Economía

"Energía barata, abundante y asequible"

El especialista Federico Bernal analizó la situación energética de la era Macri y brindó precisiones para un nuevo camino.

Domingo 06 de Octubre de 2019

La política energética de los últimos cuatro años estuvo caracterizada por un fuerte incremento de la tarifa del gas, la luz y también del combustible al punto de que los aumentos se convirtieron en un tarifazo. La quita de los subsidios tanto para los hogares como para las industrias y los comercios puso en jaque la actividad productiva de muchos sectores. Federico Bernal, bioquímico y biotecnólogo de la Universidad de Buenos Aires y director General del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (Oetec), llegó a la ciudad para presentar el Observatorio de Energía de la provincia de Santa Fe que se puso en funcionamiento en Casa Patria Rosario y brindó un profundo análisis sobre la situación energética actual y planteó algunas puntas del camino que debería tomarse para que la población y los sectores productivos pueda contar con “energía barata, abundante y asequible”.

Bernal dejó en claro que “lo que se pretende nada tiene que ver con empresas que dejen de ganar dinero, sino que lo hagan justa y razonablemente, en un contexto social, laboral, productivo, industrial y científico-tecnológico próspero, sustentable y sostenible”. En suma, el director del Oetec plantea que el camino es “precios de la energía y cuadros tarifarios justos, razonables y asequibles para todos”, es decir que todos la puedan pagar.

En este marco, habló del papel de los hidrocarburos no convencionales y el rol de Vaca Muerta. Para el especialista en energía la cuenca neuquina no debe convertirse en una nueva Pampa Húmeda. Por el contrario, dijo que la clave pasa por industrializar masivamente los recursos, generando empleo de calidad, multiplicando industrias y economías y propuso reeditar la experiencia del fondo federal para la soja, porque aunque Vaca Muerta está prácticamente circunscripto a una provincia “los hidrocarburos le pertenecen a los argentinos y todas las argentinas independientemente de la jurisdicción que habiten”.

Junto a la senadora María de los Angeles Sacnun, quien dirige la comisión de energía de Casa Patria, Bernal brindó un pantallazo de la realidad energética del país y aunque consideró “que será muy complejo revertir la situación porque lo que han hecho, lo han hecho muy bien” delineó los pasos a seguir en materia energética.

“La política tarifaria y energética del macrismo ha provocado un severo perjuicio patrimonial a la Nación, a las 23 provincias y sus economías regionales, a la ciudadanía, a las pymes industriales, los comercios, las industrias en general y los pequeños productores agropecuarios. Y lo ha provocado a través de una premeditada campaña fundada en el engaño y con un claro objetivo de ánimo de lucro usurero. Las ganancias y distribución de dividendos han sido, en este sentido, siderales, abusivas y confiscatorias”, subrayó el autor del libro “La estafa del tarifazo: sobre el fraude del siglo y aportes para la defensa del interés popular y democrático”.

Bernal explicó que la actual gestión de gobierno “ha violado el fallo de la Corte Suprema de agosto de 2016 y los más elementales derechos de los usuarios y los consumidores garantizados por nuestra Constitución Nacional”.

“El sector energético se ha convertido en un negocio lucrativo para las empresas integrantes de un selecto grupo de amigos de Mauricio Macri. Para ello, hubo primero que diseñar tarifas exorbitantes de tal suerte de generar renta usuraria donde no la había y, secundariamente, transferirla desde la demanda hacia la oferta. En pocas palabras, reconvertir la renta de los argentinos y las argentinas antes destinada al bienestar individual y colectivo y que permitía consolidar una política de desarrollo con inclusión (mercado interno y distribución del ingreso) en renta energética usuraria apropiada por el referido selecto grupo empresario. El instrumento para lograrlo fue la tarifa”, resumió durante su exposición en la que también brindó detalles del trabajo que llevará adelante el Observatorio de Energía de la provincia de Santa Fe, que tendrá como objetivo analizar la realidad del aprovechamiento que se está haciendo de este recurso y su posibles mejoramientos en pos de la optimización del servicio.

El investigador de la Universidad Nacional de Lanús y docente invitado en varias universidades públicas del país apuntó que entre los argumentos engañosos más utilizados para justificar y consumar dicha transferencia, la supuesta necesidad de revertir una supuesta “crisis energética”, generada a su vez por un supuesto derroche del consumo y de los subsidios.

Bernal explicó que el esgrimido “derroche de consumo es un mito de falsedad absoluta” ya que, como se sabe, el consumo de energía de un país se relaciona fuertemente con el desarrollo del mismo. “Con Macri siquiera los subsidios han desaparecido; más bien, se han reconvertido, multiplicándose además en pesos. En síntesis: antes se subsidiaba a los usuarios para que tuvieran tarifas asequibles; ahora se subsidia a los amigos de la energía para garantizarles una rentabilidad extraordinaria”, detalló.

Por otra parte, Bernal consideró que igualmente explicativo de “la nefasta política energética de Cambiemos” son los propios datos oficiales que confirman que durante estos últimos cuatro años se produjeron desinversiones récord (o inversiones exiguas), expansiones de las redes de los servicios públicos nulas o entre las más bajas de la historia, paralización de obras y concreción de unas pocas, pero con destino de exportación (como ya ocurrió en los noventa).

“El empobrecimiento energético es inédito para las familias, los trabajadores, las empresas, los productores agropecuarios, las economías regionales y todas las provincias sin excepción, pues como el tarifazo padecido no hay parangón en la historia contemporánea de la humanidad”, detalló.

No obstante, Bernal dejó en claro que “lo que se pretende nada tiene que ver con empresas que dejen de ganar dinero, sino que lo hagan justa y razonablemente, en un contexto social, laboral, productivo, industrial y científico-tecnológico próspero, sustentable y sostenible”.

En suma, el director del Oetec plantea que el camino es “precios de la energía y cuadros tarifarios justos, razonables y asequibles para todos”.

“La defensa es de toda la cadena de valor de la energía, porque tener empresas enriquecidas con usuarios quebrados es inviable, como inviable empresas quebradas con usuarios enriquecidos”, remarcó.

El especialista sostiene que una nueva política energética deberá fundamentarse en una conceptualización de la energía como la entienden las naciones industrializadas. Es decir “como derecho social, promotora de derechos humanos y combustible esencial para el funcionamiento de la economía, la industria y la producción, con el Estado y provincias como actores fundamentales del sector”. En ese sentido, explicó que “de ninguna manera significa ello desaprovechar nuestros recursos estratégicos, como por ejemplo son los hidrocarburos no convencionales”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario