto, el hecho de que el Ripte 2017 esté en el orden del 29% "da margen para que en 2018 aumenten los salarios reales por la vía de una menor presión tributaria". En los casos del cuadro contenido en el informe, con 20% de suba salarial, los salarios reales subirían entre el 0,5% y el 1,7%.

Este "margen real" no aplica para los trabajadores que no pagan Ganancias. "En la medida que el valor del ajuste automático sea mayor a la inflación esperada, bajará la carga efectiva del impuesto para los trabajadores que lo pagan; a igual paritaria, mejorarán más su salario real aquellos trabajadores que pagan que los que no lo hacen", señaló el Iaraf.

Los cambios

El instituto indicó que, en caso de no haberse implementado el ajuste de los parámetros por Ripte, los asalariados verían incrementar su obligación tributaria en un porcentaje superior al 20% de aumento nominal obtenido. Esta situación se hubiera traducido en un mayor número de empleados que comenzarían a pagar el impuesto, y en una pérdida de entre 2% y 4% en el nivel de ingresos real para los trabajadores que ya venían pagando el impuesto.

"Lo que muestra el ejemplo desarrollado es cómo una medida simple, coherente y vigente en la inmensa mayoría de los países, como es el ajuste automático de los parámetros de liquidación de impuesto a las ganancias, evita distorsiones que en el contexto de procesos inflacionarios significativos son muy relevantes, y quita una variable de incertidumbre en el marco de la discusión salarial".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario