Economía

Fix bajó la calificación a financieras que dan créditos al consumo

La perspectiva de las entidades financieras no bancarias de consumo pasó de estable a negativa, según la calificadora de riesgos Fix, afiliada de Fitch Ratings sobre las compañías de crédito dedicadas principalmente a brindar servicios financieros —préstamos personales y tarjetas de créditos— a personas de ingresos medios y bajos.

Viernes 04 de Enero de 2019

La perspectiva de las entidades financieras no bancarias de consumo pasó de estable a negativa, según la calificadora de riesgos Fix, afiliada de Fitch Ratings sobre las compañías de crédito dedicadas principalmente a brindar servicios financieros —préstamos personales y tarjetas de créditos— a personas de ingresos medios y bajos.

Fix argumentó que la nueva perspectiva obedece al "deterioro que muestra el segmento en el que operan" estas entidades por el incremento del costo de fondeo y los cargos por incobrabilidad que presionan en sus resultados operativos, a causa de que el "fuerte estrés de las principales variables macroeconómicas de los últimos meses afecta negativamente el desempeño de este tipo de compañías".

El informe de la calificadora de riesgos se basa en un análisis que comprende a un total de siete entidades: Compañía Financiera Argentina, Cordial Compañía Financiera, CFN, Carta Sur Cards, Credishopp, Crédito Directo y Tarjeta Plata.

Este grupo de empresas se puede diferenciar entre aquellas que se encuentran bajo la órbita normativa del Banco Central y aquellas inscriptas como proveedoras no financieras de crédito en dicho organismo, que no están obligadas a cumplir con todas sus normas prudenciales.

Fix sostuvo que "el deterioro de las principales variables macroeconómicas y financieras de la economía argentina a partir del mes de mayo de 2018 afectó negativamente el desempeño de las entidades financieras no bancarias de consumo".

Por su estrategia de negocios, las entidades financieras no bancarias de consumo suelen tener posiciones de liquidez más ajustadas, una situación que se vio potenciada en los últimos meses por el escenario de iliquidez planteado por la autoridad monetaria.

En este escenario, al que se agregó la pérdida del poder adquisitivo del salario respecto al avance de la inflación, la mayoría de estas empresas de financiamiento se vieron obligadas a modificar sus políticas de otorgamiento de préstamos en el tramo final de 2018, reduciendo el volumen de originación de nuevos créditos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});