Economía

En Santa Fe, no se podrán ejecutar viviendas únicas compradas con créditos UVA

Los préstamos se actualizan por la inflación y los beneficiarios advierten que las cuotas "se volvieron impagables"

Viernes 17 de Septiembre de 2021

Grupos de familias que compraron sus viviendas con créditos UVA celebraron la aprobación de la ley provincial que suspende las ejecuciones de aquellas inmuebles que constituyan el único bien familiar y sean ocupadas en forma permanente.

"Esta ley es consecuencia de una lucha que lleva más de 3 años a nivel provincial y nacional para ponerle fin a la estafa a la que están siendo sometidas 105.000 familias", destacaron en un comunicado los colectivos de Hipotecados UVA Santa Fe e Hipotecados UVA Nacional.

La legislatura provincial convirtió en ley ayer un proyecto del diputado Leandro Busatto (justicialista), que impide el remate de las viviendas que fueron adquiridas a través del crédito hipotecario durante la gestión del ex presidente Mauricio Macri.

La iniciativa suspende todos los juicios hipotecarios que tengan como destino rematar una vivienda en todos los casos de los créditos UVA, UVI e hipotecarios que tengan determinadas características: que sean viviendas únicas, familiares, hayan sido adquiridos por esta modalidad y tengan ocupación por los propietarios.

Desde las agrupaciones que nuclean a los tomadores de estos créditos advirtieron que la ley no sólo protege a las familias santafesinas contra las ejecuciones de viviendas, "es también un claro mensaje a los legisladores nacionales y el poder ejecutivo nacional a encontrar la solución de fondo a esta política pública de acceso a la vivienda que ha fracasado", indicaron.

El problema, apuntaron, tiene que ver con la forma en que se calculan los intereses de las cuotas. "Es insostenible un crédito que indexa capital y cuota en forma diaria según la inflación y que ya ha impactado en el aumento de más de un 400% del capital solicitado y de la misma forma en la cuota. Este año terminaremos con una inflación del orden del 40% y el año que viene está proyectada según presupuesto un 33%, a todas luces es inviable, insostenible y se convierte en una bomba de tiempo", explicaron.

De esa forma, la posibilidad de seguir abonando se torna imposible. "No hay bolsillo que aguante semejante incremento. El fantasma de la ejecución sobrevuela sobre cada hogar endeudado", señalaron y consideraron "urgente que de una vez por todas, se ponga fin a tres años de sufrimiento, pérdida de calidad de vida e innumerables problemas a los que dichas familias nos vemos sometidas mes a mes, como consecuencias de la estafa a la que fuimos llevadas".

Según estimaron, en todo el país hay unas 105 mil familias que accedieron a estos préstamos para la adquisición de vivienda única.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario