Economía

Financiamiento a tasa cero, ¿sueño o realidad?

Para entender lo sucedido hay que hacer un breve recorrido por los participantes del mercado de cheques avalados de Argentina.

Domingo 25 de Octubre de 2015

El financiamiento a tasa cero para pymes, sucedió realmente, fue un lapso breve, rápido como un relámpago, fue un frenesí de tres días, aprovechado solo por aquellas pymes que estaban previamente calificadas y asociadas a una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR). Para entender lo sucedido hay que hacer un breve recorrido por los participantes del mercado de cheques avalados de Argentina.

   Las compañías de seguro de Argentina están reguladas por la Superintendencia de Seguros de la Nación. Entre los distintos aspectos de la vida diaria que se reglan de estas empresas, se incluyen las inversiones computables para la situación del estado de cobertura que tienen que cumplir.

   La resolución 21523/92 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, en su artículo 35.8.1 enumera distintos instrumentos entre los que incluye en su inciso K) entre otros, a los cheques de pago diferido avalados por SGR y a los Fondos Comunes de Inversión (FCI) pyme. Este inciso tomó tal importancia que se empezó a denominar a ciertos instrumentos emitidos por pymes “K”.

   Lo mas importante de este inciso es que obliga a las aseguradoras a incluir un mínimo, que varía de acuerdo al tipo de entidad de seguro, dentro de su patrimonio, de estos instrumentos.

   Debido a la carga administrativa que implica tener dentro de la cartera de inversiones miles de cheques de pago diferidos avalados, directamente para cumplir con este inciso las compañías de seguro, en lugar de cheques, adquieren cuotas partes de Fondos Comunes de Inversión Pyme. Es por esta razón que muchas de las administradoras de FCI, tienen entre su familia de fondos, uno de este tipo.

Financiamiento barato. Volvamos al financiamiento barato. Todo comenzó con una resolución de la Superintendencia de Seguros de la Nación. Resolución 39433/2015 del 10/09/2015 que determina que los FCI pymes, para que sean susceptibles de ser elegidos por las compañías de seguros, deben contemplar entre sus inversiones un mínimo de instrumentos “K” a partir del 30 de septiembre de 2015.

   El negocio central de dichos fondos es que los puedan comprar las aseguradoras de riesgo para tenerlos en su patrimonio. Debido a que del inciso “K” al que se refiere la norma, los únicos instrumentos que tienen cotización y negociación diaria son los cheques diferidos avalados. Esta movida provocó un vuelco de dichos fondos específicos a la búsqueda urgente de cheques avalados, con el fin de adecuar su cartera y por lo tanto evitar rescates de sus cuotas partes de sus principales clientes.

   De este modo empezamos a ver una baja de las tasas desde esta fecha, proveniente justamente de un aumento en la demanda de estos instrumentos. Esta disposición de ajuste se pospuso del 30 de septiembre al 21 de octubre, esto fue comunicado el 22 de septiembre, con lo cual permitió aflojar la demanda de cheques que se supone se ajustará nuevamente llegando a la nueva fecha límite.

   De todos modos el golpe de gracia a las tasas fue dado el 17 de septiembre. En esta fecha los FCI dieron por sentado que la resolución de CNV 644/2015 emitida el 9/9 no era un “bluff” y efectivamente estaba próxima a publicarse en el Boletín Oficial.

   Esta es una resolución que obliga a las administradoras de FCI a incluir en todos los Fondos Comunes de Inversión administrados, productos del inciso K hasta cumplir con el 2,5% de su patrimonio.
  Ese día (17/09/2015), lo puede corroborar en el portal web, en la sección de cotizaciones de cheques diferidos negociados en Rosario http://www.rosariofinanzas.com.ar/Mercado.aspx?E=MervaRosAvalados se negociaron tasas del 0.01%.

   A partir de allí la historia se selló con la publicación en el Boletín Oficial de dicha resolución el 21/09/2015 y el establecimiento de los plazos para su adecuación.

   Los FCI tienen hasta el 21 de noviembre de 2015 para llegar al 1,5% de su patrimonio en estos instrumentos y hasta el 21 de enero de 2016 para cumplir con el 2,5%. Excepto los tipo money market que tienen hasta el 30 de julio de 2016.

   Después de tener días de compra “desesperada” en la segunda quincena de septiembre, los FCI pasaron a un momento de calma.

   Estos plazos de adecuación y la rápida reacción de distintos estructuradores de deuda y la emisión de deuda por parte de YPF (incluyeron parte de sus ON como inciso K) aflojaron temporalmente la demanda de cheques avalados en octubre. Se están viendo ahora tasas que rondan el promedio de 15% anual.

   El dato fundamental que hay que tener en cuenta aquí es que el 2,5% a que hace referencia la norma implica ni mas ni menos que 8.000 millones de pesos.

   Resta ver cómo responderán las administradoras de FCI llegados a las fechas límites (21/10 respecto a los fondos pyme para aseguradoras y 21/11 respecto al 1,5% del patrimonio administrado) para analizar si realmente tendremos una nueva oleada de pesos destinadas al mercado en busca de cheques de pago diferidos.

   Por lo pronto lo que sí ha sucedido en concreto es que el caudal de pesos destinado a productos pyme aumentó considerablemente al obligar a estos jugadores de gran peso a comprarlos. Indudablemente grandes empresas aprovecharán esto con la emisión de ON y fideicomisos financieros que estén dentro del inciso K.

   De todos modos, cientos de millones de pesos han quedado y seguirán quedando invertidos en cheques de pago diferidos avalados por SGR y además se destinarán indudablemente al nuevo instrumento, el pagaré avalado por SGR.

   Por esto, las tasas de financiamiento pyme en el mercado de capital, contando con avales de SGR, se mantendrán muy atractivas. No volverán a ser de un dígito, pero sin duda tendremos un tiempo con tasas mas baratas que las bancarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS