Economía

G-20 reclamó coordinar políticas cambiarias y monetarias

Economía global. El grupo que nuclea a los grandes países centrales y emergentes pidió más previsibilidad a China y EEUU. Tensión por menor crecimiento.

Lunes 07 de Septiembre de 2015

El grupo de 20 países que reúnen las economías más influyentes del mundo (G-20) expresaron su preocupación por el bajo crecimiento global y se comprometieron a coordinar las políticas monetarias y cambiarias. La devaluación del yuan, la caída de las Bolsas de China y las especulaciones sobre el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos estuvieron en el foco de las preocupaciones de los ministros de finanzas y banqueros centrales que se reunieron durante el fin de semana en Turquía.

“El crecimiento mundial está por debajo de nuestras expectativas”, afirmó un borrador del comunicado final de la reunión que durante dos días sostuvieron los funcionarios económicos del grupo que nuclea al grupo de potencias industrializadas y emergentes. Y agregó: “Nos hemos comprometido a adoptar medidas decisivas para que el crecimiento se mantenga encaminado”.

El G-20 instó a sus países miembros a “abstenerse de cualquier devaluación competitiva”, una herramienta de la que están echando mano la mayoría de las economías industrializadas y emergentes.

La directora general del FMI, Christine Lagarde, recalcó eque el crecimiento global es “aún demasiado moderado y desigual” y que el único índice “demasiado alto es el del desempleo”.

Estados Unidos, que insistió mucho para que la expresión  “devaluación competitiva” aparezca en el texto final, también recibió un toque de atención del G-20, aunque siempre con palabras veladas.

Los países miembro se comprometieron a “evaluar y comunicar cuidadosamente” sus decisiones importantes en materia de política monetaria. El mensaje fue claramente dirigido a la Reserva Federal estadounidense (FED), que mantiene en vilo a los mercados y a los países emergentes sobre la fecha en que volverá a subir los tipos de interés, tras años de expansión monetaria.

Muchos mercados emergentes temen que el aumento de la tasa en Estados Unidos profundizaría la fuga de capitales hacia esa economía.

El G-20 llamó a los gobiernos y a los bancos centrales a evitar el uso exclusivo de las tasas como incentivo del crecimiento,  aplicando en cambio políticas fiscales susceptibles de apuntalar el dinamismo económico y de crear empleos.

El Banco Central Europeo (BCE) aseguró la semana  pasada que no se fijaba “ningún límite” para apoyar la economía europea.

El borrador de declaración final es el resultado de un equilibrio sutil entre Estados Unidos y Europa, versus el FMI y los emergentes.

El anfitrión de las reuniones del G-20, Turquía, está en recesión al igual que Brasil y Rusia, otros dos grandes países emergentes, que además devaluaron.

El borrador prometió acelerar las decisiones que buscan impedir que las multinacionales eludan el pago de impuestos.

La reunión fue preparatoria de la cumbre de presidentes que se realizará en Turquía en noviembre.

Piden expansión fiscal

El secretario de Finanzas nacional, Pablo López, encabezó la delegación argentina en la tercera reunión de ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales de países del G-20, en Ankara, Turquía, y destacó la necesidad de aplicar “políticas de demanda” y de flexibilidad fiscal.

López, entre otros puntos, reconoció que durante la reunión se abordó la problemática de la continuidad de la crisis global y, en este sentido, señaló que hay que “reconsiderar el mix de políticas para superar la crisis de una vez” como generar “políticas de demanda” y un “uso más flexible de la política fiscal para impulsar verdaderamente el crecimiento”.

Los representantes de los gobiernos del G-20 reconocieron que las medidas para crecer deben profundizarse.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS