Economía

Finalmente Aerolíneas y Austral vuelven a manos estatales

El secretario de transporte, Ricardo Jaime, confirmó hoy que el Estado se hará cargo de Aerolíneas y Austral y calificó de “importantísimo este paso que da el Estado nacional” al firmar el acuerdo en que se “fija la transferencia del paquete accionario” de las empresas.

Jueves 17 de Julio de 2008

Buenos Aires.- El secretario de  transporte, Ricardo Jaime, confirmó hoy que el Estado se hará  cargo de Aerolíneas y Austral y calificó de “importantísimo este  paso que da el Estado nacional” al firmar el acuerdo en que se  “fija la transferencia del paquete accionario” de las empresas.

Durante una conferencia de prensa en el Ministerio de  Economía, Jaime precisó que mediante este acuerdo el gobierno y la  empresa Marsans “se comprometen a aportar en menos de dos meses la  documentación de la operación mercantil, documentos e informes  periciales” para que se produzca la transferencia total de las  líneas aéreas.

“Se ha llegado a un acuerdo, las partes se van a tomar dos meses para aportar peritaje, de ahí saldrá el precio y la fórmula de pago”, dijo una fuente de Marsans a Télam.

“Es un acuerdo satisfactorio para las dos partes” y “lo más importante es que se resuelve el tema en ámbito mercantil”, añadió la fuente.

"No es una medida judicial, queríamos que sea así. Hay cierto nivel de satisfacción. Se va a conducir la solución en el ámbito mercantil. Van a intervenir peritos, para establecer la fórmula de venta", agregó.

Marsans, propietaria del 94,6% de Aerolíneas y del 97% de su filial de vuelos nacionales Austral, controla la compañía desde 2001, año en el que la adquirió de manos de Iberia y la SEPI, propietarias de la aerolínea desde 1991.

El Gobierno argentino llegó a un acuerdo con Marsans el pasado mes de mayo por el que el grupo español controlaría un 36% de las acciones de la compañía; el empresario argentino Juan Carlos López Mena otro 36%; el Estado argentino un 25%, y los empleados un 10%.

Sin embargo, en ese momento el acuerdo se rompió porque los empleados reclamaron el pago de la nómina de junio que les adeudaba la empresa, cuyas pérdidas en lo que va de año son de 150 millones de dólares. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario