Economía

En una semana hubo dos renuncias en el directorio del Nación

El gobierno nacional oficializó ayer la renuncia del rosarino Adrián Giacchino al directorio del Banco Nación, el segundo miembro de ese organismo de conducción que deja su cargo en una semana.

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

El gobierno nacional oficializó ayer la renuncia del rosarino Adrián Giacchino al directorio del Banco Nación, el segundo miembro de ese organismo de conducción que deja su cargo en una semana. Se estima que en los próximos días habría una nueva desvinculación.

Aunque se manejan en un perfil pacífico, estos alejamientos no son ajenos a las diferentes miradas que se abrieron en la cúpula de la entidad financiera sobre el papel que debe cumplir en el actual contexto de crisis económica y el efecto las recomendaciones de política asociadas al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La obligación del banco de transferir utilidades al Tesoro y las restricciones de liquidez para volcar al financiamiento del sector privado, fundamentalmente pymes, están en el fondo de estas diferencias.

El sindicato La Bancaria fue el que expuso más claramente esta cuestión en la discusión del presupuesto y durante el paro que realizó la semana pasada para reclamar la actualización salarial del sector. Por dos años consecutivos, se aprobó la transferencia de utilidades al Tesoro nacional. Fueron 20 mil millones de pesos en 2018 y serán 15 mi millones de pesos en 2017. El gremio denuncia directamente descapitalización forzada.

Los directores salientes, que participan del espacio político del gobierno nacional, no llegan a tanto, pero advierten que las exigencias del MInisterio de Hacienda para que contribuya en la situación de "estrés financiero" que vive el sector público restringe las posibilidades de que el Nación cumpla su rol histórico: asistir a las pymes y a los sectores productivos, y financiar inversiones.

Es más, el viernes pasado, el propio presidente del BNA, Javier González Fraga, anticipó que evaluaba tomar préstamos en el exterior para reponer líneas de financiamiento al sector privado, producto de los altos encajes y la "volatilidad" de los depósitos del sector público.

El FMI no ve con buenos ojos que fondos públicos financien la actividad privada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});