Economía

En Santa Fe, la inflación de los súper subió más de 9 por ciento en agosto

El relevamiento on line que realiza el Ceso arrojó una brusca suba de precios tras la nueva devaluación. En un año, la suba fue de 75 por ciento.

Jueves 12 de Septiembre de 2019

La inflación de los supermercados en Santa Fe fue del 9,61 por ciento para el mes de agosto y acumula un 75 por ciento en los últimos doce meses. Así lo informó el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso), que realiza esta medición en base un relevamiento on line de casi 9 mil precios de productos. Galletitas, carne y fiambres fueron los productos que más se incrementaron durante el mes pasado.

De acuerdo al relevamiento del Ceso, no hubo descensos de precios en los rubros relevados. Galletitas (17,02 por ciento), productos de carnicería (14,84 por ciento) y fiambres (13,26 por ciento) fueron los segmentos que más subieron. En ocho meses, la suba acumulada en los supermercados fue del 41 por ciento. En doce meses, el aumento llega al 75 por ciento, se detalló en el informe.

En base a esos resultados, los economistas del centro de estudios concluyeron que el costo de vista de un adulto equivalente para no ser indigente fue de $ 5.401 mensuales. Una familia de cuatro integrantes necesitó $ 16.689 para no caer en la indigencia, especificaron. El incremento en la canasta básica alimentaria en la provincia fue de 11,43 por ciento.

"La realidad santafesina, en línea a la nacional, se vio impactada por la brutal depreciación del peso luego de las Paso", explicaron desde el Ceso. Así, los aumentos de precios en supermercados pasaron de una modesta desaceleración en junio(2,52 por ciento) y julio (1,79 por ciento), a un incremento sustancial en el mes de agosto (9,61 por ciento).

Este guarismo es el segundo más alto de toda la serie de IPS (Indice Precios Supermercado) de Santa Fe, iniciada en mayo de 2016. Sólo fue superada por la variación del mes de septiembre de 2018, cuando registró una suba de 11,48 por ciento, se recordó.

Desde el Ceso se explicó que, a diferencia de septiembre de 2018, cuando también hubo una megadevaluación, en este episodio el gobierno actuó con una rebaja de la alícuota a 0 por ciento en el IVA para tres productos de la canasta básica alimentaria, que igualmente subió 11,4 por ciento.

"Cinco de los productos tuvieron una baja en los precios de finales (huevos, conservas de fruta, té, azúcar y yerba mate entre el 1º y el 31 de agosto", señalaron los economistas, que explicaron que "en los restante no alcanzó el efecto de la rebaja del IVA para contrarrestar los incrementos de precios por la devaluación". La harina de trigo experimentó incrementos superiores al 20 por ciento pese a la suspensión de ese impuesto, se aclaró.

Impacto en góndolas

Por otra parte, un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores de la Umet reveló revela cómo se refleja en los precios finales, aunque con rezago, el impacto de la última devaluación.

De acuerdo al instituto, la inflación se aceleró en agosto hasta el 4,3 por ciento. Sin embargo, a pesar de la contundencia observada en las últimas semanas, el traslado de la devaluación a las góndolas no se agota. Según los economistas de la Umet, el pasaje de los aumentos en el segmento mayorista hacia los minoristas se experimentará hasta fin de año. El rezago responde a que la crisis de consumo restringe las posibilidades de traslado de los precios y además por el impacto de la eliminación temporaria del IVA en alimentos básicos en cadenas de supermercados, explicaron en el informe.

Las estimaciones del IET muestran que en los primeros ocho meses del año la inflación acumuló un 30,5 por ciento mientras que la medición comparación trepan un 55,1 por ciento. El reporte difundido ayer considera probable que la inflación acumulada en 2019 supere al 48 por ciento registrado el año pasado, convirtiéndose así en la más alta desde 1991.

"No hay un freno para la caída del salario", advirtió el rector de la Umet y coordinador de los equipos técnicos del Frente de Todos, Nicolás Trotta, al tiempo que agregó: "El poder adquisitivo volvió a contraerse en agosto y acumula una contracción del 18,4 por ciento desde noviembre de 2015".

De la crisis a la emergencia

“Estamos en emergencia alimentaria”, consideró la diputada santafesina Silvina Frana, tras afirmar que la crisis que vive el país exige respuestas del Congreso. “Hoy la realidad nos exige que el Congreso se pronuncie sobre lo que pasa en el país. Estamos viviendo problemas alimentarios y nutricionales muy alarmantes, que se reflejan en las estadísticas y se evidencian por el aumento notorio de niños y familias que piden, recolectan de la calle o asisten a comedores escolares y comunitarios para poder comer”, indicó ayer la legisladora santafesina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario