Economía

Envían el proyecto de presupuesto con subas del impuesto inmobiliario

El Ejecutivo prevé un esquema de gastos y recursos por encima de los 103 mil millones de pesos. Estima una inflación de 17,6 por ciento.  La prioridad de inversión pasa por obras viales y producción. 

Viernes 27 de Noviembre de 2015

El gobierno provincial presentó ayer el proyecto de presupuesto 2016, que prevé gastos por unos 103 mil millones de pesos, que duplica el presupuesto de vialidad y eleva sustancialmente las partidas para obra pública. Pero que al mismo tiempo contempla aumentos de entre 30 por ciento y 50 por ciento en el impuesto inmobiliario urbano y rural.

Para el 2016, primer año de la tercera gestión sucesiva del Frente Progresista, el gobierno estima disponer de 103.668.442.890 pesos como cifra total de recursos y gastar 103.033.308.000. El resultado será un superávit de apenas 635.310.000 de pesos. Una cifra ciertamente ínfima y que se cumplirá en tanto también se den las variables sobre las que se hicieran los cálculos para el año venidero: una baja de la inflación a un 17,6 por ciento promedio; un dólar a 10,6 por cada peso y una tasa de crecimiento del país del orden del 3 por ciento.

Los ingresos corrientes figuran en 101.199.537.000 de pesos (un 36,7 por ciento más que en 2015) y gastos corrientes por 91.404.865.110 (un 35,9 por ciento más que este año), lo que da un ahorro corriente de 9.794.671.890 pesos y prevé recursos de capital por 11.628.442.890 pesos, que representan un 11,26 por ciento de los gastos.

El proyecto fue e anunciado ayer y luego enviado a la Legislatura, en la última conferencia de prensa de Angel Sciara como ministro de Economía de la provincia. El funcionario bajó al salón auditorio de la planta baja de la Casa Gris con sus colaboradores, uno de quienes será su sucesor (Gonzalo Saglione) y un humor que era unas pascuas.

La despedida del ministro fue amena y a pura sonrisa. No sólo porque cuidaron la puesta en escena sino porque se concentraron en el mensaje político que tuvo tres líneas de optimismo desbordante: continuidad, bonanza y desdén a las críticas opositoras.

"El equipo continúa y eso es muy bueno" dijo Sciara. Mencionó recurrentemente al gobernador electo con quien "se conversaron las pautas presupuestarias". La prioridad de inversión pasa por obras viales, producción y seguridad.

Por tal instrucción del nuevo gobernador el Ministerio de la Producción mejora su participación porcentual en la clasificación institucional del gasto y también el Ministerio de Seguridad gana participación que vuelve a ser la segunda cartera en el reparto del gasto, luego de Educación.

La novedad es la creación del Fondo de Infraestructura Vial (otra decisión atribuida a a Lifschitz) al que se afecta la totalidad de la recaudación que le corresponde a la provincia ("no se toca la que va a municipios y comunas", aclaró Saglione) del impuesto inmobiliario rural. Sciara aprovechó el anuncio para fustigar a la oposición diciendo que "no es la tasa vial que dice la oposición olvidensé de eso". Saglione precisó que el mecanismo autorizado por la Legislatura la semana pasada se activará y se verá cuánto se usa.

Destilando complicidad y humor el ministro teatralizó "su fracaso" en la docencia con la prensa para hacerle entender que más que el saldo de un presupuesto, "lo importante es si deja deuda o no" y aprovechó a disparar a su blanco previsto: "No sumen los déficits como hace la oposición, es irrisorio tener una deuda flotante de 2.000 millones y una consolidada de 1.500 millones cuando nuestra provincia tiene un presupuesto de 101.000 millones de pesos".

Dijo que "la Dirección Provincial de Vialidad duplica su presupuesto en comparación con el ejercicio 2015, en lo referente a la partida para la ejecución de obras".

El sino desarrollista que el nuevo gobernador espera imprimir a su gestión fue reafirmado cuando el ministro recordó que Lifschitz prometió invertir en infraestructura todo lo que la provincia obtenga de los recientes fallos favorables de la Corte Suprema de Justicia. Por ahora, en el presupuesto, el monto de la partida Construcciones se incrementa un 50,6 por ciento, pasando de 4.049 millones de pesos a 6.096 millones de pesos.

Por el fallo de la Corte, la provincia tendrá 600 millones de pesos más, por mes, durante el 2016 (500 por la suspensión de la detracción del 15 por ciento de fondos jubilatorios y 100 por el que declaró inconstitucional el descuento de Afip). Esto implica más de 7.000 millones de pesos adicionales. "En la medida que vayan ingresando los vamos a ir asignando a obras de infraestructura", dijo Sciara y dejó para la nueva gestión ver "cómo va a saldar la deuda histórica que tiene la Nación por las detracciones inconstitucionales que nos hicieron desde el 2006. Según algunas estimaciones nos estarían debiendo 40 mil millones de pesos (deuda histórica intereses)".

Aumentos tributarios de entre 30 por ciento y 50 por ciento

El proyecto de presupuesto presentado ayer incluye aumentos del impuesto inmobiliario rural y urbano, y modificaciones en el tributo sobre los ingresos brutos.

 Inmobiliario rural. El secretario de Ingresos Públicos, Sergio Beccari, dijo que está desfasado en Santa Fe respecto de las provincias vecinas, como Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires. Por eso, busca una actualización. "El impuesto mínimo pasa de 324 a 420 pesos por año". El 60 por ciento de las 160 mil partidas que compone el inmobiliario rural van a subir 30 por ciento. Un 8 por ciento llegará al 50 por ciento. El funcionario recordó que Santa Fe "es una de las pocas provincias que gravado a los grandes terratenientes". En este caso, se modificó el criterio de definición de grandes propietarios: actualmente es aquel contribuyente que suma más de un determinado monto en las diferentes partidas del impuesto a su nombre. Ahora se establece otro requisito: sólo se va a aplicar para titulares de más de 300 hectáreas.

Inmobiliario urbano. Habrá una actualización de acuerdo al rango que pertenezca la propiedad. El impuesto mínimo pasa de 156 a 204 pesos por año. "El 54 por ciento de las partidas tendrá el impacto del 30 por ciento, y sólo un 2,6 por ciento del 50 por ciento", aclaró.

Sellos. Se introduce una variación del módulo tributario, que pasa de 0,20 a 0,40 centavos.

Ingresos Brutos. Cambia la alícuota general, con al siguiente esquema:

♦ Para empresas que facturen menos de 1 millón de pesos se baja del 3,6 por ciento al 3 por ciento, beneficiando a 100.000 contribuyentes.

♦ Para empresas que facturen entre $ 1 millón y $ 60 millones de pesos, se mantiene en el 3,6 por ciento (48.700 contribuyentes).

♦ Para empresas que facturen más de $ 60 millones en el año, pasa del 3,6 por ciento al 4,5 por ciento, medida que alcanza a 1.300 contribuyentes. También se propone eliminar la deducción del Drei (actualmente en el 8 por ciento) para los contribuyentes con una facturación superior a $ 1.000.000 de pesos anuales. La alícuota del impuesto sobre los ingresos brutos al expendio al público de combustibles líquidos y gas natural, sube del 2,5 por ciento al 3,25 por ciento.

El proyecto contempla exenciones por las cuales la provincia deja de percibir $ 3.818.600.430. Por ejemplo, sobre los ingresos brutos a las cooperativas que presten servicios de salud. También sube el monto mínimo de facturación anual a partir del cual están exentas, las constructoras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS